04 de marzo de 2024
04 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En sintonía con lo solicitado por el Ministerio Público Fiscal
Salta: condenas por transporte de estupefacientes a una banda integrada por dos gendarmes
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2 de esa jurisdicción estableció penas de entre cuatro y siete años y seis meses de prisión a siete personas que se apropiaron de un cargamento de veinte kilos de cocaína e intentaron comercializarlo en la localidad de Tartagal.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2 de Salta condenó a siete personas por el delito de transporte de estupefacientes. Los imputados Juan José Luna, Joaquín Jaime, Andrea Luna, Eduardo Paz, Patricio Rodríguez y los ex gendarmes Raúl Villarruel y Horacio Ayala fueron sentenciados a penas de entre cuatro y siete años y seis meses de prisión luego de que fueran detenidos intentando comercializar un cargamento de veinte kilos de cocaína de alta pureza. En la causa intervino Carlos Amad, titular de la Fiscalía General ante el TOF 2 Salta, con la colaboración de la auxiliar fiscal Soledad Cabezas.

Luna y Jaime estaban siendo investigados en otra causa, por lo que se solicitó la intervención de sus líneas telefónicas. Las tareas realizadas por la División Reunión y Análisis de la Información de la Policía de la Provincia de Salta detectaron que ambos estaban vinculados a actividades ilícitas relacionadas con la venta de autos en condiciones irregulares (clonados, sin papeles o con documentación falsa).

Conforme avanzó la investigación pudo establecerse que los investigados se habían apropiado de un cargamento de estupefacientes y que los propietarios de ese material habrían contratado el servicio de sicarios para atentar contra ellos y su grupo familiar. Dada la gravedad de los hechos, se procedió con un operativo de vigilancia. A través del seguimiento, se pudo observar cómo Jaime salía en moto desde Salvador Mazza, escoltando junto a una camioneta Cross Fox al automóvil de Luna. También se pudo saber a través de las escuchas que Luna se había contactado con su hermana, su prima y una tercera persona para intentar comercializar la droga al llegar a Tartagal.

El personal del operativo montado en la salida de Tartagal observó pasar a Jaime y la camioneta, pero no a Luna. Luego se supo que había refugiado el auto en el domicilio de su prima, empleada judicial local, desde donde coordinó con su hermana y su tío, Horacio Ayala, cómo llevar la droga para que sea comercializada por Paz y Villarruel. Al día siguiente, Paz y Luna fueron vistos mientras se encontraban en una estación de servicio para ir juntos hacia Tartagal, y se separaron nuevamente al regresar. Más tarde, mientras iban a hacer la entrega, y tras notar la presencia de personal policial, los hermanos Luna y Rodríguez se dieron a la fuga y fueron detenidos luego de que tiraran por la ventana de su auto dos mochilas con más de dieciséis kilos de cocaína.

Luego fueron detenidos Paz y Villarruel (vestido con su uniforme de Gendarmería Nacional) y se allanaron tres domicilios, encontrándose en uno de ellos la cantidad restante de estupefaciente.

De acuerdo a lo solicitado por el fiscal Amad, Juan José Luna fue condenado a siete años y seis meses de prisión por transporte de estupefacientes agravado por el número de personas intervinientes, mientras que Jaime, Paz, Rodríguez y Andrea Luna fueron condenados por igual calificación con una pena de seis años. En tanto, Villarruel y Ayala recibieron una condena de seis años y cuatro años y seis meses respectivamente, por el delito de transporte de estupefacientes agravado por el número de personas intervinientes y por su condición de funcionarios públicos.