25 de julio de 2024
25 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Una iniciativa de la Fiscalía Federal N°3 de esa ciudad que fue acompañada por la PROCUNAR
La Plata: destinan 10 kilos de marihuana secuestrados en un procedimiento a un proyecto de producción de cannabis con fines medicinales
El material estupefaciente fue cedido a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, que en conjunto con la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales desarrolla el "Proyecto Cooperativo y Multidisciplinario de Cultivo de Cannabis Terapéutico".

A pedido de la titular de la Fiscalía Federal N°3 de La Plata, Ana Russo, el juez federal de esa ciudad, Ernesto Kreplak, dispuso que diez kilos de marihuana secuestrados en el marco de un proceso judicial fueran cedidos a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) para el desarrollo del "Proyecto Cooperativo y Multidisciplinario de Cultivo de Cannabis Terapéutico" que lleva a cabo junto a la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la misma casa de estudios.

"Se trata de favorecer el desarrollo de programas de investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y, de este modo, otorgar una finalidad útil para la comunidad a elementos que, de otra manera, estarían destinados a su destrucción", señaló la fiscal Russo en su dictamen.

La orden judicial fue dictada en el marco de una investigación -cuya instrucción fue delegada en el MPF- en la que la fiscalía previamente solicitó informes científicos, inspeccionó ocularmente las instalaciones de la UNLP y requirió la opinión de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), que entendió "provechoso" en el caso que el uso de la marihuana "sea destinado a fines de investigación médica y científica".

En efecto, tanto la fiscalía como la PROCUNAR y, finalmente, el juez federal pusieron de relieve que la medida dispuesta está encuadrada en el artículo 30 de la ley 23.737, de persecución del narcotráfico, que establece: "El juez dispondrá la destrucción por la autoridad nacional correspondiente de los estupefacientes en infracción o de los elementos destinados a su elaboración, salvo que pertenecieren a un tercero no responsable o que pudieran ser aprovechados por la misma autoridad, dejando expresa constancia del uso a atribuirles”.

Los diez kilos de marihuana entregados por el fuero federal a la UNLP fueron parte de un cargamento de 673,069 kilos, compuesto por 738 ladrillos compactos, secuestrado el 3 de julio de 2020 tras la persecución policial a una camioneta que había sido previamente robada, que volcó con esa carga a la altura de la Ruta 2 y la calle 509 de La Plata. El sospechoso, único ocupante del vehículo, logró escapar a pie tras el siniestro. La investigación de ese caso fue iniciada en el fuero provincial y, por sus características, continuó su tramitación en el fuero federal.

"Se trata de favorecer el desarrollo de programas de investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y, de este modo, otorgar una finalidad útil para la comunidad a elementos que, de otra manera, estarían destinados a su destrucción", señaló la fiscal Russo.

El proyecto de la UNLP

En su dictamen, la fiscalía señaló que el "Proyecto Cooperativo y Multidisciplinario de Cultivo de Cannabis Terapéutico" se desarrolla con la participación de las facultades de Ciencias Agrarias y Forestales -que lleva a cabo las prácticas relacionadas al cultivo, cosecha, acondicionamiento y secado del cannabis en invernaderos de la Estación Experimental “Julio Hirschhorn”- y de Ciencias Exactas -que realiza las determinaciones de laboratorio en sus unidades de investigación- de la UNLP. El proyecto cuenta con la aprobación del Ministerio de Salud de la Nación mediante la Resolución 1011/2021.

Aquella autorización ministerial se dio en aplicación de la ley 27.350, que estableció, entre otros puntos, el marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor, de la planta de cannabis y sus derivados.

En efecto, la fiscalía destacó que uno de los principales objetivos del proyecto científico es "generar un sistema de producción de plantas de Cannabis que permita a los profesionales de la salud y pacientes tener un control sobre el origen de los aceites usados, así como la certidumbre a la hora de ser incorporados en la terapéutica" para el tratamiento de patologías como epilepsia refractaria infantil, autismo, alzheimer, parkinson y esclerosis múltiple.

Los pasos

En su dictamen, la fiscalía explicó que se constituyó en los espacios en los que se desarrollan las diferentes etapas del proyecto y que solicitó informes a sus responsables, el docente investigador Oswaldo Aranda y el decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Mauricio Erben, quienes informaron la factibilidad de uso del material secuestrado y precisaron que la capacidad de procesamiento con la que cuentan es de hasta 10 kilos. Explicaron que la marihuana será sometida a un procedimiento de extracción de sus principios activos, con los siguientes pasos que se desarrollan en los laboratorios de esa casa de estudios:

  • Secado y triturado del material, extracción de cannabinoides, filtrado y destilación, para obtener finalmente una resina primaria.
  • La resina luego es sometida al control de calidad correspondiente para confirmar si puede o no ser utilizada en ensayos biológicos a escala de laboratorio. En este punto se verifica la calidad y contenido de los principios activos extraídos, la concentración y tipo de fitocannabinoides, y la ausencia de posibles contaminantes, como pesticidas, residuos de metales, bacterias, hongos, entre otros.
  • En caso afirmativo, se identifica el lote y se le asigna una ficha técnica para su posterior utilización en los diferentes programas de investigación asociados al proyecto.

 

El dictamen fiscal

 

La resolución judicial