15 de abril de 2024
15 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino el fiscal José Ignacio Candioti
Diez años de prisión para un acusado de fabricar cocaína
El TOF de Paraná dispuso la misma pena que había solicitado el representante del Ministerio Público durante el alegato. El hombre había permanecido prófugo.

De acuerdo a lo solicitado por el fiscal general José Ignacio Candioti, el Tribunal Oral Federal de Paraná, condenó a Claudio Pascual Luna a diez años de prisión y 10.000 pesos de multa tras encontrarlo coautor del delito de fabricación de estupefacientes, en la investigación seguida por el hallazgo de una cocina de cocaína que funcionaba en un campo situado en el Acceso Norte de la ciudad de Paraná.

En su alegato, Candioti había considerado que “había múltiple y convergente prueba de cargo para responsabilizar al imputado de los gravísimos hechos juzgado, puesto que existía prueba documental y más de 30 testigos que habían declarado en los días de juicio, que acreditaban con carácter de certeza positiva su culpabilidad”.

En virtud de ello, solicitó al Tribunal que condenara a Luna a la pena de 10 años de prisión –la misma pena aplicada a José Roberto Sterz en el juicio realizado en mayo de 2013- por considerarlo autor del delito de fabricación de estupefacientes, en concurso real con adulteración de documento público destinado a acreditar la identidad de una persona.

Por su parte, el defensor del imputado, Mario Franchi, planteó la nuliad del procedimiento y solicitó la absolución, lo cual fue desechado por los jueces Moisés Vásquez, Otmar Paulucci y David Chaulet.

El caso

La investigación seguida contra Luna se inició en la mañana del 8 de agosto de 2011, cuando una avioneta cayó y se incendió en un campo que el empresario Vicente Jesús Bioletti tenía sobre la calle Walter Grand, en el Acceso Norte a la ciudad de Paraná. La policía concurrió al lugar y, mientras relevaban la zona, uno de los efectivos dio con un pozo abierto y sin tapa, ubicado al lado de una tapera ubicada a 500 metros del casco del campo, en cuyo interior había varios bultos envueltos en bolsas de consorcio y una botella de acetona.

A raíz de ello, el juez federal Gustavo Zonis ordenó a la Dirección de Toxicología de la Policía que vigilara la zona, donde se observó que durante dos noches distintas personas trasladaron bultos desde la tapera al casco principal. El 10 de agosto, se dispuso el allanamiento de la estancia y se verificó que el lugar funcionaba una cocina de cocaína.

En el operativo, se secuestraron 35 kilos de cocaína, 4 kilos de pasta base, 160 kilos de material de corte y 90 litros de acetona. Asimismo, se encontraron dos prensas hidráulicas, máscaras de gas, lámparas infrarrojas, balanzas y otros elementos que evidenciaban el funcionamiento de un laboratorio clandestino.

Horas antes del allanamiento, Luna fue interceptado en el Acceso Norte tras abandonar el campo de Bioletti. Al realizarse el procedimiento, se encontraron paquetes de estupefacientes con sus huellas. Estuvo prófugo durante dos años con documentación y una identidad falsa, hasta que fue apresado en la ciudad de Rosario, en mayo 2013.

El lunes pasado, Luna comenzó a ser juzgado por el Tribunal Oral Federal de Paraná, acusado de fabricar estupefacientes y haber adulterado un documento de identidad. Se trata del segundo juicio por este caso, ya que en mayo de 2013, la justicia de la capital entrerriana condenó a Bioletti a seis años de prisión por haber facilitado el lugar para instalar la cocina, mientras que el cuidador del campo, Ramón Palavecino, recibió una pena de tres años de prisión condicional como partícipe necesario del delito de facilitación de lugar donde se producía la droga.

Por su parte, José Roberto Sterz, fue considerado autor del delito de fabricación de estupefacientes, por lo que recibió una pena de diez años de prisión, dado que ya tenía otras condenas por narcotráfico. Sin embargo, su lugarteniente, Claudio Pascual Luna, no pudo ser juzgado, ya que se encontraba prófugo.