21 de mayo de 2024
21 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la fiscal subrogante Paula Gallo, del Área de Atención Inicial
Salta: condenaron a un vendedor de autos a 6 años de prisión por el transporte de 45 kilos de cocaína
Junto a un cómplice -que hizo de transportista y que fue condenado el año pasado- había planificado el tráfico de la droga en los neumáticos de una camioneta, pero se frustró por el estallido de una cubierta. El vehículo fue abandonado, pero tras la investigación de la fiscalía se logró dar con ambos hombres.

A instancia del requerimiento de responsabilidad y pena impulsado desde el Área de Atención Inicial de la Unidad Fiscal Salta, el Tribunal Oral Federal N°1 -integrado unipersonalmente por la jueza Marta Liliana Snopek- condenó el miércoles pasado a Fernando Oscar Pino a 6 años de prisión por el delito de transporte de estupefacientes. Además, ordenó el decomiso de dos teléfonos celulares.

En su sentencia, la magistrada coincidió con lo expuesto por el Ministerio Público Fiscal, representado en el debate por la fiscal subrogante, Paula Gallo y la auxiliar fiscal, Vanina Pedrana, las que dirigieron el caso desde su inicio, el 12 de mayo de 2023.

Ese día, una patrulla de la policía provincia detectó en la ruta 34, a la altura de la localidad de Antillas, casi en el límite con Tucumán, una camioneta Ford Ranger abandonada en la banquina, Al acercarse, observaron que el neumático delantero derecho estaba reventado y que en su interior había restos de una sustancia blanca.

Tras dar la intervención del caso, se constató el secuestro de 46 paquetes de cocaína en los neumáticos, que representaban unos 45, 514 kilos. De acuerdo con el peritaje realizado, la sustancia tenía una pureza de 60 a 87 %, con una capacidad de producción de 363. 930 dosis. En su alegato, tanto en la apertura como al final de etapa de responsabilidad, la fiscal Gallo hizo hincapié en la representación del daño del tóxico que, más allá de ser abstracto en materia jurídica, representa un perjuicio potencial a la sociedad debido a que su consumo "no afecta solo al adicto sino a toda la familia".

La investigación

A partir del hallazgo del rodado, la fiscalía llevo adelante una minuciosa tarea investigativa, que se inició con la documentación hallada en el rodado, lo que permitió establecer la participación de Hernán José Antonio López en el rol de transportista, ya que la camioneta estaba registrada a su nombre, desde el 3 de mayo del año pasado, días antes del hecho.

La identificación de López activó una serie de allanamientos en la provincia de Córdoba. En aquellas diligencias no se logró la captura de López pero si secuestraron otros elementos de pruebas, como el teléfono de la pareja del transportista, en donde se encontraron mensajes del conductor con Pino, quien tenía el dominio funcional de la droga.

A todo esto, el 16 de mayo de 2023, el propio López se presentó ante las dependencias de Gendarmería Nacional de Córdoba, donde quedó a disposición de la fiscalía, la que resolvió su situación procesal mediante un acuerdo de juicio abreviado, el que fue formalizado el 16 de agosto ante la jueza federal de Garantías N°2, Mariela Giménez, la que homologó la condena del transportista a 4 años y 8 meses por el delito de transporte de estupefacientes.

Casi a la par, la fiscalía, que ya había profundizado las pesquisas, logró dar con Pino, a quien detuvieron el 23 de agosto de 2023 al allanar su casa, en el barrio Parque Horizontes, en la ciudad de Córdoba, donde también se obtuvieron diversos elementos de pruebas.

Responsabilidad acreditada

En el juicio, la fiscal dio por acreditada la responsabilidad de Pino en el hecho, en una posición superior a López, ya que el hombre se dedicaba a la compra y venta de automotores y fue quién le entregó al transportista la camioneta con los papeles a su nombre. Entre esos documentos, estaba la póliza de seguros, remitida por mensaje a la pareja del transportista. El MPF consideró entonces que se "cuidaron" todos los aspectos necesarios para que el conductor del vehículo no tuviera ningún inconveniente en los controles que las distintas fuerzas de seguridad realizan en el norte de la provincia.

Recordó la fiscal que López había salido de Aguas Blancas, en Orán, y que atravesó varios controles sin problemas, pues tenía todos los papeles del vehículo en regla, algo que fue motivo de varios mensajes previos mantenidos entre ambos hombres. En este sentido, resaltó que la pareja del transportista fue contundente al sostener que el acusado le remitió a su teléfono la póliza del seguro.

Además, la testigo durante el juicio ratificó que su pareja había salido a Salta, ya que Pino le entregó la camioneta para que hiciera el viaje, aunque ninguno de los dos le dijo que era para el transporte de droga, sino que le comentaron que era para comprar neumáticos pues en el norte su costo era menor.

Por el intercambio de mensajes y llamadas, insistió la fiscalía, Pino tuvo el dominio de la droga desde el minuto cero. Sostuvo incluso que durante todo el trayecto mantuvo comunicación con López, ya que sabía lo importante de la carga que nada tenía que ver con neumáticos adquiridos irregularmente, pues ese tipo de carga era fácilmente detectada y secuestrada en los controles de seguridad. El cargamento, aseguró la fiscalía, eran los 45 kilos de cocaína, droga que se había dispuesto en los neumáticos, aunque hubo un exceso en la maniobra, lo que provocó el estallido de la cubierta delantera derecha, situación que obligó a López a escapar a pie hasta Tucumán, donde tomó un colectivo de regreso a Córdoba.

En ese interín, destacó la fiscal, Pino realizó más de 80 llamadas a su chofer, otro elemento de prueba contundente presentado por la fiscalía. Esto, agregó la fiscal, es una clara evidencia de que Pino tenía el dominio de la cocaína, lo que, casualmente, había perdido, pues su transportista dejó de responderle.  Desechada las sospechas de robo del estupefaciente, la fiscalía se refirió a lo sucedido posteriormente, cuando López ya estaba en prisión. En ese período, cabe resaltar el acusado gestionó la entrega de dinero al hombre a fin de evitar quedar involucrado.

En ese sentido, la fiscal fue contundente al revelar el contenido de un audio, en el que López exige la entrega de “buena plata” e incluso un vehículo a cambio de su silencio. Como prueba de que tal reclamo fue atendido, la fiscalía expuso comprobantes de transferencias realizadas a la pareja del transportista.

En contrapartida, la defensa intentó minimizar esos pagos y sugirió que se trataban de montos exiguos, sin darle otra explicación a la entrega del dinero. Cabe señalar que la misma defensa, en su alegato, reconoció la intervención de su defendido, pero trató de darle al mismo un papel incluso menor al de López.

Tras esto, la jueza Snopek, que garantizó el ejercicio de derecho de defensa del acusado, resolvió determinar la responsabilidad penal del mismo en calidad de coautor, conclusión a la que llegó a partir de las pruebas y la exposición que la fiscalía realizó, la que concatenó cada evidencia con el hecho y, sobre todo, especificó el rol activo y de dominio que tuvo Pino.