30 de enero de 2023
30 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La causa más importante de narcotráfico del país hasta el momento
Causa Manzanas Blancas: Cómo fue el trabajo de la fiscalía
El fiscal Eduardo Funes destacó la ayuda que le brindó la Procuración General y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos durante el juicio. Además, detalló las trabas que pusieron las defensas para impedir el desarrollo del debate.

En diciembre de 2013, el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº3 de la Capital Federal condenó a 13, 15 y 20 años de prisión a los tres acusados en la denominada causa "Manzanas blancas" por encontrarlos responsables del contrabando de más de 3300 kilos de cocaína en cajones de manzana a España. "Esta causa de narcotráfico es la más importante tanto a nivel condena como a cantidad de droga involucrada", explicó Eduardo Funes, el fiscal que tuvo a cargo el debate. En diálogo con Fiscales, el representante del Ministerio Público detalló las dificultades a las que él y la Fiscalía en lo Penal Económico N°2 tuvieron que enfrentarse para llevar adelante el proceso.

La causa

En un procedimiento realizado por personal de la Dirección General de Aduanas el 16 de junio de 2010, se incautaron 1650 kilogramos de ladrillos de cocaína disimulados en cajas de manzanas que provenían del alto valle de Río Negro. Además, la AFIP dio aviso al agente recaudador en Brasil para que intercepte un segundo contenedor, donde se secuestraron 1720 kilogramos de cocaína.

La causa comenzó en octubre de 2012 y durante el transcurso del juicio, el fiscal -junto con los jueces del Tribunal Oral en lo Penal Económico N°3- participaron de una inspección ocular en el frigorífico y empaque de la firma Frutol, ubicados en la localidad de Allen de la Provincia de Río Negro.

Durante su alegato, Funes explicó que los tres acusados (el dueño de la empresa, Valentín Temes Coto; el encargado del empaque, Nelson Hinricksen y el secretario de Temes Coto, Claudio Maidana) no eran los propietarios de la droga sino que se encargaban de la logística y el transporte. "Fueron dos operaciones que requirieron del establecimiento de una fachada legal que involucraba, de buena fe, a decenas de empleados, proveedores y clientes", dijo.

El fiscal precisó que Maidana era la mano derecha de Temes Coto y se encargaba de un tramo de la maniobra, aunque siempre bajo las directivas del jefe. Por su parte, Hinriksen era el capataz del valle donde estaba la empresa y "estaba supeditado a las exigencias y fiscalizaciones de los otros dos", aseguró el representante del Ministerio Público.

El rol de las defensas

"Debe ser la única causa donde se denunció a todas las partes: el juez de instrucción, el fiscal de instrucción hasta el Tribunal", relató Funes y aclaró que es una práctica habitual en los juicios donde se investigan crímenes relacionados al narcotráfico. "Hacen la mayor cantidad de denuncias sin saber que lo que condenan son las pruebas y no las personas", agregó.

Según explicó el representante del Ministerio Público, las defensas denunciaban compulsivamente a testigos claves (como por ejemplo los camioneros que transportaban el cargamento) apenas finalizaba la declaración. Según Funes, "esto no es lo habitual, ya que siempre se espera al final del juicio, y significaba una presión para los testigos que venían luego".

Preparación del juicio

Funes explicó que, apenas recibieron el material, tuvieron que comenzar a dividirse el trabajo por la magnitud de la causa, la cantidad de fojas y documentación que chequear: "Dividimos el expediente en dos: todas las actuaciones que se hicieron en el país y todo lo que sucedió en España".

Además, contaron con la habilitación para trabajar durante las ferias judiciales y destacó que se sintieron conformes con el resultado del juicio "más allá de las condenas, la satisfacción del deber realizado".

El debate

A pesar de que, el día en el que debía comenzar el juicio, el abogado de una de las defensas renunció para dilatar aún más el proceso, el juicio comenzó en agosto de 2012 "gracias a la insistencia de la fiscalía", explicó Funes. "El Ministerio Público tuvo que ponerse firme para la defensa de los derechos de tres personas (que se encontraban detenidas) y para regularizar su situación procesal", agregó.

"Utilizamos muchos peritos y contamos con el aporte de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos que si bien realizó un trabajo enfocado en el aspecto tributario igualmente nos sentimos muy apoyados", recordó Eduardo Funes a Fiscales.

El representante del Ministerio Público destacó la realización de videoconferencias con testigos desde España, "algo que logró clarificar de una manera efectiva la causa". Toda la tramitación la realizó la Procuración General vía Cancillería y también gestionó para que pudieran activarse algunos exhortos.

Funes resaltó el momento de los alegatos: "fue un trabajo muy meticuloso de toda la fiscalía con toda la prueba que pudimos recolectar a lo largo del debate, dándole forma a la causa y estableciendo bien los fundamentos de nuestra acusación".

Causas derivadas de "Manzanas Blancas"

A fines de febrero, el fiscal Emilio Guerberoff, a cargo interinamente de la Fiscalía en lo Penal Económico N°3, solicitó que se investigue por lavado de activos a los condenados por el juicio y a personas físicas y jurídicas allegadas a ellos. La denuncia fue promovida por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos en noviembre de 2013.

En el requerimiento de instrucción, presentado ante el Juzgado en lo Penal Económico N°1, a cargo de Ezequiel Berón de Astrada, se detalla parte del dictamen de la Procelac, donde se habla de personas que habrían participado en mayor o menor medidas en la "canalización de capitales ilícitos en el mercado de curso legal".

Además se realiza una reseña de las operaciones sospechosas que diversos bancos reportaron a la Unidad de Información Financiera (UIF).