21 de abril de 2024
21 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General ante el TOF de Santa Cruz
Santa Cruz: condenan a dos sindicalistas por transportar y facilitar el tráfico de estupefacientes
El Ministerio Público Fiscal había pedido penas de 8 años de prisión, pero el TOF los condenó a 5 y 6 años de prisión. Además, el Tribunal pidió que se investigue a una testigo por falso testimonio y a uno de los imputados por falsa denuncia.

Con la intervención del titular de la Fiscalía General ante el TOF de Santa Cruz, Gonzalo Miranda, los jueces del Tribunal Oral Federal de esa jurisdicción condenaron a Orlando Agapito Quiroga a la pena de 6 años de prisión por transportar estupefacientes; mientras que a Carlos Alberto Waldovino se le impuso una sanción de 5 años de prisión por facilitar el tráfico de estupefacientes.

En la madrugada del 24 de noviembre de 2012, Quiroga y otra persona, cuya identidad aún no pudo establecerse, circulaban por la Ruta Nacional N°3, a bordo de un Alfa Romeo Mito propiedad de Waldovino. A la altura de la localidad santacruceña de Piedrabuena, fueron detenidos en un control de documentación de la Gendarmería Nacional.

A pedido de los gendarmes, Quiroga entregó su licencia de conducir, pero cuando se le exigió la documentación del vehículo y se le pidió que descendiera y abriera el baúl del coche, el acusado se dio a la fuga y arrojó 22 kilos de marihuana y 300 gramos de cocaína que transportaban, los cuales fueron secuestrados por Gendarmería. Minutos después, el auto fue abandonado en el centro de Piedrabuena.

En el debate, que se desarrolló entre el 3 y el 6 de octubre pasado, los imputados sostuvieron su inocencia, aunque Quiroga había sido identificado en rueda de reconocimiento. Por otra parte, la médica Fanny Barrera declaró que el día del hecho, el acusado había acompañado a su mujer en la clínica donde trabaja, horas antes del hecho. Sin embargo, la fiscalía pudo probar que Barrera mintió respecto del horario y que era imposible que recordara ese detalle cuatro años después del hecho, por lo que el Tribunal ordenó la extracción de testimonios para que se la investigue por falso testimonio.

Por su parte, Waldovino también sostuvo su inocencia, aunque el fiscal Miranda logró establecer que el imputado conocía a Quiroga, pues ambos eran delegados sindicales del gremio de trabajadores petroleros de la Provincia de Santa Cruz, y que le había facilitado una llave de su auto, como así también se comunicó con él a la mañana siguiente del hecho e instantes previos a denunciar el robo de su vehículo en las comisarías N°1 y N°2 de Caleta Olivia, por lo que la fiscalía pidió la extracción de testimonios para que se lo investigue por falsa denuncia, lo cual fue ordenado por el tribunal.

En su alegato, que contó con la asistencia de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) a cargo del fiscal federal Diego Iglesias,  y a fin de desvirtuar los descargos de los imputados respecto al robo del vehículo y la utilización de la licencia de conducir, el fiscal Miranda hizo hincapié en el aspecto económico de la narcocriminalidad y argumentó que “nadie deja librado al azar esos aspectos en una empresa de miles de dólares”. Por ello, el representante del Ministerio Público Fiscal requirió que ambos acusados fueran condenados a la pena de 8 años de prisión, como autor y partícipe necesario, respectivamente, del delito de transporte de estupefacientes.

Sin embargo, los jueces del TOF de Santa Cruz, Jorge Eduardo Chávez, Mario Reynaldi y Alejandro Ruggero, le impusieron a Quiroga una pena de 6 años de prisión tras considerarlo autor del delito de transporte de estupefacientes, mientras que Waldovino recibió una codena de 5 años de prisión en orden al delito de facilitación de tráfico de estupefacientes.