22 de enero de 2018
22 de enero de 2018 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Audiencia ante la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal
El MPF solicitó que se revoque el fallo que sobreseyó a los imputados en la megacausa por cuevas financieras en Mar del Plata
La Cámara Federal de esa jurisdicción había decretado la nulidad de todo lo actuado en base a una supuesta inexactitud en la redacción de un breve informe por parte de Gendarmería. El fiscal general Gabriel Pérez Barberá insistió en que un mero error de contenido, sin mala fe, en un instrumento que además no fue el único elemento que orientó la compleja investigación, jamás puede motivar tal nulidad; aseguró que de confirmarse la resolución quedará impune, “por una nimiedad”, la pesquisa que dio cuenta de una organización criminal que lavaba activos provenientes de delitos graves.

El fiscal general Gabriel Pérez Barberá, en su carácter de fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, intervino el jueves pasado en la audiencia convocada por ese tribunal para tratar el recurso de casación presentado por el propio Pérez Barberá como coadyuvante en la causa, y por el fiscal general Daniel Adler en contra de una resolución de la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata que anuló lo actuado y sobreseyó a todos los imputados por una supuesta inexactitud de contenido en un breve informe de media página elevado al juez por dos oficiales de la Gendarmería Nacional.

Se trata de una megacausa que involucra a importantes casas de cambio de Mar del Plata, como Transcambio y Jonestur, que incluyó múltiples allanamientos, detenciones y el secuestro de millones de pesos y de dólares, por orden del juez federal Santiago Inchausti, a pedido de la fiscal Laura Mazzaferri.

Sin embargo, por esa inexactitud de los gendarmes que el Ministerio Público Fiscal considera nimia, de buena fe y sin ningún peso en el curso de la investigación, la Cámara de Apelaciones declaró una nulidad que los fiscales calificaron como "insólita".

En la audiencia, Pérez Barberá explicó que nunca un error de contenido puede dar lugar a una nulidad, porque esa medida está destinada únicamente a subsanar errores formales. Las defensas, sin embargo, sostuvieron que no se trató de un mero error sino de un acto deliberado y delictivo de falsedad ideológica de los gendarmes. Consultado al respecto por Fiscales, Pérez Barberá indicó que, tal como se lo demuestra en el recurso de casación, se trató de una mera inexactitud de buena fe de los gendarmes, y que éstos nunca fueron denunciados ni investigados penalmente por la redacción de ese informe, algo que sin duda hubiera ocurrido si en verdad se tratara de una falsedad delictiva.

En la audiencia, Pérez Barberá insistió en que, si la Cámara de Casación confirma los sobreseimientos, quedará impune, por una nimiedad que no fue la única fuente de información que orientó la pesquisa, una investigación muy compleja que da cuenta de la existencia de una verdadera organización criminal que lavaba dinero proveniente de delitos graves, como corrupción y, agregó ante Fiscales , también narcotráfico, pues hay documentación secuestrada que demuestra la vinculación de un imputado en la causa "Carbón Blanco" con Transcambio, así como el vínculo, a través de unas 8 mil cuentas, entre Jonestur y la banca privada de Andorra, conocido paraíso fiscal en el que, mediante sociedades offshore, se habrían lavado activos de numerosos ciudadanos argentinos, entre ellos una persona que está sindicada como testaferro de Daniel Muñoz, fallecido ex secretario del ex presidente Néstor Kirchner.

El recurso de casación abunda en razones orientadas a demostrar que sólo un vicio formal de extrema gravedad puede motivar que se anule un acto, y que ni siquiera en esos casos ello implica la necesidad de anular toda una causa y de sobreseer a todos los imputados, en especial si, como en este caso, se trata de una causa tan importante.

Durante la audiencia, no obstante, las defensas intentaron en todo momento minimizar la magnitud e importancia de la causa; en tanto, Pérez Barberá insistió en que la propia presencia de todas las partes allí contradecía esa minimización.