29 de mayo de 2024
29 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal general Carlos Amad representó al MPF en el juicio
Salta: condenan a una organización por el tráfico de una tonelada de marihuana
Los principales cabecillas, quienes organizaban el despliegue de la banda desde una cárcel en Córdoba, recibieron penas de 9 años de prisión. El cargamento fue hallado en febrero de 2017 en Misiones, oculto en un camión.

Con un fallo unánime, el Tribunal Oral Federal N°1 de Salta condenó este martes a seis personas que integraban una organización narcocriminal dedicada a ingresar marihuana procedente de Paraguay con el objeto de transportarla y comercializarla desde la ciudad de Córdoba al resto del país.

La sentencia se dictó en consonancia con lo solicitado por el Ministerio Público Fiscal, que en esta oportunidad estuvo representado en el juicio por Carlos Amad. El fiscal general se mostró conforme con el veredicto, que cerró un proceso penal que demandó tres años en llegar a debate, pues se trata de una causa tramitada bajo las reglas del sistema procesal penal mixto.

La condena recayó en Juan Marco Ríos, Roberto Eduardo Aguirre, Gustavo González, Jorge Campos y Lorena Paola Ibarlucena, quienes llegaron al debate oral por ser considerados autores del delito de transporte de estupefacientes agravado por el número de participantes, a excepción de González, quien llegó acusado por el delito de confabulación.

En el juicio, presidido por el juez Marcelo Juárez Almaraz junto a la vocal y el vocal Marta Liliana Snopek y Federico Díaz, respectivamente, el fiscal Amad ratificó la acusación de los seis imputados en base a las pruebas reunidas en la investigación del caso, como así también a partir del testimonio de los testigos. Así, dio cuenta de la responsabilidad de los acusados en la planificación y ejecución del tráfico de estupefacientes, frustrado por un desperfecto mecánico del camión que transportaba un total de 1.021. 816 kilogramos de marihuana.

La maniobra fue frustrada por un desperfecto mecánico del camión que transportaba más de mil kilogramos de marihuana

La investigación

Amad recordó al tribunal que el caso fue el resultado de una investigación que se inició con el aporte de un testigo que colaboró en otra investigación como “arrepentido”. A partir de la información provista -que daba cuenta precisamente del accionar de esta organización-, la fiscalía llevó adelante una serie de tareas de inteligencia e intervenciones telefónicas que permitieron avanzar con la acusación penal.

Al respecto, Amad expuso algunas escuchas telefónicas que comprometieron a todos los acusados, quienes se habían constituido para organizar y ejecutar el traslado de droga desde la provincia de Misiones al sur del país, en especial a Córdoba.

El fiscal explicó que de las intervenciones surge claramente la participación de Ríos y González, quienes dejaron expuesto en las distintas conversaciones mantenidas los preparativos para el traslado, primero de 500 kilos de marihuana: esa cantidad se duplicó debido a que “apareció” un comprador que iba a poner todo el dinero por esa carga. Resaltó el fiscal la figura de Ríos, quien dirigió la logística de la obtención y posterior transporte de la marihuana desde su lugar de encierro en el complejo carcelario “Padre Luchesse”, en Córdoba. Relató que, en los diálogos con González, aparecía que buscaba un socio que aporte dinero para financiar la operación.

Este socio, agregó el fiscal, llegó de la mano de Aguirre, compañero de celda de Ríos, quien se sumó a la empresa criminal y su aporte estuvo dirigido a la obtención de un inversor que hizo llegar el dinero que necesitaba -una suma de 100 mil pesos- a manos de Ibarlucena, pareja de Ríos, quien hizo entrega de la plata a González.

Las penas más altas fueron de 9 años de prisión: dos de los líderes intervinieron desde una cárcel en Córdoba

Al seguir con su relato, Amad sostuvo que una vez que se obtuvo el dinero, con el cual pagaron la carga, procedente de Paraguay, González se encargó de coordinar los preparativos para el transporte. Ello se hizo en un camión que tenía acondicionado un doble fondo en la caja.

En esta parte, Campos, según explicó el fiscal, tuvo una participación en los preparativos previos al transporte. Para desgracia de esta banda, el cargamento no llegó a manos del comprador debido a un desperfecto mecánico que llevó al conductor del camión a abandonar todo y escapar.

Desperfecto

Esto sucedió el 19 de febrero de 2017, en la ruta 12, a la altura del kilómetro 1.570, en la provincia de Misiones. Cuando el camión fue descubierto, se comprobó que, en un doble fondo en la caja del rodado, efectivamente iba poco más de una tonelada de marihuana.

Para evidenciar el accionar de los acusados, Amad recordó una conversación mantenida entre Ríos y González. El primero reveló: “apareció un chabón que quiere los mil de una sola vez…yo digo para hacer de una sola vez y no estar haciendo a cada rato de a quinientos”.

A lo que González contesta: “pensaba para hacer más liviano dejar la mitad en el medio que ahí me pagan al toque y ahí el resto”, mientras Ríos agrega: “pero vos sabes que este muchacho nos pide que le dejemos todo a él y él nos compra todo y después él se encarga de toda la distribución y nos conviene porque es una sola persona con la que tratamos”.

Con estas escuchas y otras más recolectada en la causa, el fiscal resaltó no sólo la responsabilidad de los acusados en el transporte de la droga, sino también la peligrosidad de los mismos en materia criminal, pues sus accionar dejó expuesto claramente tener la estructura para el tráfico de enormes cantidades de drogas, como la secuestrada en este caso.

En vista de ello, solicitó la condena de 12 años de prisión para Ríos, Aguirre y González por ser considerados coautores el delito de transporte de estupefacientes agravado por el número de participantes en calidad de coautores, como así también el pago de más de 216 mil pesos en concepto de multa. Con respecto a Ibarlucena y Campos, en tanto, el fiscal requirió tres años de prisión condicional por considerarlos partícipes secundarios del mismo delito, con el pago de multa por 162 mil pesos. Con respecto a este pedido, el tribunal en su fallo sólo difirió en la condena de Ríos, Aguirre y González, a quienes condenaron a 9 años de prisión, como así también mantuvieron la calificación penal planteada por la fiscalía.