30 de enero de 2023
30 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal Pablo Camuña con la colaboración de la delegación Tucumán de la Protex
Solicitaron la elevación a juicio de un hombre que intentó trasladar a una joven con fines de explotación sexual
A través de internet, el imputado engañó a la víctima con una falsa propuesta de trabajo en una feria de artesanías de Buenos Aires, ofreciéndole incluso hacerse cargo del traslado. Una vez en camino, la adolescente logró escapar y radicar la correspondiente denuncia.

El fiscal federal Pablo Camuña, con la asistencia de la delegación de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) de la provincia de Tucumán, solicitó la elevación a juicio de un hombre acusado de engañar y persuadir a una joven de 14 años en situación de vulnerabilidad con el objetivo de trasladarla con fines de explotación sexual.

El hecho habría ocurrido en junio de 2008 en la capital tucumana, luego de que la adolescente saliera de su casa rumbo al colegio. La joven nunca llegó ya que tenía problemas con una de sus compañeras de escuela y, en su lugar, se dirigió a un cibercafé. Al abrir su casilla de correo, se encontró con un pedido de un hombre para agregarla a sus contactos, a quien había conocido previamente a través de un servicio de chat.

En esa oportunidad, el hombre le solicitó que colocara una cámara web para conocerla y comenzó a aconsejarla  respecto a sus problemas familiares y escolares. Además, con la excusa de ayudarla, le habría ofrecido un trabajo en una feria de artesanías en Buenos Aires, haciéndose cargo de su traslado. Así las cosas, el acusado le indicó a la joven que se dirigiese a la terminal de ómnibus donde se iba a encontrar con él, al lado de dos camionetas traffics blancas, con vidrios polarizados.  Una vez que la adolescente subió al vehículo se encontró con otras mujeres -algunas menores de edad- a quienes les preguntó si todas iban a la feria de artesanías. Fue en ese momento que una de ellas le dijo que iban a trabajar de prostitutas y que algunas iban a hacerlo fuera del país. Como consecuencia, la joven se asustó y comenzó a gritar para poder bajar del vehículo, hasta que la arrojaron a las vías de un ferrocarril.

Finalmente, la víctima logró llegar a una estación de servicio, llamó a un familiar que vivía en Buenos Aires para que la fueran a buscar y, posteriormente, realizó la correspondiente denuncia. Una vez que regresó a Tucumán fue asistida por la Fundación María de los Ángeles.

Inicio de la causa

El caso se inició a través de una comunicación entre las policías de las provincias de Buenos Aires y Tucumán a raíz de la presencia de una joven tucumana de 14 años en la dependencia de la Comisaría de la Mujer en Ezeiza el 24 de Junio de 2008. Luego, la madre de la víctima formuló la denuncia ante la Policía provincial y ante la Fiscalía de Instrucción N°7 de la justicia ordinaria local, quien se declaró incompetente para intervenir en el proceso dado que consideraron que se trataba de un hecho de competencia federal.