22 de abril de 2021
22 de abril de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal Miguel Palazzani impulsó una causa penal
Neuquén: ordenan al SPF extremar medidas de higiene luego de hallar materia fecal de roedores en la comida de la cárcel federal
El Juzgado Federal N°1 hizo lugar a un habeas corpus correctivo. Ordenó el reacondicionamiento del área de producción de alimentos e inspecciones mensuales a cargo del organismo municipal de bromatología. Dispuso una capacitación en manipulación de alimentos y buenas prácticas para el personal que trabaja en el taller de panadería del establecimiento.

En línea con el dictamen del fiscal general ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Neuquén, Miguel Ángel Palazzani, el Juzgado Federal n° 1 de esa ciudad, a cargo del juez Gustavo Villanueva, hizo lugar a un habeas corpus correctivo por el agravamiento en las condiciones de detención para la población privada de su libertad en el pabellón B1 de la Unidad Residencial II del Complejo Penitenciario Federal V-Senillosa, dependiente del Servicio Penitenciario Federal, luego de detectar materia fecal de roedores en los panificados destinados al consumo de las personas detenidas. La fiscalía, en tanto, impulsó una causa penal para determinar responsabilidades.

El habeas corpus correctivo, que dispone modificaciones en las medidas de higiene y capacitaciones para el personal del SPF, había sido requerido por un grupo de internos que se encuentran allí alojados. Según se denunció en la presentación, en dos ocasiones fue hallada materia fecal de roedores en panificados de consumo de la población carcelaria. En las inspecciones citadas en la sentencia se registró el hallazgo de heces de roedores en la máquina amasadora, además de detectar gorgojos y otros insectos. A su vez, se advirtió, entre otras deficiencias higiénicas, que las personas que realizan la manipulación de alimentos no cuentan con la habilitación para ello.

En este marco, la resolución judicial sostiene que se acreditó la configuración de “un agravamiento en las condiciones de detención, atento las deficientes condiciones de sanidad que presenta la panificación que les es entregada diariamente [a las personas detenidas], con un riesgo potencialmente grave para su salud producto de la presencia de roedores y las deficiencias observadas en la infraestructura, equipamiento y limpieza de las instalaciones”.

De esta manera, el juzgado ordenó que en treinta días el complejo penitenciario subsane las falencias registradas por la inspección de los funcionarios del área de Bromatología de la Municipalidad de Senillosa y acondicione las instalaciones en consonancia con el respeto de los requisitos generales para establecimientos elaboradores de alimentos en la zona de manipulación, que incluye revestimiento de paredes, instalación de cortinas plásticas, lámparas atrapa insectos, rejillas, ente otros.

En este mismo sentido, la resolución judicial dispone que el mismo área municipal inspeccione de forma mensual el cumplimiento de las medidas sanitarias correspondientes. Además, obliga al establecimiento penitenciario a exhibirle las constancias de las fumigaciones a las autoridades municipales y ordena que estas pongan en conocimiento del juzgado cualquier anomalía que detecten.

El juez Villanueva además solicitó la colaboración de la Dirección de Calidad Alimentaria de la Municipalidad de Neuquén para el dictado de un curso de manipulación de alimentos y buenas prácticas de elaboración para personal que trabaja en el taller de panadería del establecimiento federal.

Finalmente, el magistrado puso en conocimiento de lo actuado a la intervención del Servicio Penitenciario Federal.