29 de enero de 2023
29 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el debate, intervino la Procuraduría de la Violencia Institucional (Procuvin)
Condenaron a prisión perpetua a un efectivo de la Policía Metropolitana por el homicidio de un joven
Los jueces Patricia Cusmanich, Sergio Paduczak y Ángel Nardiello le impusieron a Enzo Fabián Álvarez la misma pena solicitada por el fiscal Marcelo Martinez Burgos.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°22 consideró que Enzo Fabián Álvarez es culpable del delito de “homicidio agravado por haber sido cometido por un miembro de las fuerzas policiales en abuso de sus funciones”, que tuvo como víctima al joven de 25 años Bruno Germán Pappa. Los magistrados informaron que los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el viernes 28 de mayo. La querella, que actúa en representación de la hija de Pappa, también había solicitado prisión perpetua.

Además, los jueces le impusieron la obligación de asistir semanalmente a la oficina del Tribunal, así como también le prohibieron salir del país. Estas medidas serán comunicadas a Migraciones, Gendarmería Nacional, Policía Aeroportuaria y Policía Metropolitana. También, ordenaron remitir la pistola de Álvarez a la Policia Metropolitana.

En el veredicto, los jueces rechazaron todos los planteos de nulidad presentados por la defensa. Antes, tanto la querella como la defensa tuvieron oportunidad de contestarlos. Para el fiscal Marcelo Martinez Burgos, las presentaciones fueron “un intento de mejorar la situación” del imputado y sostuvo que siempre pudieron defenderse de todo. El abogado de Álvarez había planteado un enfrentamiento entre la Policía Federal y la Metropolitana como eje de la causa y señaló que había “intereses políticos”.

El hecho

El 8 de septiembre de 2011, Álvarez persiguió por más de una cuadra a Pappa luego de que la víctima le robara un bolso en la esquina de Leiva y Lemos, en Caballito. El efectivo dio la voz de alto, mientras sacaba su arma y “montaba el martillo”, es decir, la ponía en condiciones de disparar. Pappa, quien iba en una bicicleta, cayó al piso, situación que el imputado aprovechó para dispararle. El tiro dio en el bolso.

Finalmente, y con ayuda de otras personas según los testigos que se presentaron a declarar, Álvarez redujo a la víctima. Cuando el joven ya estaba en el suelo, y según uno de los testimonios, con una rodilla apoyada sobre él, le disparó en la cara a una distancia de entre 10 y 15 centímetros, tal como confirmaron varios peritos durante la instrucción.

El policía había argumentado que el disparo que terminó con la vida de Pappa fue producto de un forcejeo entre ambos. En su alegato, el fiscal Martinez Burgos había considerado que esta hipótesis quedaba “totalmente desvanecida” ya que la víctima estaba en un estado de “indefensión total”.  Para el representante del Ministerio Público, Álvarez actuó como policía cuando cometió el hecho, lo que demostró un “abuso de autoridad y de las facultades que el Estado le otorga”.