08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Se realizaron esta semana 17 allanamientos
Posadas: once personas fueron detenidas acusadas de integrar una banda narcocriminal manejada por dos hombres privados de su libertad
Los dos líderes de la organización coordinaban las maniobras desde la Seccional Segunda de Misiones, donde se encontraban detenidos, y de donde egresaban con frecuencia para realizar maniobras vinculadas con la comercialización de marihuana, cocaína y pastillas.

Tras la investigación llevada por la Fiscalía Federal N° 2 de Posadas, interinamente a cargo de Silvina Gutiérrez, once personas fueron apresadas esta semana en el marco de diecisiete allanamientos realizados para desarticular una banda narco liderada por dos personas detenidas en la Comisaría Segunda de Misiones. Los dos líderes de la organización coordinaban las maniobras de la banda desde la sede policial donde se encontraban privados de su libertad por delitos relacionados al narcotráfico y de donde egresaban de forma ilegal con frecuencia para realizar tareas vinculadas con la comercialización de marihuana, cocaína y pastillas. Los detenidos fueron indagados ayer por la jueza federal de esa localidad Verónica Skanata, mientras que dos personas aún continúan prófugas. 

En línea con lo recolectado a lo largo de la investigación, la representante del Ministerio Público Fiscal le solicitó al Juzgado Federal de Posadas las detenciones junto con diversas requisas domiciliarias y secuestros de efectos y rodados. El pasado 2 de noviembre se realizaron los allanamientos en domicilios, incluida la dependencia policial: además de las detenciones, tanto el jefe y segundo jefe de dependencia policial se encuentran indagados. Cabe resaltar que ambos fueron relevados y pasados a disponibilidad. 

En los procedimientos se secuestraron ocho vehículos, estupefacientes, balanzas, celulares, elementos tecnológicos, dinero de diferentes denominaciones y documentaciones de interés para la causa, lo que permitió desarticular la organización de compra, venta y distribución de estupefacientes al completo.

El caso

La causa se inició el 2 de mayo de 2022, a partir de una investigación iniciada por diferentes indicios traídos a conocimiento de la fiscalía. Allí se daba cuenta de que un grupo de ciudadanos oficiaban como dealers en la ciudad ya que se dedicarían a comercializar estupefacientes al menudeo en distintos locales bailables y/o bares como también bajo modalidad de el servicio a domicilio. 

Ante este panorama, la fiscalía dispuso el inicio de un caso judicial y la intervención de la Unidad de Reunión de Información de “Misiones” de Gendarmería Nacional para que realice tareas investigativas a fin de confirmar o descartar la hipótesis delictiva y para descubrir a las personas presuntamente situadas en los eslabones superiores de la cadena de narcotráfico. 

En ese marco, Gendarmería realizó tareas de campo, vigilancias, seguimientos, capturas fílmicas y fotográficas, intervenciones telefónicas, identificación e individualización de los/as investigados/as, inteligencia de análisis de imágenes capturadas por cámaras de seguridad. Todo ello permitió individualizar a las personas involucradas, determinándose sus roles, sus domicilios y vehículos utilizados para concretar sus maniobras. 

De esta manera, se logró identificar que un hombre que se hallaba detenido en la Seccional 2da de la Policía de Misiones cumplía el rol de líder de la organización. Mediante diferentes aparatos telefónicos conseguidos con la anuencia policial implicada en su custodia, esta persona manejaba la provisión de estupefacientes provenientes de la República del Paraguay a través de pasos fronterizos no habilitados, ubicados en el radio de la localidad de Candelaria, Misiones.

También se valía de la colaboración de su compañero de celda, quien se encontraba detenido en esa dependencia policial en el marco de un expediente tramitado por narcotráfico. Se pudo constatar luego que éste último cumplía el rol de administrar la red de diferentes bocas de expendio a través de un tercer involucrado, que circulaba en libertad y que contaba con la facilidad de ocuparse de la distribución de la droga a un grupo numeroso de dealers, quienes detentaban la logística necesaria para la comercialización del material.

La investigación permitió establecer que el líder de la banda poseía el poder económico suficiente para realizar las transacciones dinerarias a las que hacía referencia en sus distintas charlas telefónicas, las cuales realizaba mediante aplicaciones móviles y empresas de giros bancarios, para los que se valían de la intermediación de su propia madre y de la hermana del compañero de celda. Al mismo tiempo, se comprobó que, sin perjuicio de su situación procesal, ambos detenidos egresaban de la dependencia policial para dedicarse a organizar y concretar la logística de las maniobras delictivas vinculadas a la comercialización de estupefacientes, pagando dádivas al personal policial que realizaba su custodia (entrega de dinero, objetos provenientes de otros ilícitos e, inclusive, entregándole sustancia estupefaciente). 

Así, se pudo constatar que coordinaban las salidas ilícitas y el ingreso de elementos prohibidos a la celda con un Sargento Primero de la Policía de Misiones que prestaba servicios en la dependencia y mantenía nexo directo con los dos líderes narcos mencionados. Debido a la labor desplegada en la investigación, la fiscalía cuenta con evidencia suficiente para afirmar que, al menos en seis días diferentes, desde las 22:00 horas y hasta las 03:50 horas del día siguiente, los involucrados se ausentaron de la comisaría, lo que se encuentra plasmado en material fílmico. También se constató que, en las ocasiones que el jefe de la banda egresaba de la comisaría, la ubicación del dispositivo móvil que utiliza se activaba en distintos en diferentes partes de la ciudad, para lo que contaba con la colaboración y coordinación que le era brindada por el Sargento Primero, que oficiaba de nexo directo con ambos detenidos.