22 de abril de 2021
22 de abril de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Nueva audiencia en el juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado
AMIA: “Nadie tenía una preparación en terrorismo internacional”
En la audiencia del jueves declararon dos integrantes del Juzgado Federal N°9, que estuvo a cargo del destituido ex magistrado Juan José Galeano. Uno de ellos sostuvo que el personal de esa dependencia no estaba capacitado para afrontar una causa de esa envergadura. Ambos coincidieron en que supieron de la existencia de cámaras instaladas en el juzgado.

El juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado a la AMIA continuó el jueves con una audiencia en la que declararon dos integrantes del Juzgado Federal N°9, que durante varios años fue encabezado por el destituido y hoy acusado Juan José Galeano. En representación del Ministerio Público Fiscal intervinieron los fiscales Sabrina Namer y Roberto Salum, junto al fiscal ad hoc Miguel Yivoff.

El primero en brindar su testimonio fue Nicolás Bentancourt. Tras contar cómo fue su ingreso al juzgado, el testigo señaló que “se sabía que había cámaras” en las instalaciones de la dependencia, cuyas grabaciones “se usaban para trabajar en los testimonios, analizar las declaraciones testimoniales, que eran extensísimas”. En ese sentido, aclaró que para 1999 -cuando empezó a trabajar allí- ya no estaban. Por otra parte, expresó que se enteró del pago [al reducidor de autos Carlos Telleldín] “por el juicio” que culminó en 2004 con la absolución de todos los acusados “y los medios”;  esa maniobra encuadraría dentro del delito de peculado, que es la sustracción ilegítima de caudales pertenecientes al Estado Nacional para darle un destino no previsto legalmente en sus atribuciones, por el que están acusados el ex jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy en calidad de autor; Galeano, Telleldín, Víctor Stinfale, Ana Boragni y Patricio Finnen, como partícipes necesarios; los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia y el ex presidente de la DAIA Rubén Beraja, como partícipes secundarios. La hipótesis es que a cambio de ese dinero, Telleldín incriminó falsamente a los agentes de la Policía Bonaerense en una ampliación de su declaración indagatoria, vertida en julio de 1996.

Por otra parte, ante preguntas de la fiscalía, el testigo señaló que no debió trabajar sobre la pista que apuntaba contra Kanoore Edul -conocida como “pista siria”-, y que el trato con Mullen y Barbaccia eran “como con cualquier otra de las partes”. Finalmente, consideró que los por entonces integrantes del Juzgado Federal N°9 “no estaban capacitados para llevar una causa de esa envergadura”. “Nadie tenía una preparación en terrorismo internacional”, detalló.

Luego fue el turno de declarar de Mariana Ércoli, que en la actualidad se desempeña como secretaria de la dependencia que estuviera  a cargo de Galeano. La testigo contó que en 1998 entró al juzgado como meritoria. Para esa época no vio cámaras, pero supo que hubo y que se habían filmado declaraciones; en 1997 se difundieron videos en los que se podía observar y escuchar a Galeano y Telleldín conversando en un despacho del juzgado. Entre sus tareas se contaba ordenar los cassettes de las intercepciones telefónicas y archivar las transcripciones de las escuchas, sobre lo que también supo que faltaron.

Tras una breve interrupción en el suministro eléctrico por el que se debió interrumpir la audiencia, el Tribunal Oral Federal N°2 -integrado por los jueces Jorge Gorini, Néstor Costabel y Karina Perilla (en esta ocasión como presidenta) y Domingo Altieri como cuarto magistrado- comunicó que los próximos testigos en declarar son ahora funcionarios del Ministerio Público Fiscal, y que se expresarán por escrito ante el pliego de preguntas que envíen las partes. De esa forma, la próxima audiencia tendrá lugar después de la feria judicial de invierno, con la declaración de otros tres testigos prevista para el 4 de agosto.