03 de octubre de 2022
03 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Continúa el juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado
AMIA: un ex prosecretario de Galeano afirmó que “el pago no era algo secreto en el Juzgado”
Claudio Lifschitz aseguró además que la Secretaría de Inteligencia se encargó de la entrega de dinero al entonces imputado Carlos Telleldín y que para ello el ex juez federal había hablado con Hugo Anzorreguy. El testigo declaró cerca de cuatro horas y se espera que continúe el próximo jueves.

El ex prosecretario del Juzgado Federal encabezado por Juan José Galeano, Claudio Lifschitz, declaró como testigo el lunes pasado en el juicio que se lleva adelante por el encubrimiento y la desviación de la investigación del atentado a la AMIA en los tribunales federales de Retiro. En 1995, Lifschitz ingresó al Juzgado para ese entonces a cargo de Juan José Galeano. En representación del Ministerio Público Fiscal, estuvieron presentes los cotitulares de la Unidad Fiscal AMIA  Roberto Salum, Leonadro Filippini y Santiago Eyherabide y el fiscal ad hoc Miguel Yivoff.

Lifschitz declaró cerca de cuatro horas y se espera que continúe haciéndolo este jueves a partir de las 10 de la mañana. Volvió a referir todas las irregularidades que, a su entender, cometieron el ex juez federal, algunos de sus empleados y  personal de la SIDE en la investigación del atentado a la mutual.
“Yo no sé en qué ámbito físico ocurrió el pago, de eso se encargó la Secretaría de Inteligencia (…) para el pago el ex juez federal Galeano lo habló con Hugo Anzorreguy”, dijo Lifschitz. El testigo explicó además que el tema del pago no era algo secreto en el Juzgado y que la idea había surgido del entonces juez federal.

Asimismo, afirmó que la declaración indagatoria en la que  Telleldín involucró a los policías bonaerenses en el atentado fue un hecho de trascendencia para la causa. Explicó que “los negocios eran entre Carlos Telleldín y Juan José Galeano”. Con relación a los  fiscales dijo que "jamás bajaron, no sé por qué se mantuvieron distantes, sabían pero no estaban ahí”. También se le preguntó por el video en el que se ve al juez y al imputado hablar del pago antes de la declaración. Dijo que muchos documentos fílmicos “fueron quemados cuando salieron a la luz” las irregularidades y que el supuesto robo al juzgado que permitió la filtración de la información fue “una mentira de Galeano”.

Cámaras ocultas

A su vez, el testigo explicó que existían cámaras ocultas en varios despachos. En los tribunales federales ubicados en Comodoro Py 2002, la Secretaría de Inteligencia había colocado una cámara oculta en el despacho del ex juez Galeano y también en la oficina de los secretarios Javier De Gamas y Carlos Velasco y otra en la de Susana Spina.

Explicó Lifschitz que las cámaras se usaban para grabar declaraciones indagatorias y testimoniales, así como entrevistas informales y que el sistema instalado en el juzgado grababa dos VHS a la vez de cada registro. Resaltó que las personas que declaraban no sabían que estaban siendo filmadas. Luego el documento filmado era guardado en la caja fuerte de los secretarios.

Los dichos de Lifschitz sobre este eje de su declaración van en línea con lo manifestado por otros testigos ante el Tribunal, quienes también habían afirmado la presencia de cámaras ocultas.