08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El juicio al ex comisario Miguel Ángel Espósito
Bulacio: los testimonios se centran en la facultad policial para detener a menores
En la tercera jornada del debate declaró un ex comisario general y dos funcionarios judiciales en torno del derogado "Memorando 40" utilizado por la policía para detener niños y adolescentes sin dar aviso a los jueces. El juicio continúa mañana con la declaración de otros funcionarios judiciales.

Con la declaración de tres nuevos testigos se realizó ayer la tercera audiencia del juicio seguido contra el ex titular de la comisaría N°35, Miguel Ángel Espósito, por la privación ilegal de la libertad de Walter Bulacio, en abril de 1991.

El debate inició ayer pasadas las 11, con la declaración del ex comisario general de la Policía Federal Argentina, Silvio Latanzio,  ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°29, presidido por Gustavo Rodolfo Goerner e integrado por María Deluca Giaccobini y Alejandro Litvack.

En la tercera jornada el tema de análisis volvió a ser el alcance y la aplicación de la normativa policial plasmada en el “Memorando 40”, una disposición policial que permitía la detención de menores de edad, y dejaba en la discreción del titular de cada comisaría dar intervención al juez de turno, o entregar a los niños o adolescentes a sus padres.

Al respecto, el ex comisario general Latanzio refirió que el "Memorando 40" fue una instrucción de los jueces correccionales de menores de los años 60, cuyo fin era tramitar con mayor celeridad la entrega de los menores a sus padres, cuando habían sido trasladados a una seccional, por encontrarlos en la vía pública expuestos a situaciones de riesgo. Asimismo agregó que la normativa fue ratificada por “ordenes del día”

Preguntado por el fiscal Horacio Fornaciari respecto a a cómo se hacía saber a los padres de la detención de sus hijos, Latanzio expresó que se cursaba un citación a través de la Policia y que, si no se podía ubicar a los padres tras tres o cinco horas, entonces se informaba al juez para que dispusiera los pasos a seguir. Aclaró que, en caso de que el joven estuviera domiciliado en otra jurisdicción, se cursaba la citación por telegrama y se adelantaba el pedido telefónicamente.

Por su parte, la abogada María del Carmen Verdú –que junto a Ismael Jalil encabezan la querella que representa a la madre de Bulacio- le pidió al policía que explicara las diferencias entre “una orden del día” y un “memorando”.

Latanzio sostuvo que la orden del día era una comunicación a través de la cual la Jefatura de la Policía Federal efectuaba una serie de disposiciones y directivas de carácter general, mientras que los memorandos eran de menor jerarquía, y versaban sobre circunstancias que los jefes de distintas dependencias querían hacer saber a las demás. Además, agregó que existen tres tipos de ordenes del día: pública, interna y reservada, mientras que los memorandos podían ser “simples” o “reservados”.

En relación al "Memorando 40", Latanzio sostuvo que se trataba de una comunicación que la Dirección Judicial de la Policía Federal había enviado a la Dirección de Seguridad de la fuerza –que manejaba las Seccionales- para interiorizar a las planas mayores y a los oficiales principales de cada comisaria las instrucciones brindadas por los jueces correccionales de menores.

Los funcionarios judiciales

El debate continuó con la declaración de Virginia Lourenco, quien fuera la secretaria del Juzgado Correccional de Menores letra “L”, cuyo titular era el juez Luis Alberto Caimi. La funcionaria judicial manifestó que no tuvo conocimiento de la existencia del "Memorando 40" hasta el caso Bulacio. Respecto a cómo se manejaban con las fuerzas de seguridad cuando había menores detenidos, Lourenco sostuvo que les hacían las consultas desde las Comisarias y que se labraban las correspondientes actuaciones, al tiempo que agregó que –desde su juzgado-nunca se ordenó lo contrario.

Tras su declaración, fue el turno de Luis Juan Torres, ex secretario del Juzgado Correccional Letra “O” –entonces a cargo de Marcelo Arias-. A diferencia de Lourenco, Torres sostuvo que sí conocían el "Memorando 40", aunque nunca lo leyó, porque no era de su órbita, ya que el era secretario actuario y no tutelar. Asimismo refirió que, cuando la Policía aplicaba el "Memorando 40" en la detención de menores de edad, no les avisaban.

En la jornada de ayer también estaban previstas las declaraciones del ex oficial Guillermo Rodolfo Mendizabal –quien, en la segunda jornada, fue excusado de asistir por la fiscalía, a consecuencia de padecer una dolencia médica grave-, del fiscal Carlos Stornelli (quien declaró por escrito) y del funcionario judicial Adolfo Bormida quien, por razones laborales, solicitó declarar en la audiencia del miércoles.

Las declaraciones del "Indio"

Finalizada la rueda de testigos, el Tribunal dispuso tratar una presentación sobre hechos nuevos, efectuada por Pablo Argibay Molina, abogado defensor del ex titular de la Comisaría N°35 Miguel Ángel Espósito. El letrado pidió que se anexara una nota periodística donde el cantante de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Carlos Alberto "Indio" Solari, respondía a dichos de la abogada Verdú.

Asimismo, solicitó que se tuviera presente una entrevista que la abogada querellante había brindado en torno a la represión policial que culminó el 26 de junio de 2002 con los asesinatos de los militantes Maximiliano Kosteki y Dario Santillán.

Al respecto, Verdú sostuvo que no entendía el pedido de Argibay, por cuanto nada tiene que ver con los hechos ventilados en el debate, pero que no se oponía a la incorporación de la prueba pedida por la defensa.

El defensor de Espósito también requirió la citación de la secretaria Marta Yungano, quien fuera sindicada en el testimonio del ex juez de la Cámara del Crimen, Carlos Alberto Elbert, como la autora del proyecto que derogó –a nivel judicial- la aplicación del "Memorando 40".

Asimismo, solicitó que se verificará si, tras el inicio del debate se habían iniciado actuaciones judiciales o administrativas para dar cumplimiento a lo indicado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, respecto a la investigación de los hechos e individualización de los responsables por la muerte del joven de 17 años, que falleció tras cinco días de agonía por los golpes que habría recibido durante su detención -sin comunicación a un juez interviniente- en la Comisaría N°35, entonces a cargo de Espósito.

El joven había sido detenido el 19 de abril de 1991 -en las canchas de hockey del club Obras Sanitarias- por no tener entrada para el recital que la banda Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota brindaba en ese club.

El debate se reanudará mañana a las 10.00 con los testimonios de los funcionarios judiciales Adolfo Bromida, Oscar Ciruzzi –actual titular de la Fiscalía General N°7 ante los Tribunales Orales en lo Criminal-, Alberto Piotti, María Cristina Camiña y Alicia Oliveira.