15 de abril de 2024
15 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el debate intervino la Fiscalía General Nº23
Condenaron a 18 años de prisión a un hombre por un violento robo a bordo de una moto
El hecho sucedió en septiembre de 2016, a metros de la Avenida La Plata y Tejedor. Una pareja de jóvenes fue asaltada por dos hombres que les dispararon varias veces para robarles el celular. La secuencia fue registrada por una cámara de seguridad.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°21 condenó a 18 años de prisión a un hombre que, a bordo de una moto, asaltó a una pareja y le disparó, en septiembre de 2016. El fiscal Fernando Fiszer, a cargo interinamente de la Fiscalía General Nº23, había solicitado esa misma pena.

El 11 de septiembre de 2016, cerca de las 00:30, dos jóvenes salieron de una casa sobre la calle Tejedor, a metros de Avenida La Plata. Instantes después, se les acercaron desde atrás dos hombres a bordo de una motocicleta. Uno de ellos bajó y les habló, pero no se entendía lo que decía. Automáticamente, el conductor del vehículo se subió a la vereda y los increpó: “dame todo, dame todo; callate la boca”.

En ese momento, el conductor -identificado luego como Giuliano Maximiliano Pérez- sacó un arma y disparó varias veces: algunas detonaciones fueron al aire, tres directamente al cuerpo de la joven y uno hacia el novio. Al mismo tiempo, le robaron el celular al joven. Cuando ya estaban ambos ladrones sobre la moto y a punto de irse, Pérez volvió a dispararle a las dos víctimas. Después, huyó en contramano por la calle Tejedor hacia Senillosa. Pérez fue detenido mientras que el otro sospechoso no fue identificado.

Como consecuencia del ataque, la joven permaneció internada dos meses: los disparos fueron en su codo, en el tórax y en el pecho izquierdo. Tal como ella le relató a los jueces Horacio Barberis, Liliana Barrionuevo y Luis Márquez, continúa con secuelas hasta hoy: tiene una prótesis en el codo, debe operarse de nuevo el abdomen, presenta lesiones cardíacas y hepáticas; además de que le cuesta salir mucho de noche y está aún en tratamiento psiquiátrico. Su pareja en aquél momento recibió un disparo que le provocó una fractura expuesta en su brazo, lo que le llevó una recuperación de seis meses.

Violencia extrema e innecesaria

En su alegato, la fiscalía hizo hincapié no sólo en el relato de las víctimas sino también en la filmación de la cámara de seguridad de un edificio de la zona, donde se observa la secuencia relatada. Enumeró, además, las tareas de investigación que se realizaron para dar con el acusado y los reconocimientos que hizo la pareja durante la etapa de instrucción.

Para el fiscal, no quedaron dudas de que Pérez podía dirigir sus acciones y comprendía lo que estaba haciendo. Consideró como un agravante la “extrema e innecesaria” violencia desplegada en el hecho y el daño que le causó a las víctimas. Es por ello que lo acusó por el delito de “robo agravado por haber sido cometido con arma de fuego en concurso real con portación ilegítima de arma de fuego de uso civil condicional equiparable a arma de guerra, en concurso real con tentativa de homicidio criminis causa agravada por su comisión con arma de fuego”.

El fiscal consideró como un agravante la “extrema e innecesaria” violencia desplegada en el hecho y el daño que le causó a las víctimas.

Por otra parte, en el debate también se juzgó otro hecho que involucraba a Pérez y otro hombre. A ambos los detuvo la policía en septiembre de 2015 a bordo de una moto que había sido robada meses antes. Unos metros antes de que los demoraran, habían descartado una pistola semiautomática que también era robada.