29 de mayo de 2024
29 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Tal como lo había solicitado el fiscal Guillermo Morosi
Condenaron a 15 años a un hombre por un homicidio
Los jueces Pablo Vega, Juan Giudice Bravo y Alejandro Noceti Achával sostuvieron que el condenado utilizó un cuchillo tipo “Tramontina” para provocarle “múltiples heridas cortantes” en el pecho a la víctima, quien falleció un día después.

El línea con lo solicitado el fiscal Guillermo Morosi durante su alegato, el Tribunal Oral en lo Criminal Nº17 condenó a 15 años de prisión a un hombre que dio muerte a otro en junio del año pasado. Para los jueces Pablo Vega, Juan Giudice Bravo y Alejandro Noceti Achával, el condenado utilizó un cuchillo tipo “Tramontina”  para provocarle “múltiples heridas cortantes” en el pecho a la víctima.

Ambos se conocieron el 10 de junio de 2015 en un bar ubicado en la esquina de Luis Saenz Peña y Mexico, en el barrio de Monteserrat, luego de mantener algunas conversaciones vía chat. Desde allí, se dirigieron al departamento de la víctima, ubicado a pocos metros del lugar, y acordaron volver a verse al día siguiente. Esto fue relatado por el damnificado a una de sus vecinas y amiga, quien vivía en el mismo edificio y que fue escuchada durante el debate.

El 11 de junio, minutos antes de las 21:00, el agresor llegó al departamento y una hora después agredió a la víctima con uno de los cuchillos que había en la casa. Alertado por los gritos y los pedidos de ayuda, uno de los vecinos linderos llamó al encargado del edificio, al SAME y al 911, mientras que el primero se dirigió hacia el departamento y golpeó la puerta, ante lo cual el joven quien salió del lugar.

Según explicó el fiscal Morosi en su alegato, algo que retomaron los jueces en su fallo, el agresor bajó por las escaleras mientras el encargado llamaba a la policía y los alertaba de la presencia de un posible sospechoso en el edificio. Al llegar a la puerta del edificio, el hombre intentó salir a la calle, para lo cual arrojó unos jarrones que había en el palier pero no logró romper el vidrio blindex de la puerta. Luego de unos minutos, dos efectivos de la Policía Federal lo encontraron en las escaleras, manchado de sangre y lo demoraron, a pesar de la resistencia que opuso.

La víctima falleció al día siguiente, en el Hospital Ramos Mejía. Según la autopsia realizada por el Cuerpo Médico Forense, se constataron 43 heridas, cuatro de las cuales fueron “determinantes del fatal desenlace”. Tanto el fiscal como los jueces hicieron hincapié en los testimonios de los vecinos que escucharon los gritos y pedidos de ayuda del dueño de casa como del encargado, quién reconociera al acusado en la audiencia. Valoraron también el testimonio de uno de los policías, a quién el damnificado le habría dicho: “el pendejo me cortó todo”, en alusión al ahora condenado.

Los jueces descartaron la posibilidad de que hubiera habido un ataque por parte del fallecido hacia el acusado y que éste se hubiera defendido, como se deslizó en el alegato de la defensa. Por el contrario, según el fiscal Morosi quedó establecido en el juicio que el hombre no era una persona agresiva ni conflictiva sino, por el contrario, gentil y querida por todos, tal como expresaron sus vecinos. Además de las heridas que tenía, los magistrados sostuvieron que la reacción que tuvo el agresor al encontrarse con el encargado del edificio no resultó razonable. “¿Es sensato que quién es atacado y tiene la fortuna de que una persona acuda en su ayuda decida recibirla preguntándole qué pasa? ¿No es esperable que hiciera todo lo contrario?” se preguntaron en la sentencia.

Para los jueces, tanto la zona del cuerpo donde fue atacado como la forma en la que se produjo, “son claramente demostrativos de la intención de acabar con la vida de la víctima”, por lo que coincidieron con la pena propuesta por el fiscal. El condenado se encuentra alojado en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza.