23 de junio de 2024
23 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal Ignacio Mahiques
Declararon dos testigos en el juicio contra el joven acusado de matar a una estudiante chilena
Uno de los testimonios fue el de una mujer asaltada por Lucas Azcona días antes del homicidio de Nicole Teresa Sessarego Borquez.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº15 continúa con el juicio contra Lucas Azcona, acusado de matar a Nicole Teresa Sessarego Borquez, en julio de 2014. Una de las testigos fue una joven agredida por el imputado. El debate, en el que interviene el fiscal Ignacio Mahiques, seguirá el viernes con la declaración de otra mujer que habría sido víctima de abuso por parte de Azcona, quien permanece detenido en el Servicio Penitenciario Federal de Ezeiza, por el delito de “homicidio agravado por haber sido cometido en razón de odio de género”, que prevé una pena de prisión perpetua.

La primera testigo dijo ante los jueces Patricia Llerena, Adrián Martín y Hugo Decaría que Azcona la asaltó y le robó la cartera en junio de 2014, donde tenía su billetera, sus tarjetas de crédito y un curriculum con sus datos personales. Relató que luego comenzaron a llamarla a su celular y que cortaban cuando atendía y que días después, el imputado le mandó un mensaje donde se identificaba como el que le había robado. A partir de ese momento, cambió su número. Meses después, se presentó en la comisaría de San Francisco Solano cuando reconoció a su agresor por televisión.

Alejandra Zonta trabajaba en Recursos Humanos de la empresa de limpieza en la que lo hacía Azcona. Aseguró que sólo lo había visto en algunas oportunidades pero que no sabía nada de él. El juicio continuará el próximo viernes, con el testimonio de otra joven que habría sido atacada por el acusado.

El hecho

El 15 de julio de 2014 a las 5:40, Azcona fue registrado por un cámara mientras salía de la estación “Castro Barros” de la línea A de subte porteño. Caminó dos cuadras por Rivadavia, “merodeó” por la zona y volvió a la estación, donde esperó a Nicole. La chica salió del subte a las 5:51 y el acusado la siguió en el recorrido hasta su casa del barrio de Almagro.

Cerca de las 6:00, Azcona se acercó a la víctima cuando estaba por ingresar al edificio donde vivía, en Don Bosco 4109. Según el requerimiento de elevación a juicio realizado por la fiscal Ana Cristina Yacobucci, el acusado le propinó 11 lesiones de arma blanca “por placer y aprovechando el estado de indefensión de la víctima”. La joven logró ingresar al edificio pero murió a causa de las heridas en la cara, cuello, tórax y el miembro superior izquierdo.

Azcona huyó por Don Bosco hacia la calle Treinta y Tres Orientales para dirigirse después hasta la Avenida Rivadavia, en donde intentó parar un taxi pero no lo logró. El acusado llegó a su trabajo y para justificar la sangre que tenía en su ropa y en su cuello y la herida de su mano derecha dijo que habían intentado robarle.