28 de mayo de 2024
28 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho sucedió en septiembre de 2013
La Fiscalía pidió confirmar la condena a dos hombres por el homicidio de Kevin Benega en Villa Zavaleta
Los representantes del Ministerio Público Fiscal sostuvieron ante la Cámara de Casación que la sentencia había valorado sin arbitrariedad la prueba contra dos de los responsables por el crimen de Kevin, ocurrido en medio de una fuerte balacera entre bandas rivales.

En la audiencia correspondiente al recurso de casación de una de las defensas ante la Sala 1 de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional, los fiscales María Piqué y Leonardo Filippini sostuvieron que la condena contra dos hombres por el homicidio de Kevin Benega, ocurrido en septiembre de 2013 dentro de Villa Zavaleta, estaba fundaba en una valoración razonable de la prueba. Kevin murió a causa de un balazo que recibió en el interior de su casa, en el contexto de una fuerte balacera entre pandillas rivales en torno a la posesión de una casilla vinculada a la venta ilegal de drogas en Villa Zavaleta. En el caso intervino la Unidad Fiscal de Litigio Estratégico, bajo la dirección del fiscal Abel Córdoba, junto a la fiscalía hoy a cargo de la fiscal Dafne Palópoli. La defensa de uno de los acusados había pedido la absolución mientras que el abogado de la mamá de Kevin, Roxana Benega, sostuvo junto a los fiscales la confirmación de la condena.

Los jueces Gustavo Goerner, Rodolfo Bustos Lambert y Ana Dieta de Herrero condenaron en noviembre de 2015 a siete años de prisión a Milcíades Ramón Vázquez Quiroga y a Francisco Darío Colman como partícipes secundarios en la muerte de Kevin Benega como consecuencia de un tiroteo en Villa Zavaleta. El fiscal Abel Córdoba había solicitado una condena a 15 años de prisión por el homicidio. Según el fallo, el 7 de setiembre de 2013, entre las 7:30 y las 9:30 aproximadamente, ambos hombres “prestaron su colaboración” para la muerte de Kevin, de nueve años de edad. La balacera se dio por una disputa territorial. Los dos condenados junto con otras personas llegaron al barrio Loma Alegre de la Villa Zavaleta para ocupar una casilla presuntamente utilizada para la venta de drogas y eso produjo un conflicto con otra banda de la zona.  Se produjeron más de cien disparos a lo largo de aproximadamente dos horas. A las 9:30 un balazo atravesó la ventana de la casa de Kevin e impactó en su cabeza.

La audiencia en Casación

Ante los jueces Luis García, Gustavo Bruzzone y María Laura Garrigós de Rébori, la defensa de Vázquez Quiroga cuestionó la validez de la investigación por la ausencia de un traductor del idioma guaraní en los procedimientos y destacó que existían serias dudas sobre la capacidad intelectual del imputado. También cuestionó la identificación que hizo del acusado la mamá de Kevin y agregó que la sentencia era arbitraria al concluir que su asistido había participado del hecho, pues, en verdad, se hallaba en el lugar por casualidad. La querella, contrariamente, valoró especialmente el testimonio de Roxana Benega y resaltó que gracias a la movilización de los vecinos había sido posible identificar al menos a dos de los responsables.

Los fiscales, por su lado, notaron que Vázquez Quiroga había contado durante todo el proceso con un abogado defensor y señalaron que no habían existido indicios de indefensión. También remarcaron que la defensa no había pretendido sino hasta ahora sugerir la indefensión o la falta de capacidad del condenado.

Por lo demás, afirmaron que no había controversia en cuanto al papel de los acusados en lo sucedido. Habían participado de la disputa armada y uno de los disparos producido desde la casilla 55 bis dio muerte al niño, lo que estaba suficientemente respaldado por los peritajes. Vázquez Quiroga, en particular, había forzado la puerta de la casilla y nunca se alejó del lugar hasta resultar detenido en la terraza de una vivienda cercana. Colman había estado en el patio lindero a la casilla 55 bis como parte del grupo. Sin dudas conocieron que prestaban un aporte en el hecho.

Los fiscales también resaltaron la necesidad de valorar en contexto todos los elementos del caso. Recordaron que la muerte ocurrió en el marco de un fuerte enfrentamiento entre grupo rivales, en un barrio humilde, por la toma de control de una casilla asociada a actividades ilícitas y destacaron el testimonio de la mamá de Kevin, no solo en torno al reconocimiento de uno de los imputados, sino también respecto del modo en que la reacción de los propios vecinos había colaborado al esclarecimiento del suceso y a dimensionar su enorme gravedad.