26 de marzo de 2019
26 de marzo de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los fundamentos se conocerán el 18 de noviembre
Condenaron a siete años de prisión a dos hombres por el homicidio de Kevin Benega en Villa Zavaleta
El Tribunal Oral en lo Criminal Nº30 los consideró “partícipes secundarios” en la muerte del nene de nueve años ocurrida en septiembre de 2013. Tanto la Fiscalía, representada por Abel Córdoba, como la querella habían solicitado 15 años de prisión por ser coautores del homicidio.

Los jueces Gustavo Goerner, Rodolfo Bustos Lambert y Ana Dieta de Herrero condenaron a siete años de prisión a Milcíades Ramón Vázquez Quiroga y Francisco Darío Colman por ser partícipes secundarios en la muerte de Kevin Benega como consecuencia de un tiroteo ocurrido en Villa Zavaleta. El titular de la Unidad Fiscal de Litigio Oral Estratégico, Abel Córdoba, había solicitado 15 años de prisión, al igual que el abogado Luciano Ortiz Almonacid, quien representa a la madre del nene de nueve años fallecido.

Los fundamentos del fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Nº30 se conocerán el próximo miércoles 18 de noviembre. “Homicidio agravado por el uso de arma de fuego” es la calificación por la que fueron sentenciados Vázquez Quiroga y Colman. Esto significa que participaron del tiroteo pero que no tuvieron un aporte fundamental en la muerte de Kevin. Durante sus últimas palabras, los dos hombres se habían declarado inocentes.

Por otra parte, los jueces decidieron remitir una copia de los fundamentos del fallo y de las actas del debate al Juzgado Correccional Nº14, donde se investiga la responsabilidad de las fuerzas de seguridad en el caso. Actualmente, el oficial de la Prefectura Argentina Daniel Stolfd está procesado en ese expediente por el delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

El 7 de septiembre de 2013, los dos condenados junto con otras tres personas llegaron al barrio Loma Alegre de Villa Zavaleta para ingresar a una vivienda que supuestamente era utilizada para la venta de drogas. Los testigos señalaron que todos portaban armas de fuego. Tal como señaló en su alegato el fiscal, el ingreso generaría conflicto con otra de las bandas de la zona.

Luego de tres “tandas” de disparos entre las bandas, alrededor de las 9:30, uno de los disparos efectuados desde la casa donde estaban los acusados atravesó la ventana de la casa de Kevin. Impactó en la cabeza del nene, que agonizó frente a su mamá y sus hermanos. Todos estaban escondidos por los estruendos. Kevin falleció en el hospital José María Penna de la Ciudad de Buenos Aires.

El representante del MPF había resaltado en su alegato que la muerte del niño fue un hecho decidido y ejecutado por varios actores, que conocían el “poder de fuego” que tenían y cuyo objetivo era matar a los integrantes de la banda contraria. “Pese a que no hay posibilidad de saber quién disparó la bala que mató a Kevin, todos estaban interesados en lo mismo”, puntualizó durante la audiencia y agregó que la situación “se dio bajo la pasividad de las fuerzas de seguridad”.