06 de febrero de 2023
06 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Primer sentencia por trata laboral en Mendoza
Un empresario fue condenado a cuatro años de prisión por trata laboral
Raúl Comeglio reconoció su responsabilidad penal ante la contundencia de las pruebas aportadas. En una finca de su propiedad, fueron encontrados 15 trabajadores rurales, entre ellos menores de edad, en condiciones infrahumanas.

El 27 de marzo, el Tribunal Oral Federal de Mendoza condenó al empresario mendocino Raúl Comeglio a cuatro años de prisión por trata laboral. Esta primera sentencia condenatoria por este delito en la provincia generó un fuerte apoyo de organizaciones sociales, políticas, estudiantiles y de Derechos Humanos. Los jueces determinaron la responsabilidad penal del empresario mendocino por mantener en condiciones deplorables de trabajo a más de quince trabajadores rurales tucumanos y dejarlos abandonados en una finca del departamento de Rivadavia.

Por sugerencia de la defensa, Comeglio reconoció su responsabilidad penal frente a la contundencia de las pruebas aportadas. Por otro lado, Susana Trimarco, presidenta de la Fundación María de los Ángeles, envió una contundente y emotiva carta de apoyo a las víctimas y testigos

El Caso

La causa se originó el 2 de mayo de 2012, cuando Héctor Rubén Cuello, director de la Protección de los Derechos Humanos de la provincia, denunció a la justicia que en una finca, propiedad de Raúl Comeglio, había "15 personas provenientes de la provincia de Tucumán", sometidas a explotación laboral en la cosecha de uva.

Además, detalló que "vivían en condiciones muy precarias, deplorables, en ranchos de adobe, techo de caña, con la presencia de arañas, ratas, vinchucas, murciélagos y sin camas, sin agua, sin baños y con la promesa del propietario de abonarles la cosecha que habían finalizado, inscribirlos en los registros y pagarles el boleto para regresar a su provincia". Y agregó: "Las personas no tienen cocina y calientan agua al fuego y a la intemperie, mientras que en un auto viejo duermen dos niños y sus padres".

El momento del operativo, las personas habían sido abandonados hacía varios días, luego de haber sido engañados para trabajar en labores de cosecha en el lugar. A partir de ese momento, comenzó una fase de restitución de derechos de las víctimas entre la Dirección de Derechos Humanos y el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (RENATEA) Delegación Mendoza, a cargo del Ariel Herrera.

Asimismo, desde ambas dependencias estatales, se articuló con la Fundación María de los Ángeles con sede en Tucumán, que brindó asistencia psicológica, social y jurídica gratuita a las trabajadoras que decidieron el retorno a su provincia.

Elevación a juicio

El 24 de abril de 2013, los fiscales subrogantes Fernando Alcaráz y Patricia Santoni elevaron la causa a juicio. Los representantes del Ministerio Público Fiscal destacaron: "Raúl Comeglio, durante los meses de febrero, marzo y abril de 2012, acogió en la finca de su propiedad a un grupo aproximado de 15 personas oriundas de la provincia de Tucumán, aprovechándose de la situación de vulnerabilidad de aquellos, con fines de explotación. Acogió , en tanto hospedó y/o alojó en su finca a un grupo de cosechadores que amenazaba con no pagarles y arrojarles sus pertenencias si daban a conocer la situación en la que se encontraban". Y remarcaron: "La situación de vulnerabilidad en la que se encontraban los trabajadores surge patente".

Juicio abreviado

Una vez finalizada la etapa de instrucción, el imputado reconoció los hechos que se le atribuían, su autoría y la calificación legal que había sido propuesta por el fiscal.

El acuerdo, consensuado por el Ministerio Público Fiscal, el imputado y la defensa, fue elevado al Tribunal, integrado por Raúl Alberto Fourcade y Roberto Julio Nacif, que dictó dicha sentencia.