22 de febrero de 2024
22 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Comercialización ilegal de divisas
Allanan una cueva financiera que funcionaba en un consultorio médico
La Procelac, junto con la Gendarmería Nacional y el Banco Central, participó de un allanamiento donde se secuestraron 50.000 dólares, 150.000 pesos, 4500 euros y 6500 reales. El lugar operaba dentro del consultorio de un médico bajo el nombre de "Consultora Financiera Urquiza” por lo menos desde el año 2003.

El titular del Área Fraudes Económicos y Bancarios de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Pedro Biscay, junto a personal de la Gendarmería Nacional y el Banco Central participaron de un allanamiento a una cueva financiera que para funcionar utilizaba como fachada un consultorio medico. El operativo fue ordenado por el juez en lo Penal Económico Alejandro Catania en el marco de una investigación por comercialización ilegal de divisas.

El local allanado, ubicado en Avenida Triunvirato 3940, está a cargo del médico Christian Darío Montero, donde además de ejercer la medicina, se presume que se realizaban operaciones ilegales de cambio de divisas bajo el nombre de “Consultora Financiera Urquiza”, por lo menos desde el año 2003. En otras oportunidades el lugar había sido allanado sin éxito, por causas donde se investigaban operaciones similares.

Durante el allanamiento se secuestraron aproximadamente 50.000 dólares, 150.000 pesos, 4500 euros, 6500 reales y libras esterlinas. En el local se halló instrumental médico, aparentemente ginecológico y en pésimas condiciones de higiene (camillas, pinzas, etc.).

El lugar contaba con una autorización de la Dirección de Verificaciones y Habilitaciones, de la Secretaría de Justicia y Seguridad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para funcionar como consultorio profesional desde el año 2001.

Por este motivo, el titular de la Procelac, Carlos Gonella, con conocimiento del juez a cargo, puso al tanto del hallazgo al Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos aires.

Al momento del hecho, el médico se encontraba armado y se resistió al accionar de la Gendarmería Nacional. Cuando advirtió la presencia de la fuerza pública, intentó eliminar dos bolsas en donde ocultaba las divisas y las constancias de operaciones de cambio efectuadas, arrojándolas al edificio de un vecino.

En la "cueva" se encontraba también personal activo de una fuerza de seguridad que "trabajaba" de custodio. Por este motivo, una vez finalizado el procedimiento, el Área Fraudes Económicos y Bancarios de la Procelac presentó una denuncia por desobediencia, ocultación de elementos destinados a servir de prueba y cohecho, dado que el médico habría intentado desactivar el allanamiento mediante algún tipo de arreglo con los funcionarios presentes.

El comercio ilegal de divisas

Este procedimiento se inscribe en el marco de la decidida actuación de la Procelac ante el fenómeno delictivo de comercialización de divisa sin autorización legal, emitida previamente por el BCRA. En lo que va del año, la incidencia de la Procuraduría en ese tipo de investigaciones, en las que interviene como soporte técnico del BCRA, trajo como resultado el secuestro de importantes sumas de dinero, históricas según los registros de la autoridad monetaria.

Gonella consideró que “es de suma importancia la actuación conjunta de ambos organismos y del rol que está cumpliendo la Gendarmería Nacional en las investigaciones, para atacar el fenómeno delictivo de la comercialización de divisa al margen del sistema de control estatal, lo cual constituye una conducta ilegal de suma gravedad por sus consecuencias”.

En tal sentido, Pedro Biscay expresó que “mediante este tipo de maniobras delictivas generadoras del llamado 'dólar blue', ciertos operadores financieros buscan desestabilizar el mercado cambiario utilizándolo como polea de transmisión para provocar corridas financieras, y fuga de capitales”.

Por estos motivos, la Procelac, según su titular, proyecta intensificar el trabajo conjunto con el Banco Central y las fuerzas de seguridad para endurecer la política de persecución de los ilícitos cambiarios, con el fin de llegar a los operadores financieros que producen y reproducen esta actividad ilegal.