20 de mayo de 2024
20 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Una política institucional con énfasis en los derechos humanos
Presentaron la nueva Unidad Fiscal de Ejecución Penal
Es un nuevo diseño institucional dedicado a la gestión y control de la ejecución de las condenas y de las medidas alternativas al proceso penal. "Forma parte de un sueño: ver un Ministerio Público autosuficiente, activo y autónomo al servicio de la comunidad", dijo Gils Carbó en la presentación.

La Procuradora General de la Nación Alejandra Gils Carbó presentó ayer por la tarde la Unidad Fiscal de Ejecución Penal, una estructura que buscará robustecer el rol del Ministerio Público Fiscal y dotarlo de una organización novedosa en materia de gestión y control de la ejecución de las condenas y de las medidas alternativas al proceso penal.

La creación de esta Unidad Fiscal responde al deber del Ministerio Público Fiscal de alcanzar varios propósitos, entre los que se cuentan la promoción de una efectiva reinserción social de las personas condenadas a prisión, el control y seguimiento de las condiciones y reglas de conducta para aquellas y de las que están sujetas a alguna restricción en su libertad, como así también la consideración de los intereses de la víctima, la prevención de su potencial revictimización y el suministro de información sobre el desarrollo del proceso, cuando quiera contarse con ella.

En ese sentido, la Procuradora General advirtió que desde el ámbito del Ministerio Público Fiscal todavía no se había propiciado la adopción de un criterio unificado en esta materia, pese a que transcurrieron más de quince años desde la entrada en vigencia de la Ley de Ejecución Penal (N° 24.660, de 1996) y del Código Procesal Penal federal vigente. A tal punto que el organismo no cuenta con estadísticas que permitan examinar la actividad desarrollada por sus integrantes.

Por ello, en línea con las disposiciones que caracterizan la gestión, que busca elevar el índice de eficacia del sistema de administración de justicia en materias de trascendencia institucional y apreciable repercusión social, y sumado a que recientemente Guillermina García Padín y Diego García Yomha asumieron como titulares de las Fiscalías Nacionales de Ejecución Penal N° 1 y 2, Gils Carbó resolvió crear la nueva Unidad Fiscal.

En el acto de presentación expusieron, junto a la Procuradora General, Sergio Delgado -camarista de la Ciudad de Buenos Aires, ex juez de ejecución penal nacional y director académico del Centro de Estudios de Ejecución Penal, dependiente de la Facultad de Derecho de la UBA-; Julio Maier -ex juez del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires y profesor de derecho procesal penal- y Mario Juliano -juez del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Necochea y presidente de la Asociación Pensamiento Penal.

La primera en hablar fue Gils Carbó. Entre otras cosas, destacó que la creación de la unidad se inscribía en un sueño que marca la agenda desde su primer día a cargo de la institución: "ver un Ministerio Público Fiscal verdaderamente autónomo, activo y autosuficiente al servicio de la comunidad". Asimismo, señaló que esta nueva dependencia guarda estricta relación con las cinco procuradurías y las otras unidades especiales que se crearon en este año de gestión. También dijo que los fiscales de la unidad trabajarán de manera muy estrecha con la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), que en los pocos meses que lleva en funcionamiento ha hecho más que todo lo que se hizo en esa materia desde que existe el Ministerio Público Fiscal.

Por su parte, Sergio Delgado señaló algunos de los principales problemas que enfrenta el sistema penitenciario: cárceles llenas de inocentes por tiempos abusivos, penitenciarías ubicadas en zonas casi desérticas o de difícil acceso, mazmorras decimonónicas en el Palacio de Justicia que albergan personas durante varios días, una estructura del servicio penitenciario militarizada, entre otros. Todos, dijo el director del Centro de Estudios de Ejecución Penal de la UBA, son herencias de la dictadura "que no logramos revertir, y que regulan disparates". En este sentido, consideró que la creación de la unidad abría una oportunidad de trabajo muy importante.

A su turno, Juliano destacó que la llegada de Gils Carbó a la Procuración General había representado "una entrada de aire fresco a nuestro sistema", y también elogió la moderna y novedosa forma de trabajo que caracterizaba a la gestión. Bajo un aura de optimismo, consideró que uno de los objetivos de la unidad era el de llevar legalidad a un terreno donde lo que menos impera es, justamente, la legalidad. "La cárcel es intrínsecamente mala. Debemos restarle esa materia prima", dijo para luego augurar que la unidad pueda trabajar en ese sentido.

Finalmente, Julio Maier cerró el evento señalando que la unidad fiscal era "un nuevo intento esperanzador de modificar la forma de organización judicial". Sobre este aspecto, añadió que la nueva dependencia optimizará la función del Ministerio Público Fiscal en la sociedad.