03 de marzo de 2021
03 de marzo de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Para recabar información digital almacenada en cuentas y servidores alojados en Estados Unidos y la Unión Europea
El MPF actualizó su “Guía de Buenas Prácticas para Obtener Evidencia Electrónica en el Extranjero”
La herramienta fue elaborada por la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI) y la Dirección General de Cooperación Regional e Internacional (DIGCRI).

La Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI) y la Dirección General de Cooperación Regional e Internacional (DIGCRI) de la Procuración General de la Nación actualizaron la Guía de Buenas Prácticas para Obtener Evidencia Electrónica en el Extranjero, con el objetivo de brindar a las y los investigadores una herramienta que sirva en caso de que necesiten recabar información digital almacenada en cuentas y servidores alojados en el extranjero, en particular, en los Estados Unidos de América y en la Unión Europea.

El documento revisa las diferentes clases de información y su forma de obtenerla; brinda recomendaciones para su correcta y rápida preservación, como medida previa a solicitar los datos digitales específicos que requiere el caso concreto; cómo proceder en casos de emergencia, y consejos para organizar el trabajo fiscal antes de enviar solicitudes de cooperación interinstitucional o de asistencia jurídica internacional.

La UFECI y la DIGCRI indicaron que ante la creciente criminalidad nacida a partir de los diversos usos que se realiza de las tecnologías de la información y la comunicación para la comisión de los diferentes tipos penales que se encuentran descriptos en el Código Penal, se dota al Ministerio Público Fiscal de la Nación de herramientas y procedimientos que permiten mejorar la investigación criminal y la obtención de datos digitales.

Las áreas autoras de la Guía destacaron que tanto la República Argentina como los Estados Unidos de América son Estados partes del Convenio sobre Ciberdelito del Consejo de Europa (ETS N° 185), conocido como Convención de Budapest, por haber sido firmada en esa ciudad el 23 de noviembre de 2001.