03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General Nº16 ante los Tribunales Orales Criminales y Correccionales
Condenaron a 12 años de prisión a un hombre que intentó matar a su ex pareja 
Fue por decisión del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº16. El hecho sucedió en diciembre de 2017.

El juez Hugo Cataldi, subrogante del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº16, condenó ayer a 12 años de prisión a un hombre por el intento de homicidio de su ex pareja, ocurrido en diciembre del año pasado. En el debate intervino la Fiscalía General Nº16 ante los Tribunales Orales Criminales y Correccionales, a cargo de Fernando Fiszer, quién había solicitado una pena de 13 años y 4 meses.

El hombre de 47 años fue encontrado culpable de la tentativa de “homicidio agravado por haber sido cometido contra una persona con la que se ha mantenido una relación de pareja y por haber mediado violencia de género”. En su alegato, la Fiscalía había acusado por la agravante de relación de pareja, prevista en el inciso 1 del artículo 80 del Código Penal. Los fundamentos se conocerán el próximo 29 de agosto.

El 15 de diciembre del 2017 el hombre se levantó cerca de las cinco de la mañana (como era habitual por su trabajo) y 35 minutos después le envío un mensaje a su empleador avisándole que estaba enfermo y que no iría a trabajar. En la casa, ubicada en el barrio de Parque Avellaneda, vivía el acusado. Su ex pareja, con la que tiene un hijo en común, había comenzado hacía unas semanas a quedarse a dormir allí por la cercanía que había con su trabajo. El hombre salía temprano a cumplir con sus tareas laborales, la mujer se quedaba unas horas más hasta que viniera una niñera a cuidar al nene hasta que volviera su padre.

Esa mañana, cerca de las seis de la mañana y luego de haber cambiado y alimentado a su hijo, el hombre fue hasta donde dormía su ex, tomó su muñeca derecha y con un cutter le produjo varios cortes profundos en la zona. La víctima se despertó e intentó pedir ayuda pero él le dijo que no gritara y le tapó la cara y parte de su cuerpo con una colchoneta.

Cerca de las 06:45, la niñera llegó y el hombre le dijo que se llevara a su hijo porque la mujer “se había querido suicidar”. Minutos después, una vecina y compañera de trabajo se acercó hasta el departamento para pasar a buscar a la víctima. El acusado le dijo que su ex pareja no iba a ir a trabajar ese día. Luego, fue hasta donde estaba y se abalanzó sobre ella e intentó asfixiarla. Además, le puso una pastilla en la boca y la obligó a que se la tragara.

En el transcurso de esa acción, ella perdió el conocimiento por un momento para luego pedir ayuda tenuemente a través de una ventana. La situación fue advertida por una vecina y por dos jóvenes que pasaban por la calle. Ante esta situación, llamaron a la policía, que llegó minutos más tarde y tuvo que derribar la puerta para poder ingresar a la casa, ya que el imputado se los impedía.

La víctima fue trasladada inmediatamente al hospital. Tal como repasó el fiscal, la herida puso en peligro su vida y debió permanecer internada por varios días. El corte en su mano derecha le generó una lesión permanente, tal como relató en la audiencia ante el juez.

El fiscal repasó la declaración de la víctima, donde quedaba claro que la relación entre ellos era conflictiva, tal como reconoció también el imputado y que pasaron varios períodos en los que no estuvieron juntos. De acuerdo a la versión que brindó en indagatoria el hombre, el hecho se trató de un intento de suicidio de su ex.

Para la Fiscalía, ese argumento no se corresponde con la prueba que hay en el expediente ni con el relato de la víctima que pudo probarse en el debate. Hizo hincapié en los mensajes de texto que se encontraron en los dos celulares que tenía el hombre. Uno de ellos era utilizado para hablar con su ex esposa, a quién le escribió un día antes de los hechos contándole que su ex se había suicidado.

A eso le sumó que fueron varios los testigos que vieron a la mujer ensangrentada y el audio de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema donde relata el hecho en línea con lo declarado en el juicio. Marcó que ella no se infligió las heridas en su mano hábil con su mano inhábil (es diestra) y se preguntó: “¿cómo sabía el acusado el día anterior que su ex se iba a suicidar? ¿cómo sabía ya desde las cinco de la mañana que no iba a ir a trabajar?”

Para Fiszer quedó demostrado que la mujer se salvó por la ayuda de las demás personas y no por el acusado. “Él decidió que nadie pudiera ayudarla, callaba sus gritos, le puso una almohada sobre su cara, obstaculizó el paso de la policía”, enumeró y agregó: “decidió el plan, lo desplegó, lo preparó y lo ejecutó”.

Consideró, entonces, que el hombre debía ser condenado por el delito de homicidio agravado por haber sido cometido contra alguien con quién se ha mantenido una relación de pareja en grado de tentativa. Sostuvo que estaba claro que su intención fue matar a la mujer y hacerlo pasar por un suicidio.

El fiscal sostuvo que estaba claro que la intención del acusado fue matar a la mujer y hacerlo pasar por un suicidio.

Tomó como agravante que el hecho fue cometido en presencia del hijo que tiene en común. También, la persistencia en la intensidad de las agresiones: la cortó, la asfixió, le dio una pastilla, generó una situación para que no pudiera pedir ayuda. A eso le sumó la preparación del hecho y las graves secuelas que le generó a la víctima. Fue por todo ello que solicitó la pena de 13 años y 4 meses de prisión.

A su turno, el defensor del imputado sostuvo que no había certezas en el caso para condenar y remarcó que era lógico sostener que la víctima se hubiera autolesionado.