08 de agosto de 2022
08 de agosto de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento de la fiscalía federal de esa ciudad, a cargo de Roberto Salum
Reconquista: solicitaron juicio oral para policías detenidos con un kilo de cocaína
Están acusados de formar parte de una organización que trasladaba estupefacientes desde Rosario para luego comercializarlos al menudeo en Reconquista. En total hay once imputados.

El titular de la Fiscalía Federal de Reconquista, Roberto Salum, solicitó la elevación a juicio de once personas acusadas de integrar una organización que trasladaba cocaína desde Rosario hacia la ciudad para su posterior comercialización. Entre los imputados se encuentran tres integrantes de la policía provincial de Santa Fe, dos de los cuales fueron detenidos mientras transportaban un kilo de ese estupefaciente a bordo de un automóvil. 

La causa inició en agosto de 2019, a través de un comunicado de la Dirección de Narcocriminalidad de la Policía de Investigaciones de la Provincia de Santa Fe a partir de una información recibida, según la cual un funcionario policial trabajaba en Rosario y trasladaba cocaína a Reconquista cuando regresaba de cumplir servicio. Según esos datos, el material era luego distribuido en el ámbito local por otras tres personas. Así se logró identificar al agente como Eliel Schiffo, que entonces prestaba funciones en la Policía de Acción Táctica de la Policía provincial. También se ubicó el domicilio de su madre, donde funcionaba un servicio de recepción y depósito de encomiendas, con una línea telefónica que él utilizaba para sus maniobras, y también el domicilio de otro encausado. 

Dado que, según la hipótesis investigativa, formaban parte de una organización con un entramado complejo y que actuaban cautelosos, se solicitó la intervención de las líneas telefónicas de las personas investigadas. Luego, la fiscalía a cargo de Salum logró identificar a dos personas, a su  vez, vecinas de una imputada. 

Dos de los policías imputados fueron detenidos el 26 de marzo de 2019 sobre la Ruta Nacional N° 11, mientras transportaban un kilo de cocaína y en simultáneo a una serie de allanamientos.

Del primer análisis realizado a la línea de Schiffo se pudo establecer que se encargaba de la compra del estupefaciente en la ciudad de Rosario, y que luego la trasladaba a Reconquista personalmente o por colaboradores de confianza. También surgió que se contactaba asiduamente con otro policía que presuntamente participaba del negocio ilícito, identificado como Brian Cerrutti, y con uno de sus principales colaboradores. En tanto, de la línea de un imputado surgían comunicaciones que evidenciaban la comercialización de sustancias, no así de la de quien se supo era empleado municipal y vendía cocaína al menudeo en modalidad de delivery, y en ocasiones, cuando los compradores se acercaban a su domicilio para adquirir estupefacientes, era F. quien hacía la entrega.

Con el avance de la investigación, se logró identificar a G.L. como proveedor de Schiffo, y también al principal socio y colaborador del funcionario policial, F.G., que según el Ministerio Público Fiscal respondía permanentemente a sus órdenes, se encargaba de administrar el estupefaciente, su estiración y fraccionamiento y su posterior distribución. Del seguimiento también surgieron varios vendedores barriales proveídos por Schiffo, quienes trabajan directamente con él, el cual les hacía llegar, se estima, por medio de dos los acusados ya identificados y de O.A., un operador de radio al que se le endilga utilizar la modalidad de delivery para repartir droga. Además, su vivienda fue utilizada varias veces para acopio de estupefaciente, y L.G. habría hecho de guardador del material en Reconquista, y posteriormente para concretar algunas ventas. 

Allanamientos y detenciones

Conforme la modalidad detectada y la participación de personal policial, para no poner en riesgo la continuidad de la investigación se solicitó el pase a escucha directa y las órdenes de allanamiento supeditadas a la interceptación del cargamento. Así, el 26 de marzo de 2019, se detuvo sobre la Ruta Nacional N° 11 a Schiffo junto al también policía Ariel Quatrin mientras transportaban un kilo de cocaína, y al mismo tiempo se llevaron a cabo los allanamientos. En el domicilio en el que residían Schiffo y F.G. se encontraron otros 64 gramos de la misma droga, recortes de nylon, una caja fuerte, un disco rígido, un GPS, armas, celulares y documentación variada. En otras viviendas también se hallaron elementos de corte, balanzas de precisión, teléfonos y cuadernos con varias anotaciones.

De esta manera, Salum solicitó se elevase a juicio a Schiffo por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización doblemente agravado por su calidad de funcionario policial y la intervención de tres o más personas organizadas para cometerlo, en concurso real con el delito de transporte doblemente agravado por su calidad de funcionario policial y por la intervención de tres o más personas organizadas para cometerlo. Quatrin y Cerrutti, los otros dos agentes, deberán responder en el debate oral por delito de transporte, también agravado por su calidad de funcionario público y la intervención de tres o más personas. Los otros ocho imputados, en tanto, fueron imputados por el delito de comercio y distribución de estupefacientes, también agravado por la cantidad de personas intervinientes.