17 de septiembre de 2019
17 de septiembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervinieron el fiscal general Adrían García Lois y la auxiliar fiscal María Hermida
Tierra del Fuego: condenas de hasta 8 años de prisión por transporte y comercialización de estupefacientes
Se trata del cargamento más grande de cocaína secuestrado en la provincia, proveniente desde Buenos Aires. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal impuso a los cinco acusados las mismas penas que las solicitadas por los representantes del Ministerio Público Fiscal.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tierra del Fuego condenó hoy a penas de hasta 8 años de prisión a cinco personas por los delitos de transporte y comercialización de estupefacientes, en el que fue el juicio por el cargamento más grande de cocaína secuestrado en esa provincia. En el debate intervinieron el fiscal general Adrián García Lois y la auxiliar fiscal María Hermida.

Los magistrados impusieron las mismas penas que las solicitadas por los representantes del Ministerio Público Fiscal de la Nación. Así, condenaron a Juan Pablo Crespi a 8 años de prisión y una multa de 30 mil pesos por ser el organizador del tráfico de estupefacientes en la modalidad de transporte; a Amelia Mabel Torres a 4 años de prisión y una multa de 10 mil pesos, también por transporte; asimismo, condenaron por idéntica pena a Maximiliano Andrés Benítez y David Miguel Fernández, al encontrarlos responsables del delito de comercio de estupefacientes. Finalmente, a Omar Alejandro Riquelme Catelicán le aplicaron dos años de ejecución en suspenso por ser partícipe secundario del comercio de la cocaína.

El transporte de la droga y su secuestro

De acuerdo a la investigación -que en la etapa de instrucción estuvo a cargo de Marcelo Rapoport y la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR)- y lo desarrollado durante el juicio, Torres transportó desde Buenos Aires hacia Río Grande más de 15 kilos de cocaína -equivalentes a 5738 dosis umbrales- acondicionados en 15 paquetes, que estaban ocultos dentro de los paneles de la parte trasera izquierda de un Peugeot 307 gris. La droga iba a ser entregada en su mayoría a Crespi y una poción menor a  Fernández y Benítez,  para  su  acondicionamiento,  distribución  y comercialización en la provincia.

El cargamento logró ser ingresado, pero fue interceptado el 19 de agosto de 2016 por la Policía, que detuvo el vehículo conducido por Torres en un lugar conocido como “ex balanza”, distante a unos 6 kilómetros del cruce de la Ruta Nacional N° 3 con la Avenida Prefectura Naval Argentina, en la localidad de Río Grande. Luego fue trasladado al galpón de la División Servicios Especiales de la Policía de la Provincia de Tierra del Fuego.

Comercialización

Respecto de Benítez y Fernández, quedó acreditado que comercializaron cocaína y marihuana al menos entre el 31 de marzo y el 20 de agosto de 2016, cuando fueron detenidos en sus domicilios de las calles 25 de Mayo al 2500 y Finocchio al 2000, respectivamente, en Rio Grande. Sus aprehensiones se produjeron en virtud de lo que arrojaron las tareas investigativas, que incluyeron escuchas telefónicas, mensajes de texto y transcripciones incorporadas al debate oral y público. Además de esa actividad, encargaron 800 gramos de cocaína a la mencionada Torres. A Benítez se le hallaron otros 200 gramos en su domicilio.

Finalmente, los representantes del MPF señalaron que Catelicán participó en el comercio que llevaban a cabo Benítez y Fernández. En ese sentido, indicaron que su intervención consistió en guardar, en algunas oportunidades, parte de la sustancia estupefaciente comercializada  y entregársela cuando era requerida; también, en permitirles el ingreso a su domicilio para que la busquen, moviéndose con su esposa o hija para evitar sospechas. Asimismo, se constató que poseía parte de ella al momento del allanamiento realizado en el lugar.