03 de octubre de 2022
03 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Durante una nueva audiencia en el juicio por el encubrimiento del atentado
AMIA: dos testigos denunciaron presiones del ex juez Juan José Galeano
Se trata de Jorge Rago y Diego Barreda, quienes formaron parte del grupo de policías bonaerenses detenidos en julio de 1996 en el marco de la "Causa Brigadas", conexa a la investigación del ataque a la mutual. Ambos coincidieron en señalar las amenazas del entonces magistrado para imputar a otros miembros de la fuerza.

El juicio por el encubrimiento y desviación del atentado a la AMIA se reanudó hoy a las diez de la mañana con la declaración de los testigos Jorge Rago y Diego Barreda, dos ex policías bonaerenses detenidos en julio de 1996. Ambos estuvieron imputados en denominada “Causa Brigadas”, y hoy forman parte de la querella conformada por los ex policías bonaerenses.

El debate oral y público lo lleva adelante el Tribunal Oral Federal N°2 e intervienen los co-titulares de la Unidad Fiscal AMIA Sabrina Namer y Roberto Salum, junto a los fiscales ad-hoc Fernando Comparato y Miguel Yivoff, en representación del Ministerio Público Fiscal. El juicio se reanudó la semana pasada luego del receso judicial de enero.

Como todos los jueves, en la sala AMIA del subsuelo del edificio de Comodoro Py cerca de las diez de la mañana se dio comienzo a la audiencia, en este caso con la declaración de Jorge Rago. Pausado y ordenado en la exposición, el testigo dejó en claro que mantuvo una reunión informal con el entonces juez Juan José Galeano, en la que fue presionado para que declare en contra del comisario Juan José Ribelli. El testigo aseguró que luego de ese encuentro -unos “20 días después”-, fue detenido. Rago, al momento de los hechos, se encontraba prestando funciones como Jefe de Operaciones de la Brigada de San Isidro.

Sobre la “reunión informal”, también contó que el abogado Gustavo Semorile fue la persona que lo fue a buscar para reunirse con Galeano y lo llevo al juzgado. Según el testigo, esa reunión estuvo grabada y podría ser uno de los videos destruidos posteriormente. El ex policía bonaerense resaltó respecto a su liberación que era algo que “correspondía”, y que el ex juez bastante "daño" ya le había causado.

Por la tarde, fue el turno de Diego Barreda. El testigo remarcó en su relato que le habían llamado la atención los hechos por los cuales había sido detenido oportunamente, ya que el propio Estado sabía que trabajaba para la SIDE. Durante su exposición, Barreda se mostró sorprendido de haber sido reclutado por la agencia de inteligencia con conocimiento de sus superiores -y según sus dichos, hasta del propio juez Galeano- para colaborar en la investigación de un hecho que finalmente le terminaban imputando a él mismo.

En ese sentido, dejó en claro al tribunal y a las partes que al momento de tomarle indagatoria en el juzgado federal, lo hicieron sin un abogado defensor y que se encontraban presentes Galeano y, alternativamente, los fiscales Mullen y Barbaccia, además de los secretarios. La declaración habría durado hasta la madrugada y, durante ese transcurso, habría sido presionado por el ex juez federal, quien le habría advertido que le estaban imputando el atentado a la mutual. Barreda manifestó que mucho de lo que firmó en esa declaración no lo había dicho.

El tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta el próximo jueves a las 10 de la mañana, cuando se espera que declaren otros dos ex policías bonaerenses, Oscar Bacigalupo y Argentino Lasala.