21 de julio de 2024
21 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
De la iniciativa, participa la ONG Acciones Coordinadas Contra la Trata
Marcelo Colombo: “El objetivo del banco genético es mejorar el sistema de búsqueda de personas”
El titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) explicó que el proyecto se basa en realizar el entrecruzamiento de los datos de quienes se encuentran desaparecidas y de quienes figuran en morgues o centros de salud como NN.

El titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), Marcelo Colombo, aclaró que la creación de un banco genético para casos de trata se encuentra recién en una faceta “embrionaria” y detalló que, junto a la ONG Acciones Coordinadas Contra la Trata (ACCT), buscan recolectar la información de mujeres desaparecidas en todo el país para articularla con la de individuos fallecidos o internados en psiquiátricos u hospitales identificados NN, y que nadie reclama. “Como una primera aproximación, lo que vimos es que hay muchas personas que, en realidad, ya se han ido del país. Estamos armando el mundo sobre quienes se desconoce el paradero, y que posiblemente fueron candidatas a ser víctimas de trata, pero no necesariamente”, sostuvo Colombo en diálogo con Fiscales. “La idea es relevar esos dos grandes universos. Estamos juntando información aún, por eso no quiere decir que estemos ya armando un banco genético”, aclaró.

El objetivo del trabajo conjunto es encontrar vínculos entre los datos recolectados, entregar los resultados a la justicia “y darle aviso a los familiares para mejorar ese sistema de búsqueda de personas desaparecidas”. El fiscal recordó que la idea de la creación del Banco Genético de Mujeres Desaparecidas es un proyecto a futuro y que devino de la experiencia de la antropóloga Celeste Perosino, quien trabajó en el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).  De esta manera,  todos los familiares podrían entregar muestras de su ADN o su perfil genético para contrastarlos con la información hallada, un sistema similar al que se utiliza para dar con los cuerpos de las víctimas de la última dictadura cívico-militar.

Sin embargo, el titular de la Protex fue cauteloso, ya que la iniciativa considera que se encuentran en un momento “embrionario” aún. “Primero queremos ver cómo funciona esta recopilación de datos que no es nada fácil de ordenar. Hace seis meses, estamos juntando información que está dispersa”, indicó. Además, agregó que la intención es coordinar el diseño y el funcionamiento con las provincias, el Ministerio de Seguridad y las policías provinciales.

“Lo que estamos intentando hacer es tener filtradas y bien analizadas la cantidad de personas que se encuentran hoy en situación de búsqueda de paradero en la Argentina. Luego, depurar a aquellas mujeres que puedan llegar a ser consideradas, por su franja etaria, como posibles víctimas de trata y, finalmente, cruzar los datos de quienes han salido del país, quienes fueron encontradas muertas o quienes han sido dejadas de buscar después de un tiempo”, sintetizó Colombo.

¿Cuál es el protocolo que se sigue hoy en día cuando desaparece una persona? “No hay un tipo de respuesta demasiado articulada por parte del Estado”, respondió el titular de la Protex, y explicó que “cuando desaparece una persona, muchas veces las investigaciones tienen fallas: ya sea porque no se las toma con la seriedad que deberían; o porque, como en un alto porcentaje de casos suelen aparecer antes de las 48 horas, muchos esperan ese tiempo para comenzar una investigación y no toman recaudos mínimos que se deben para saber dónde está”.

Colombo detalló que si la persona utiliza redes sociales hay que proceder con determinadas medidas con las cuentas para saber si se encuentran activas, “por eso, hicimos un manual de buenas prácticas de búsqueda de personas. Recopilando información con distintos fiscales, fuerzas de seguridad, programas del Ministerio de Justicia y ONG, armamos esta guía operativa de diferentes casos”. Las investigaciones “calientes” son las denuncias en donde la búsqueda debe comenzar lo más pronto posible. En cuestión de horas, deben tomarse una determinada cantidad de medidas como entrevistar a los familiares y amigos para contar con información del círculo íntimo que pueda despejar el porqué de la desaparición.

“Después, están los que nosotros llamamos casos fríos: los que nos llegan con uno, dos o tres años desde la desaparición y que ahí las chances de ubicación son mucho más escasas y las medidas son distintas”, precisó.