28 de mayo de 2022
28 de mayo de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervienen las fiscalías federales de Primera Instancia Nº 3 de Rosario y ante la Cámara Federal de Apelaciones de esa jurisdicción
Confirmaron los procesamientos de un policía y un abogado acusados de cohecho
Al letrado se le atribuye haber intermediado para que un agente reciba dinero y dos personas imputadas en una causa por narcotráfico recuperen su libertad, al término de un procedimiento.

La Sala A de la Cámara Federal de Rosario confirmó los procesamientos de un abogado y un policía acusados de cohecho -activo y pasivo, respectivamente- en el marco de una investigación por narcotráfico. En la causa intervienen la fiscal federal Adriana Saccone en la etapa de instrucción y el fiscal Claudio Palacín, interinamente a cargo de la Fiscalía General ante el tribunal revisor de esa jurisdicción.

De acuerdo al procesamiento dictado por el Juzgado Federal N°3 de Rosario, el abogado intermedió junto con una mujer imputada en la causa para que el policía -Jefe de la Brigada Operativa Antinarcóticos- reciba dinero y que dos personas recuperen su libertad, en el marco de un procedimiento. En el caso del procesamiento del policía, su intervención se encuentra agravada “por su calidad de funcionario público encargado de la prevención y persecución de los delitos previstos en la ley 23.737”.

En el expediente constan una serie de conversaciones que se dieron en el marco de una investigación a un grupo de personas que supuestamente se dedicarían a la venta de estupefacientes, las que, cotejadas con las constancias obrantes en otras causas por infracción a la ley 23.737 en las que intervendrían los mismos actores, permitieron a la fiscal Saccone dar cuenta de la relación entre los imputados y el rol que cada uno habría cumplido en los hechos investigados.

De acuerdo a la investigación, el abogado intermedió para que el jefe de la Brigada Operativa Antinarcóticos reciba dinero y dos personas recuperen su libertad, en el marco de un procedimiento.

Ante esta situación, los dos apelaron su procesamiento. El fiscal Palacín consideró que la resolución estaba debidamente fundada y que las intervenciones telefónicas fueron ordenadas en el marco de una legítima investigación judicial que dio cumplimiento a todos los requisitos legales. Por otra parte, la Fiscalía marcó que el juez federal omitió expedirse sobre uno de los hechos imputados al policía: el de otorgar protección a una persona para que se continúe con el tráfico de estupefacientes. De acuerdo a lo que explicó, esto constituiría una participación en el hecho.

Los camaristas Fernando Barbará y Aníbal Pineda consideraron que la investigación “se ha nutrido de suficiente prueba para esta etapa del proceso, debiéndose tener en consideración la información recabada de las escuchas telefónicas citadas en el fallo apelado, que dan cuenta de la actividad que habrían llevado a cabo estos imputados”.

Con respecto a lo señalado por el Ministerio Público Fiscal, la Cámara consideró que, si bien el juez le había dictado la falta de mérito por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, no se pronunció específicamente sobre lo señalado por la Fiscalía. Es por ello que dispuso que se haga lugar a lo solicitado y que el magistrado se expida sobre ese aspecto.