08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Acceso a la Justicia para vecinos del barrio Centenario
Mar del Plata: ATAJO en una jornada del plan “Estar ahí”
Participaron representaciones nacionales del ministerio de Desarrollo Social, ANSES y Superintendencia de Salud, además de la Defensoría del Pueblo bonaerense y el intendente municipal. El fiscal general Daniel Adler acompañó la iniciativa.

Durante esta semana, el equipo marplatense de la Dirección general de Acceso a la Justicia acompañó con un stand un operativo del Estado nacional en el marco del plan “Estar ahí”. La jornada se realizó en el barrio Centenario, donde los operadores de ATAJO atendieron decenas de consultas y requerimientos de sus vecinos.

El Centenario es un complejo de viviendas construido durante la última dictadura cívico militar. Edificado sobre terrenos inestables y anegadizos, cuenta con alrededor de 1600 viviendas que permanecen alerta ante posibles hundimientos o derrumbes. Los departamentos son habitados por numerosas familias, algunas de ellas destinatarias originales del plan de viviendas y otras que pudieron adquirirlas tras sucesivas transferencias.

La Plaza central del “Cente” fue el lugar elegido por el operativo interministerial “Estar ahí”, una iniciativa del Estado nacional para acercar a los vecinos de los barrios menos favorecidos aquellos dispositivos estatales que tienen la misión de garantizar el acceso a derechos como la salud, la seguridad social y por supuesto: la justicia.

El trabajo comenzó con un relevamiento que duró cinco días y que fue realizado por voluntarios y militantes de distintas ONG y organizaciones que trabajan en el barrio, previamente capacitados, coordinados y supervisados por operadores estatales. De esta etapa previa también participó el equipo de ATAJO Mar del Plata.

En el relevamiento, se tomó nota de condiciones habitacionales, la composición de las familias, la situación particular de cada integrante en torno a documentación, acceso a beneficios sociales, jubilaciones, condiciones sanitarias, y problemáticas particulares que se pudieran detectar. Asimismo, se informó acerca de los días en los cuales los dispositivos iban a estar presentes en el barrio realizando tramites de documentación, controles de salud, tramites jubilatorios y de pensiones, asesoramiento jurídico, así como también actividades culturales y entretenimientos para los niños.

Finalizado el relevamiento, los stands institucionales se emplazaron sobre el césped de la plaza central. Un camión sanitario del ministerio de salud servía de referencia y los distintos dispositivos se dispusieron a su alrededor conformando una verdadera feria de acceso a derechos. La carpa de ATAJO comenzó el primer día desde muy temprano a recibir consultas de los vecinos, entre ellas, Daniela y Angela.

Ambas mujeres relataron casos similares: la toma de créditos para la compra de electrodomésticos, que habían dejado de pagar por haber quedado desempleadas. Ambos casos fueron derivados a la Defensoría de Derecho del Consumidor para intentar una conciliación con las empresas. Genaro, Ruth y otros 65 consultantes se acercaron por problemas de documentación, tema que sería atendido los últimos tres días del operativo, cuando el Camión del Registro de las Personas se haría presente en el predio. Las consultas fueron recibidas por ATAJO quien se encargó de gestionar los turnos para la realización del trámite ante la oficina móvil del Registro.

Además de los integrantes marplatenses de la Dirección general de Acceso a la Justicia del MPF, participaron de las actividades y atendieron de manera conjunta el fiscal general federal Daniel Adler y la integrante del ATAJO Móvil de la Ciudad de Buenos Aires, Constanza López. Ambos charlaron con los vecinos, recibieron consultas y participaron de la gestión de los casos que recibieron, lo que resultó una experiencia enriquecedora.

La presencia del stand de ATAJO se extendió de miércoles a viernes y además de las ya mencionadas se recibieron otras 30 consultas, la mayoría de ellas sobre conflictos de familia, derecho penal y laboral.

Sumado a la tarea habitual de recepción de consultas, gestión de casos y derivaciones, el equipo de ATAJO realizó importantes contactos interinstitucionales. Además de la tarea conjunta con los trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, la ANSES y la Superintendencia de Salud de la Nación, visitó la oficina móvil de ATAJO el intendente municipal Gustavo Pulti, quien fue informado sobre la marcha del programa ATAJO en la ciudad.

Ubicado a tres kilómetros del centro de la ciudad, la fisonomía del complejo permite distinguir con claridad si uno se encuentra dentro o fuera del barrio: sus edificios mirando hacia “adentro”, las plazas internas, la simetría de los trazos, las pintadas del club Alvarado, las escaleras externas, las rejas. Estas características contribuyen a la mística del barrio, pero también generan un verdadero aislamiento. La trama del barrio es discontinua a la del resto de la ciudad, las calles que llegan desde el afuera se topan con muros o plazas, y esto enfatiza la percepción “ajena” de quienes no forman parte del complejo.

El Centenario tiene una tradición de trabajo, la mayoría de sus habitantes laboran informalmente, en empleos temporarios, conocidos por todos, pero invisibles: ciudacoches, vendedores ambulantes, puesteros. Carlos vende remeras cuando hay recitales o partidos de la selección Argentina, y en verano alterna la venta ambulante de gaseosas o de pilotos para la lluvia, según las condiciones climáticas. Los más afortunados cuentan con un empleo fijo en las fábricas de la zona portuaria, en la construcción o tienen su propio emprendimiento, aunque en casi todos los casos los modos de contratación son precarios y la cobertura social inexistente.

Estas condiciones de precariedad laboral, social y habitacional repercuten negativamente en la autoestima de los jóvenes, como así también en la imagen que el resto de la ciudad tiene con respecto al barrio, por lo que cada hecho delictivo ocurrido allí, es mirado de reojo por los vecinos más favorecidos de la ciudad.

Para ATAJO, Centenario es un barrio especial: un barrio de historias y desencuentros, de esfuerzo constante, de estigmatización, de derechos vulnerados, pero principalmente de historias dignas de ser resignificadas.