21 de julio de 2024
21 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal federal Luis Benítez
Formosa: con una entrega vigilada, detienen en la provincia de Buenos Aires a cinco personas y secuestran 786 kilos de marihuana ingresados desde Paraguay
El operativo se llevó a cabo en un galpón de la localidad bonaerense de Domselaar, destino que tenía la droga procedente del límite fronterizo en Clorinda. Otros tres allanamientos en San Vicente, y en la Villa 2124, en Barracas, permitieron el secuestro de estupefacientes fraccionados. De acuerdo a la investigación, la organización estaba dedicada al contrabando y transporte de estupefacientes desde Paraguay hasta Argentina y Chile.

Cinco personas resultaron detenidas luego de un operativo que se llevó adelante el 22 de marzo pasado en la localidad bonaerense de Domselaar por orden del Juzgado Federal de Formosa, a cargo de Belén López Macé, en línea con el pedido realizado por el fiscal federal Luis Benítez. El procedimiento requerido por la fiscalía incluyó la técnica especial de investigación conocida como "entrega vigilada", prevista en el Código Procesal Penal Federal y consistente en el seguimiento del cargamento para dar con la mayor cantidad de responsables de la maniobra ilícita.

Con la intervención de la Unidad de Reunión de Información “Formosa” de la Gendarmería Nacional, el seguimiento se efectuó a través de un sistema de postas en las que participaron  diferentes unidades de esta fuerza de seguridad, que permitieron el control del itinerario que realizaba un camión desde la ciudad de Clorinda, provincia de Formosa, hasta que el cargamento fue descargado en un galpón próximo a la Ruta Provincial N° 210, en la localidad bonaerense de Domselaar.

En esa oportunidad, los funcionarios ingresaron a un galpón de grandes dimensiones, donde se verificó que diferentes personas comenzaban a bajar la carga del camión, que se encontraba oculta debajo de neumáticos. Como resultado de este operativo, se descubrieron un total de 786 kilogramos de marihuana que se encontraban distribuidos en bolsas envasadas al vacío con cogollos.

En paralelo, en la misma fecha y en el marco de la misma causa, se realizaron tres allanamientos en dos viviendas de la ciudad de San Vicente, provincia de Buenos Aires, y uno en la Villa 2124, del barrio porteño de Barracas. Como consecuencia de estos procedimientos, se secuestraron teléfonos celulares, estupefacientes fraccionados, 300 semillas de marihuana, balanzas de precisión y otros elementos de interés.

De la investigación surge las personas involucradas integrarían una organización criminal trasnacional dedicada al contrabando y transporte de estupefacientes desde la República de Paraguay hasta Argentina y Chile.

La investigación

La investigación se inició el pasado 7 de marzo a partir de una información brindada a la Fiscalía Federal N°2 por la Unidad de Reunión de Información "Formosa" de la Gendarmería Nacional. En el reporte, la fuerza de seguridad señaló que una persona había manifestado que conocía  la existencia de una organización dedicada al contrabando de estupefacientes. Según se explicó, uno de los integrantes le había solicitado al informante colaboración a efectos de conseguir un medio para transportar marihuana para una organización que operaba desde Paraguay, donde le proveían el estupefaciente, con destino Argentina y Chile,  pues "en el último tiempo se les estaba dificultando captar transportistas de bandera argentina”.

Con esa información, la fiscalía dio inicio a una investigación preliminar y encomendó a la Gendarmería la realización de tareas investigativas. Con el correr de los días, pudieron determinar que la droga se encontraba acopiada en el límite fronterizo internacional (Clorinda-Paraguay), a la espera de hallar un transportista argentino que se aproxime para proceder a la carga del estupefaciente, cuestión que motivaba la urgencia en encontrar un colaborador, ya que podría ser descubierto.

Por tal circunstancia, el fiscal Benítez solicitó autorización judicial para la intervención telefónica de los presuntos involucrados y la aplicación de técnicas especiales de investigación en delitos complejos, para recolectar elementos probatorios que permitan desbaratar la maniobra de contrabando y transporte de estupefacientes que se encontraba en etapa de ejecución, como también tomar conocimiento de los presuntos actores que formaban parte de la empresa criminal.

A raíz de la información recolectada, el MPF solicitó la entrega vigilada de la sustancia estupefaciente, la prórroga de la jurisdicción -para realizar el seguimiento hasta su destino en otra provincia- y la no interceptación del medio de transporte. Finalmente, el fiscal solicitó los allanamientos.