03 de octubre de 2022
03 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Continúa el juicio por el encubrimiento y desviación en la investigación del atentado
AMIA: otros dos ex policías denunciaron presiones de Galeano y Palacios
Al momento de los hechos, Víctor Cruz y Walter Castro se desempeñaban en la Brigada de Investigaciones de Lanús. Durante la audiencia de ayer detallaron las presiones que en forma directa o a través de terceros habrían ejercido el ex juez Juan José Galeano y el ex comisario Jorge "Fino" Palacios para que incriminaran a Ribelli.

El juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado a la AMIA continuó ayer con el testimonio de los ex policías Víctor Cruz y Walter Castro. Ambos señalaron haber recibido presiones en 1996 para declarar en contra de Juan José Ribelli en lo que se conoció como la “conexión local” del ataque a la mutual, ya sea directamente de parte del entonces juez a cargo de la causa, Juan José Galeano, o en representación del comisario Jorge “Fino” Palacios, quienes se encuentran entre los acusados. Los cotitulares de la Unidad Fiscal AMIA Sabrina Namer, Roberto Salum y Leonardo Filippini, junto al fiscal ad-hoc Miguel Yivoff, intervinieron en representación del Ministerio Público Fiscal.

Los dos testigos recordaron que a la fecha de los hechos se desempeñaban en la Brigada de Investigaciones de Lanús de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Al respecto, indicaron que en marzo de 1994 participaron del intento detención del reducidor de autos Carlos Telleldín, meses antes del atentado.

En primer lugar, Cruz -que estuvo detenido seis años y llegó a ser juzgado en el primer debate oral y público que culminó en 2004, pero no fue acusado en los alegatos y terminó absuelto- relató que estando detenido en la cárcel de Caseros, se presentaron dos hombres -uno de apellido Aguilera- como enviados de Jorge “Fino” Palacios. Allí le señalaron que sus condiciones de detención y su situación procesal podrían mejorar si hablaba en contra de Ribelli; de esa forma, sería enviado a dependencias de la policía montada, bajo la promesa de que eso beneficiaría su delicado estado de salud.

Además, refirió que a su hijo, que se desempeñaba como policía en Pinamar, uno de sus jefes le exigió que declare en el mismo sentido. En este juicio, Cruz es querellante junto a otros ex policías.

Luego fue el turno de Walter Castro. Si bien no llegó a ser imputado en la investigación del atentado, contó que cuando fue trasladado a los tribunales federales de Retiro para declarar como testigo en el marco de un comparendo compulsivo, recibió el trato de un detenido -al respecto indicó que fue esposado, incomunicado y despojado de sus pertenencias, entre otras cosas-. Ya ante Galeano, el magistrado le habría dicho: “No me pongas esa cara de boludo que con esto vas 15 años a la cárcel”; “Esto a mí no me sirve”; y “no sabía que estabas protegiendo a esa banda de delincuentes”, en referencia a Ribelli y los demás agentes que habían sido señalados por Telleldín, pero que Castro se negó a involucrar.