03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Panel “Corrupción. Miradas amplias. Perjuicios, prejuicios y percepciones sociales”
Gonella: "Sería muy importante que las denuncias sean serias y que concluyan con penas”
El titular de la Procelac abrió la última jornada del ciclo “Nuevos enfoques en la lucha contra la corrupción y la criminalidad económica”. También, participaron el ex presidente de la Oficina Anticorrupción, José Massoni; el periodista Alejandro Bercovich; el sociólogo Sebastián Pereyra, y el presidente de la Comisión de Seguimiento del Cumplimiento de la Convención Interamericana contra la Corrupción, Ángel Bruno

El fiscal general a cargo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, fue el encargado de la apertura de la última jornada del ciclo “Nuevos enfoques en la lucha contra la corrupción y la criminalidad económica”. Junto al ex juez de Cámara y ex presidente de la Oficina Anticorrupción, José Massoni; el economista y periodista Alejandro Bercovich; el sociólogo Sebastián Pereyra, y el presidente de la Comisión de Seguimiento del Cumplimiento de la Convención Interamericana contra la Corrupción, Ángel Bruno, el titular participó del panel realizado en el marco del Día Internacional contra la Corrupción sobre “Corrupción. Miradas amplias. Perjuicios, prejuicios y percepciones sociales”.

Gonella sostuvo que “es necesario profundizar el debate sobre la corrupción y superar el discurso sesgado de la prensa hegemónica que sólo apunta a los funcionarios públicos”, y planteó la importancia de discutir sobre la corrupción en toda su dimensión; y analizar el fenómeno y también el rol de los medios de comunicación.

El fiscal anti lavado citó al filósofo cordobés Ernesto Garzón Valdez, quien estudiaba la corrupción tanto desde la perspectiva política como moral. Gonella afirmó que "la hipótesis de que a cuanto mayor es el desarrollo de los países y el consenso político menor es el grado de corrupción, no es empíricamente sostenible hoy al observar el escándalo que afecta a España por casos de corrupción monumentales". Y agregó que "con respecto a la cuestión moral, también está puesta en juicio ya que la violación de un sistema, de una norma, puede no ser inmoral. Y dio un ejemplo al respecto al asegurar que nadie consideraría inmoral a Oskar Schindler por haber coimeado a nazis para salvar vidas".

El titular de la Procelac sostuvo que “el concepto 'corrupción' está vinculado al sistema normativo religioso, político, empresarial y deportivo; y que no hay inconveniente semántico en considerar a un deportista, empresario, legislador o gobernante como corrupto, que no es sólo atribuible a un funcionario público sino a alguien que tenga autoridad para tomar decisiones, capacidad de decidir”. Además, puntualizó que “sus deberes posicionales constituyen una propiedad fundamental a la hora de analizar un hecho de corrupción”. Al término de su exposición, Gonella señaló que “sería muy importante que las denuncias sean serias y que concluyan con penas”.

En tanto, el sociólogo y autor del libro "Política y transparencia. La corrupción como problema público", Sebastián Pereyra, dijo que “a nadie escapa que en los últimos 25 años la corrupción ha inundado el lenguaje político desplazando a lo ideológico y programático” y aseguró que “tal como está planteado el problema, es imposible solucionarlo”. Además, se refirió a la dificultad que hay para cuantificar seriamente el nivel porque lo único existente son mediciones sobre la representación en encuestas anónimas realizadas a empresarios que tienen como seria falencia la distancia enorme entre la percepción y la victimización.

Pereyra agregó que es complejo definir qué es corrupción, ya que puede incluir diferentes prácticas como delitos contra lo público, hechos inmorales, ilegales, ilegítimos. También, hizo hincapié sobre la brecha que hay entre las denuncias y las políticas de transparencia, y que el fenómeno se debate a través de los escándalos como si fuera una cuestión moral.

Por otra parte, el presidente de la Comisión de Seguimiento del Cumplimiento de la Convención Interamericana contra la Corrupción, Ángel Bruno, subrayó el gran problema que significa esta problemática tenga como centralidad el escándalo y la disputa política y el tipo de operadores que sostienen esos escándalos como herramienta política para obtener un rédito sin que les importe realmente terminar o combatirla.

Para el ex juez de Cámara y ex presidente de la Oficina Anticorrupción, José Massoni, el combate contra la corrupción es esencialmente en sentido político antineoliberal y anticapitalista porque los grandes corruptores son los grandes capitales privados casi todos extranjeros. Massono señaló que casi todo el trabajo de la humanidad va a terminar en los “paraísos” fiscales y dio el ejemplo que en sólo cinco días hay un movimiento de dinero equivalente a la producción anual mundial.

Por último, el periodista y economista Alejandro Bercovich consideró “imprescindible encarar el problema de la corrupción como un fenómeno más amplio que el honestismo como las denuncias dominicales de Lanata, que el capitalismo como sistema es estructuralmente corrupto”, pero aseguró que para él es muy importante también "combatir la corrupción gubernamental, la de los funcionarios públicos”. Y aseguró que “la gran deuda después de 31 años de democracia es no haber transparentado el funcionamiento de los partidos políticos, que es imposible que sostengan sus costosísimas campañas con donaciones empresariales de supuestamente sólo 5 o 10 mil pesos”.