10 de julio de 2020
10 de julio de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervención de la Fiscalía Federal de Primera Instancia N° 2 de esa ciudad
Rosario: procesan a dos policías como organizadores de una estructura dedicada al narcotráfico
El ex jefe de Inteligencia Zona Sur de Drogas Peligrosas y otro agente están acusados de mantener una sociedad con el líder de una banda narco, impartirle órdenes para el comercio de estupefacientes y recibir información de otros vendedores a fin de detenerlos y afianzar su carrera policial.

El Juzgado Federal N° 4 de Rosario procesó a dos policías al considerarlos organizadores de una estructura dedicada al narcotráfico. El ex jefe de Inteligencia Zona Sur de Drogas Peligrosas, Alejandro Druetta, y el ex agente Juan Ángel Delmastro están acusados de mantener una sociedad con el líder de una banda narco, impartirle órdenes para el comercio de estupefacientes y recibir información de otros vendedores a fin de detenerlos y afianzar su carrera policial a través de procedimientos. En la causa interviene Claudio Kishimoto, interinamente a cargo de la Fiscalía Federal de Primera Instancia Nº 2 de Rosario. 

Ambos agentes están acusados de realizar junto con Ignacio Actis Caporale, actualmente procesado por liberar una organización narco, actividades ilícitas vinculadas al comercio de estupefacientes en las ciudades de Rosario y Villa Constitución, entre julio de 2007 y septiembre de 2012. De acuerdo a la investigación, en su calidad de funcionarios de la policía de la Provincia de Santa Fe, Druetta y Delmastro impartían directivas para desplegar y organizar tareas relacionadas con la distribución, obtención, guarda y posterior comercialización de narcóticos. Haciendo uso de su condición de funcionarios públicos, los imputados también habrían cometido otras conductas orientadas a realizar procedimientos de prevención con información obtenida ilegalmente a través de Actis Caporale, en miras a consolidar falsamente su función provincial y éxito profesional. 

Los ex agentes están acusados de impartir órdenes para el comercio de estupefacientes y recibir información de otros vendedores para hacer detenciones y afianzar su carrera policial.

Sociedad

Según la acusación, la sociedad entre ambos policías y el líder narco nació luego de que los agentes lo detuvieran el 5 de julio de 2007 y decidieran dar comienzo a un vínculo delictivo que se mantuvo hasta el 26 de septiembre de 2012, cuando se produjeron varios allanamientos en una causa dirigida a Actis Caporale, donde se secuestraron importantes cantidades de cocaína, marihuana, MDMA y LSD. 

Mediante datos aportados por su socio respecto a otras personas vinculadas con la distribución de estupefacientes, Druetta y Delmastro llevaron a cabo diversos procedimientos que culminaron con la detención de diferentes personas y con el secuestro de material. En todos esos casos, se plasmaba falsamente cómo se había dado con la persona detenida o que la prevención se había originado tras una denuncia anónima, algo que luego era afirmado por los imputados al momento de ratificar su actuación en audiencia testimonial. 

Un "arrepentido" indicó que tanto Druetta como Delmastro habrían intervenido junto con el líder narco en la cadena de comercialización de drogas.

La causa se inició como un desprendimiento del expediente centrado en la investigación sobre Actis Caporale, a fin de verificar la veracidad de lo declarado por una persona arrepentida que indicó que tanto Druetta como Delmastro habrían intervenido junto con el líder narco en la cadena de comercialización del material secuestrado en diciembre de 2012. Para el juez federal Marcelo Bailaque, a través de la prueba recolectada “puede notarse la estrecha relación existente entre lo declarado por la persona arrepentida y los hechos registrados en las actas de procedimiento de las causas en las que Druetta y Delmastro habrían intervenido”. 

De esta manera, el magistrado procesó a ambos imputados por los delitos de tráfico ilícito de estupefacientes, en el carácter de organizadores, en la modalidad de comercio agravado por la intervención de más de tres personas y por su calidad de funcionarios públicos encargados de la persecución de los delitos contemplados en la ley 23.737, falsedad ideológica y falso testimonio, y dispuso además su prisión preventiva.