30 de enero de 2023
30 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal Diego Velasco con la colaboración de Protex
Solicitaron 26 años de prisión para un hombre acusado de reducción a la servidumbre y abusos reiterados
La víctima, menor de edad y en situación de extrema vulnerabilidad, habría sido entregada junto a su hermano por familiares directos a cambio de una suma de dinero. El juicio comenzó el 30 de octubre de 2015, y durante el transcurso de las audiencias diversos testigos brindaron precisiones sobre los hechos.

El fiscal general Diego Velasco solicitó ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal n°4 la pena de 26 años de prisión para un hombre acusado de haber recibido en su hogar ubicado en el barrio porteño de Villa Lugano a dos menores de edad – un niño de 9 años y su hermana de 15-, para luego abusar en reiteradas oportunidades de la adolescente y obligarla a realizar tareas domésticas. El imputado, que en ese entonces tenía 61 años, mantuvo a las víctimas bajo encierro entre mediados de 2010 y mayo de 2011, período en que les impidió la escolaridad.

Si bien en un primer momento el caso quedó enmarcado bajo el delito de trata de personas, el representante del MPF dejó de lado esa calificación al considerar que para su configuración se requieren “ciertas pautas de organización, estabilidad, habitualidad y beneficio económico producto de la explotación, que en los hechos no se vislumbran”.

Así las cosas, acusó al imputado por el delito de reducción a la servidumbre y abuso sexual en ocho hechos respecto a la menor de edad. Para el fiscal, el escenario que derivó en los abusos fue incitado desde el principio por la propia madre de la menor, como así también por su tía. Durante su exposición, indicó que el acusado acordó con ellas la entrega de la adolescente a cambio de una contraprestación no sólo dineraria, "sino que también en definitiva la compensación fue por el mismo alojamiento del grupo inicialmente y del menor".

"Esta entrega a todas luces ilegal, significó reducir (a la víctima) a una cosa mueble, como en épocas de la colonia, pasando entonces el nombrado a ser el dueño de la niña, más que un simple guardador de hecho", afirmó.

Condicionamiento psicológico

Durante su alegato ante el Tribunal, Velasco hizo hincapié en la situación de vulnerabilidad en que se encontraba el hermano de la adolescente, quien padece una enfermedad congénita por la cual requiere cuidados permanentes. En ese sentido, el fiscal consideró que respecto al joven no se dio un caso de reducción a la servidumbre, sino que se encontraba temporalmente en ese lugar de guarda al cuidado de su hermana, hasta que regrese la madre o abuela, para entonces ser sometido a una intervención quirúrgica. Para el representante del MPF, el imputado amenazaba a la joven recordándole “el mal que le podría causar a su hermano si no accedía a tener sexo”, llevando adelante un proceso de “condicionamiento psicológico” que culminó el 11 de mayo de 2011, cuando la adolescente advirtió que su hermano estaba en peligro.

El juicio comenzó el 30 de octubre de 2015 con la intervención del fiscal Diego Velasco, quien contó con  la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex). A lo largo de las audiencias, declararon una serie de testigos que brindaron detalles de los hechos. Entre las pruebas se encuentran informes periciales físicos y psicológicos que ratificaron el testimonio de la víctima, obtenido a través de cámara Gesel.