25 de mayo de 2024
25 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal los había acusado por abuso de autoridad y falsedad ideológica
Absolvieron a los policías federales acusados de fraguar una causa por drogas
Durante su alegato, el fiscal José Ignacio Candioti había acusado a los tres efectivos de la Delegación Concordia por un hecho ocurrido en 2005, cuando dos hermanos fueron detenidos luego de que les sembraran la droga. El tribunal, sin embargo, absolvió a todos los imputados. El 24 de octubre dará a conocer los fundamentos.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná absolvió a los agentes de la Policía Federal acusados de fraguar una causa por drogas en 2005, por la que dos personas inocentes fueron detenidas en un primer momento. El fiscal general José Ignacio Candioti había solicitado en su alegato de hoy hasta tres años y medio de prisión para los efectivos, por considerar que había elementos suficientes para encontrarlos culpables.

El representante del Ministerio Público Fiscal consideraba probado que Jesús Burruchaga, Claudio Pedro Bonggi y Cristian Humberto Rivero -integrantes de la Delegación Concordia de la Policía Federal- habrían armado una causa falsa e intentado vincular a dos hermanos (de apellido Silva) con una investigación por narcotráfico en la que intervenían. Pero los integrantes del tribunal Noemí Berros, Roberto López Arango y Lilia Carnero se pronunciaron en sentido contrario. Anunciaron que el 24 de este mes darán a conocer los fundamentos de la sentencia.

Candioti había acusado a los policías en calidad de co-autores por abuso de autoridad y falsedad ideológica, y solicitado una condena de tres años y seis meses de prisión para Bonggi y Burruchaga y de tres años para Rivero. Además, había pedido su inhabilitación especial por el tiempo que durara la condena y las costas del juicio.

El juicio que concluyó esta tarde había empezado el miércoles de la semana pasada y reanudado ayer. Durante las primeras dos audiencias, declararon varios testigos: ayer expusieron ocho, entre ellos, agentes de la Policía de Entre Ríos, la ex esposa de Burruchaga y las propias víctimas del caso.

Uno de los hermanos Silva había señalado en el juicio que minutos antes de las diez, mientras terminaba de recoger los encargos en Colón, recibió un llamado para buscar un paquete en la intersección de las calles San Martín y Ramírez, para luego entregarlo en un domicilio de Villa Elisa. Frente a esto, agregó que no dudaba de que había sido desde el teléfono de Burruchaga que efectuaron  llamado. Esa declaración, justamente, después sería confirmada por el informe de entrecruzamiento de llamadas. A raíz de esto, Burruchaga reconoció haber realizado la llamada, pero indicó que el mensaje transmitido era distinto: mientras Silva aseguró que lo llamaron para recoger el paquete que luego se supo que contenía la droga, el policía dijo que se había comunicado simplemente para preguntar si estaba trabajando.

Más adelante, la víctima declaró cómo, luego de que una persona no identificada les entregase el paquete en Colón, se desarrolló el procedimiento en el que se encontraron los estupefacientes. Entre otras cosas, dijo que él y su hermano se habían sorprendido al ver un primer operativo sobre la ruta, pero que una vez sorteado, siguieron el viaje. Sin embargo, enseguida recibieron un llamado de alguien que les preguntaba “con mucha vehemencia” dónde estaban. Los Silva fueron interceptados nuevamente en la entrada de Villa Elisa por una comisión policial al mando de Burruchaga. Uno de ellos precisó que pasaron “entre cinco y diez minutos” entre un procedimiento y otro. Fue entonces que los hicieron descender y descargar el vehículo, pero el paquete que les habían entregado momentos antes quedó en el auto. Según el testimonio, Burruchaga habría indicado que esa era "la bolsa", que quedó allí hasta que el perro detector de narcóticos lo olfateó, separado del resto.