20 de abril de 2021
20 de abril de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervención de la Fiscalía General ante el Tribunal Oral Federal
Corrientes: condenaron a cinco años de prisión a un ciudadano de nacionalidad colombiana por narcotráfico
Harold Arbey Valencia Idarraga fue detenido en un operativo vial de la Gendarmería Nacional en Virasoro. En el peritaje de su teléfono celular se encontraron varios mensajes con amenazas proferidas a sus interlocutores, por lo que fue considerado peligroso para la seguridad pública ciudadana.

En un juicio unipersonal, el Tribunal Oral Federal de Corrientes condenó a cinco años de prisión a una persona de nacionalidad colombiana por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. La sentencia se ajustó a lo requerido por la Fiscalía ante el TOCF de Corrientes, representada durante el proceso por Carlos Schaefer y la auxiliar fiscal Tamara Pourcel.

La causa se inició el 14 de septiembre de 2018, durante un control de rutas de la Gendarmería Nacional en el kilómetro 748 de la Ruta Nacional 14, a la altura de la localidad de Virasoro. Mientras se realizaba el operativo, se pudo ver a una persona acercarse en una motocicleta a gran velocidad y que, al momento de divisar el puesto de control, realizó un giro en U y tomó un camino lateral para dirigirse en sentido contrario al que se dirigía. Ante esta maniobra, el personal de patrulla realizó un seguimiento controlado hasta que pudo alcanzar al vehículo luego de que la persona que lo conducía arrojase una bolsa de polietileno de color blanco hacia los pastizales.

Tras detener al conductor de la moto, se pudo identificarlo como Harold Arbey Valencia Idarraga, de nacionalidad colombiana, y con domicilio en Virasoro. En presencia de testigos, se verificó el contenido de la bolsa que había arrojado, en cuyo interior se hallaron tres paquetes con una sustancia vegetal de fuerte olor, que arrojó resultado positivo en el narcotest para cannabis sativa con un peso total de 320 gramos. El operativo finalizó con la incautación del material estupefaciente, la motocicleta, un teléfono celular y la detención de Valencia Idarraga.

De acuerdo al informe socioambiental incluido en el expediente, el imputado residía en una habitación de alquiler desde cinco meses antes de ser detenido, y no tenía familiares directos en la localidad.  Valencia Idarraga se dedicaba a “la venta de muebles, salía temprano y volvía a las últimas horas de la noche”, recibiendo la constante visita de jóvenes que llegaban a pie o en motocicleta. En su intervención durante el juicio, el y la representante del Ministerio Público Fiscal remarcaron que no surge constancia alguna de que el detenido se hubiese inscripto en la AFIP para la compraventa de muebles.

El peritaje realizado al teléfono celular no sólo confirmó que el imputado se dedicaba al comercio de estupefacientes, de acuerdo a lo que pudo constatarse con varios mensajes de texto en los que hacía constante alusión a cocaína y marihuana, sino que además daban cuenta de que se trataba de un individuo peligroso. En varias conversaciones, Valencia Idarraga amenazaba a sus interlocutores (“Yo sé donde vives y tu familia”), o prometía “darle bala” a otra persona mencionada en una charla.

En su pedido de penas, Schaefer y Pourcel remarcaron que, ante este escenario, el imputado ponía en peligro no sólo la salud, sino también la seguridad pública ciudadana de los habitantes de Virasoro, por lo que solicitaron una pena de cinco años de reclusión, la cual fue finalmente impuesta por el tribunal. Los fundamentos del fallo se darán a conocer el 11 de febrero.