21 de julio de 2024
21 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La justicia Civil se había declarado incompetente
Piden a la Corte que intervenga en el caso de un niño que vive en Bielorrusia
El procurador fiscal ante la Corte Suprema Marcelo Sachetta recomendó habilitar la feria judicial para resolver un caso que involucra a un niño argentino de 12 años. El padre había presentado un amparo solicitando la restitución del chico que desde 2008 vive en Bielorrusia con su abuela materna.

El 24 de julio, por medio de un recurso de amparo, el padre de un niño requirió a la Corte Suprema habilitar la feria judicial. Su petición estaba fundada, en primer lugar, en que niño se encuentra en la República de Bielorrusia, adonde lo llevó su madre en 2008, al cuidado de su abuela materna. Además, en su pedido el hombre destacó que el niño corría un riesgo físico por encontrarse con muy bajo peso.

Para el padre del menor, los derechos del niño fueron vulnerados, ya que su hijo se encuentra privado de la vida familiar, no tiene contacto  ni con su padre ni con su madre y vive en lugar que no garantiza su bienestar, una zona cercana a Chernobyl, la ciudad ucraniana afectada por el accidente nuclear de 1986.

La Corte corrió vista a la Procuración General de la Nación que se expidió sobre el caso, y opinó que debe habilitarse la feria judicial para resolver de la manera más rápida y eficaz el caso. El procurador ante la Corte, Marcelo Sachetta, consideró además que se debe garantizar el derecho del niño a la identidad, a mantener relaciones personales con sus padres y a obtener una decisión sobre cuál debe ser su lugar de residencia.

Para el Ministerio Público Fiscal cualquier tipo de demora en la resolución del caso podría generar un perjuicio “de imposible o muy dificultosa reparación ulterior”.

En las instancias anteriores, la justicia civil se había declarado incompetente para resolver el caso y consideró que el tema debía ser tratado en la República de Bielorrusia. Frente a esto, la Procuración General expresó que declinar la competencia a favor de los tribunales extranjeros, implicaría renunciar a los deberes de protección en por parte del Estado a la vez que se privaría al niño de su derecho de acceso a la justicia.

Por todas estas razones, Sachetta opinó que corresponde habilitar la feria, hacer lugar al recurso de queja presentado por el padre y exhortar al tribunal nacional que interviene a que adopte las medidas del caso con la mayor prontitud, dado que no corresponde a la Corte Suprema entender en el amparo.

El caso

De acuerdo con la presentación realizada por el padre del niño, quién se divorció de la madre en 2005 en Estados Unidos, ambos habían decidido constituir el centro de vida del niño en Argentina, a la vez que cada uno contaba con una autorización de viaje que los habilitaba a salir del país con el niño de manera transitoria.

A lo largo de los últimos cinco años, el padre se había presentado ante la justicia civil para pedir, en reiteradas ocasiones, la restitución del hijo menor. Un juez argentino se había declarado competente teniendo en cuenta el tema, el domicilio y la nacionalidad del padre y del hijo, pero no concretó diligencia alguna hasta el año pasado, cuando otra jueza ordenó medidas de búsqueda y localización del niño y de su madre. Así fue como Interpol informó en mayo de este año que el niño vive desde 2008 en Bielorrusia con su abuela materna y que la madre continua viviendo en Estados Unidos.

Anoticiado de esto, el padre solicitó a los tribunales argentinos la tenencia provisoria de su hijo, pero éstos se declararon incompetentes fundando su decisión en que correspondía solicitarlo en el lugar donde el chico vive. El padre apeló esa decisión y llegó con la acción de amparo hasta la Corte Suprema.