30 de enero de 2023
30 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Alojado en una celda de aislamiento
Denuncian a personal de la Comisaría Primera de Moreno por golpear a un detenido
La presentación fue realizada por la Procuraduría Contra la Violencia Institucional luego de que su titular, Abel Córdoba, inspeccionara la Seccional Primera de la Policía Bonaerense. Además remitió copia del acta labrada a la Procuradora General de la Provincia de Buenos Aires, María del Carmen Falbo, y al Fiscal General de Mercedes.

El titular de la Procuraduría Contra la Violencia Institucional (Procuvin), Abel Córdoba, denunció ante el Agente Fiscal en turno de la Fiscalías de Moreno que en la Comisaría Primera de ese partido de la Provincia de Buenos Aires un detenido fue golpeado. Junto con la denuncia se aportaron las fotografías tomadas por Procuvin y el acta del procedimiento para que se investigue la posible comisión de delitos por parte del personal policial.

También se sugirieron medias probatorias para la determinación de la responsabilidad de los agentes involucrados, solicitándose el apartamiento de la policía bonaerense de la investigación, y haciéndose especial hincapié en la necesidad de la intervención del Centro de Asistencia a la Víctima, y la aplicación durante la investigación del Protocolo de Estambul.

Además remitió copia del acta labrada a la Procuradora General de la Provincia de Buenos Aires, María del Carmen Falbo, y al Fiscal General de Mercedes.

La inspección

Fue luego de que el fiscal Córdoba junto a la subsecretaria letrada María Laura Grigera llevarán a cabo el sábado 11 de enero por la noche una inspección de los lugares donde se encontraban personas detenidas en la Seccional Primera de la Policía Bonaerense.

Tras ingresar al sector de calabozos, los representantes de la Procuvin detectaron la existencia de una celda de aislamiento extremadamente pequeña, de un metro de ancho por tres metros de largo, sucia, y sin luz natural ni artificial, en la que observaron una persona tirada en el piso, sin colchón.

Al entrevistar a la persona allí alojada, advirtieron que estaba golpeada, con visibles marcas en el rostro. Según el relato del detenido, fue golpeado por personal policial al momento de la detención en horas del mediodía, e incluso manifestó que le aplicaron un golpe en el pómulo con el caño de una escopeta.

Además la Procuvin constató que, pese al tiempo transcurrido en la dependencia y a lo ostensible de las lesiones, el personal policial no le había procurado atención médica, no había sido examinado por ningún médico y únicamente lo habían llevado al Hospital donde se le extendió una orden para la toma de una placa radiográfica.

En el informe, Abel Córdoba hizo hincapié que en relación al estado del detenido, el personal policial lo justificó diciendo que se había resistido a la detención, naturalizando los golpes y destrato que sufría por sus dolencias.

A partir de la constatación de hechos de violencia aplicados a personas detenidas, el titular de Procuvin solicitó mantener comunicación con el agente fiscal en turno en la jurisdicción, Mariano Navarro, contacto que no se concretó debido a la negativa de recibir dicha comunicación por parte del funcionario, decisión que hizo saber a través del secretario Walter Velázquez Corrente.

Córdoba precisó en el acta que se presentó junto con la denuncia que se inspeccionaron las cuatro celdas del sector de calabozos y que verificaron que contaban con cuatro camas, pero en ellas se alojaban entre seis y ocho personas. Agregó que había detenidos que dormían en colchones que ubicaban en el piso a la hora de acostarse, tenían un retrete sin luz, y todo el lugar presentaba un visible estado de suciedad; y que observó que los internos acumulan botellas con agua ya con frecuencia se corta su suministro.

En el acta elaborada por la Procuvin se dejó constancia que las personas allí alojadas permanecen en sus celdas las 24 horas del día, excepto para las visitas familiares que se realizan una vez por semana durante una hora, en un locutorio, sin contacto físico con ellos; y que algunas llevaban así detenidas más de dos meses.