21 de julio de 2024
21 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal Fabián Martínez intervino durante el debate oral
Corrientes: Casación confirmó la condena a una pareja por trata de personas
Se trata de un hombre y una mujer que, en abril de 2013, habían sido condenados a las penas de 12 y 10 años de prisión respectivamente, como coautores del delito de trata de personas con fines de explotación sexual. Entre las víctimas había dos menores de edad.

La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por Ana María Figueroa, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, confirmó las penas de 12 y 10 años de prisión para Juan Carlos Mondo e Isabel Borges de Lima, respectivamente. Ambos habían sido condenados en abril de 2013 cuando el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Corrientes los encontró coautores del delito de trata de personas con fines de explotación sexual.

Además, los jueces ordenaron el decomiso del dinero y de otros elementos secuestrados durante los allanamientos, llevados a cabo en febrero de 2010, así como del local nocturno denominado “El misionero”, donde se explotaba a las víctimas.

A través de maltrato físico y psicológico, los condenados trasladaron y explotaron sexualmente al menos a tres víctimas, dos de ellas oriundas de la República de Paraguay, en el boliche ubicado en la ciudad correntina de Ituzaingó que ellos administraban.

Durante el debate oral, que se desarrolló durante el 2013 en lo que fue el primer juicio por ese delito en la provincia, intervino el fiscal Fabián Martínez, quien actualmente tambien se encuentra interviniendo en causas relevantes de trata de personas como Fiscal de la Ciudad de Paso de los Libres.

Allanamientos

Los procedimientos se realizaron en febrero de 2010 en tres prostíbulos donde fueron rescatadas las tres víctimas, dos de ellas hermanas que en ese momento tenían 12 y 14 años, respectivamente. En esa oportunidad, las jóvenes declararon que su madre había sido la encargada de hacer el contacto con los imputados y que era ella quien las llevaba y traía desde Paraguay hasta diferentes locales donde eran explotadas.

Además, las víctimas detallaron que fueron obligadas a consumir cocaína, marihuana y bebidas alcohólicas.