23 de febrero de 2024
23 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Continúa en Mar del Plata el juicio por los crímenes de la organización de ultraderecha
“Se hablaba que Coca Maggi fue secuestrada y asesinada por la CNU”
Así lo expresó un testigo que estudió en la Universidad Católica para la época en que la víctima se desempeñaba como secretaria general en esa casa de estudios. Describió además un enfrentamiento entre el Obispo Pironio y las autoridades de la Universidad Provincial, donde ubicó como asesor del rector al imputado Gustavo Demarchi.

El testigo Leonardo Cumba, ofrecido por la defensa de Gustavo Demarchi, vivió desde el ambiente universitario el clima de violencia que –dijo- impregnó la ciudad en 1975, año en que se produjeron los ocho homicidios que son juzgados en el debate oral y público que tiene como imputados a diez civiles y un militar retirado, también por asociación ilícita.

El abogado estudió derecho en la Universidad Católica entre 1970 y 1977. El secuestro y asesinato de María del Carmen “Coca” Maggi, quien era secretaria general de esa casa de estudios, conmocionó a autoridades y estudiantes. “Se hablaba que fue secuestrada y asesinada por la CNU. Ella representaba los intereses de la Iglesia. En esos momentos en que se planteaba la nacionalización, había un enfrentamiento entre (el Obispo) Pironio y las autoridades que conducían la Universidad Provincial”. El rector entonces era Josué Catuogno, “y lo acompañaba Eduardo Cincotta”, a quien marcó como militante de la CNU y como quien en verdad “conducía” la Universidad Provincial. “Ullúa estaba siempre con él, y Demarchi creo que era asesor”, precisó.

En ese momento Cumba estaba al frente del centro de estudiantes de la facultad de Derecho de la Universidad Católica, y publicaron, junto al Rectorado y autoridades eclesiásticas, solicitadas en el diario La Capital pidiendo su aparición. A preguntas del MPF, dijo que entonces el juez era González Echeverri y el fiscal, el imputado Demarchi. “No hablé con él, no teníamos ningún trato”, sostuvo. Más allá de esto, declaró que “era el referente del Sindicato de Abogados Peronistas, no pertenecía a la CNU”.

Cumba contó que también lo conoció en el marco de la Universidad a Enrique “Pacho” Elizagaray, otra de las víctimas de este juicio en la denominada noche “5x1”. “Era una excelente persona”, lo recordó. El testigo relató que su asesinato “era la venganza por el asesinato de Piantoni (líder de la CNU), por eso hubo cinco muertes”. “Se comentaba que el peronismo de ultraderecha se vengaba matando cinco por cada uno de ellos. El famoso cinco por uno”, añadió. “Esos asesinatos se los atribuyeron a CNU, a gente que vino de La Plata, dicen que vino Patricio Fernández Rivero comandando ese operativo”, contó luego. Y reparó que “debe haber habido inteligencia local”.

Consultado por las defensas sobre la realidad en los pasillos de la Universidad, desechó la presencia de armas y sostuvo: “En las tomas (de los estudiantes) no había control, la gente podía ingresar y salir libremente. No había actos de violencia”.

Esas tomas las atribuyó a la Juventud Universitaria Peronista. “La JUP pertenecía a la tendencia, la izquierda del peronismo, eran militantes de base, no tenían nada que ver con las organizaciones armadas”, mencionó el testigo.

Por último, Cumba señaló que los imputados Roberto Justel, Juan Pedro Asaro y Roberto Coronel eran integrantes de la CNU. Aunque enseguida aclaró: “No creo que sean personas violentas ni que hayan intervenido en acciones violentas”. Consultado por quiénes eran los “violentos” del grupo, teniendo en cuenta que se les atribuyó entonces el crimen de Coca Maggi, apuntó: “No los conozco”.

La familia Piantoni

Otra testigo del pasado martes fue Cristina Chacón, quien era la mujer de Ernesto Piantoni, líder de la CNU hasta su muerte, que se produjo el 20 de marzo de 1975. Además se reconoció amiga de Demarchi, Raúl Viglizzo y Juan Pedro Asaro.

Contó que la última vez que vio a su marido fue el día de su asesinato, luego de dar a luz a su tercera hija. Por recomendación médica, debió asistir sedada al velatorio y estuvo apenas unos minutos. “Para mí no había nadie”, dijo. Señaló también que Piantoni militaba en la CNU y que era un padre presente, que volvía a almorzar y cenar y que no la dejaba sola de noche.

Sobre la relación entre Piantoni y Demarchi, expresó que  “eran re amigos, como hermanos”. Dijo también que realizaron trabajos juntos como abogados, y que si bien “los dos eran peronistas, eran totalmente diferentes”. “Gustavo era peronista de Perón”, dijo sobre el imputado.

Aclaró que “no tenían nada que ver políticamente” y dijo que cuando ellos hablaban de política, las mujeres permanecían apartadas. “Discutimos porque pensamos diferente, Gustavo no tiene nada que ver con nosotros”, le habría dicho Piantoni a ella.

También declaró el hijo de Piantoni, en relación a una reunión mantenida con el testigo Carlos Petroni. Dijo que acudió al encuentro que se dio en una casa de comidas rápidas para aclararle que la venta de una propiedad de la empresa familiar al Sindicato de Camioneros no había tenido motivación política. En su declaración, Agustín Piantoni sostuvo que le dijo a Petroni desconocer si CNU se reunía en la empresa y que los camiones de la firma se utilizaran para hechos ilícitos. A su vez, dijo no acordarse si le preguntaron por Demarchi y mencionó que “pudo haber salido su nombre” en el marco de la charla. El Ministerio Público Fiscal pidió un careo entre los testigos, pero el Tribunal no hizo lugar.

Los abogados

Leopoldo Frenkel es un abogado que estudió en la Universidad Católica entre 1964 y 1969. Luego se fue a Buenos Aires para hacer un doctorado, allí tomó contacto con “peronistas históricos”  y participó en 1970 de la creación del Consejo de Planificación del Movimiento Nacional Justicialista, para la conformación de equipos para futuros gobiernos. Contó que escribió un libro en 2004 sobre distintos aspectos del peronismo, de 1971 a 1974. Allí incluyó a la CNU, pero se limitó a relatar sus inicios y no la etapa de los crímenes que se juzgan. También comentó que conoció a Piantoni por haber estudiado con él.

Preguntado por el mismo Demarchi sobre el vínculo que tenía el imputado con el líder de CNU, le respondió: “Usted  era muy amigo de Piantoni, así lo conoció, no como integrante de CNU”.

A preguntas del MPF, el testigo dijo que conoció a Demarchi en 1969, y que posiblemente lo volvió a ver en el casamiento de Piantoni. “No recuerdo otro momento en que lo pudo haber visto”, sostuvo.

José Luis Palenzona también fue interrogado por Demarchi y ante sus preguntas le respondió que no perteneció a la CNU y que le constaba “por circunstancias personales”. Dijo haber tenido trato y asiduidad con el abogado, y que él mismo le manifestó ajenidad a la CNU.

Por último, Osvaldo Rubén Montón fue llevado a declarar por pedido de la defensa de Demarchi, y mencionó que lo conoció personalmente a partir de 1990. Dijo que era peronista y consultado si sabía si integraba CNU, respondió que no le constaba.