18 de julio de 2024
18 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Segunda audiencia ante el Tribunal Oral
El fiscal pidió 18 años de prisión para “el tirador de Belgrano”
El fiscal consideró que Martín Ríos es imputable. Por su parte, la querella pidió la prisión perpetua del acusado de asesinar a Alfredo Marcenac e intentar matar a otras seis personas. El veredicto se dará a conocer el próximo 4 de julio.

El titular de la Fiscalía General N°10 ante los Tribunales Orales en lo Criminal, Carlos Gimenez Bauer, solicitó que se condene a Martín Ríos a la pena de 18 años de prisión, tras considerarlo responsable de la muerte de Alfredo Marcenac y de la tentativa de homicidio de otras seis personas. Ríos está siendo juzgado por el crimen del joven de 18 años, ocurrido el 6 en julio de 2006, cuando el imputado disparó contra los peatones que se encontraban en Avenida Cabildo y José Hernández, en el barrio porteño de Belgrano. Asimismo, también se le imputa haber participado en otros hechos donde resultaron gravemente heridas seis personas.

La audiencia de hoy, en la que Ríos estuvo ausente, comenzó con el alegato del abogado querellante Carlos Corvo, quien representa a la familia Marcenac. El letrado descartó la hipótesis de que Ríos padeciera esquizofrenia, y consideró que debía ser condenado a prisión perpetua por haber cometido un homicidio agravado por placer.

A su turno, Giménez Bauer sostuvo que en el debate no pudo probarse que Ríos padeciera una patología mental que lo incapacitara para comprender la realidad y dirigir sus acciones, sino que al momento de atentar contra los transeúntes en la Avenida Cabildo, padecía un trastorno antisocial de personalidad, diagnosticado por médicos del Hospital Italiano en 1997, que no lo hace inimputable jurídicamente. También, pidió que se tuvieran en cuenta los antecedentes y testimonios vertidos en la causa, de donde se desprende que, al momento del hecho, no se advertían las características positivas de la esquizofrenia, ya que llevaba una vida normal: tenía novia, ejercía el comercio, conducía un vehículo y tenía permiso para tener armas de fuego.

Por ello, el fiscal solicitó que Ríos fuera condenado a la pena de 18 años de prisión, por considerarlo autor penalmente responsable del homicidio de Marcenac, otras seis tentativas de homicidio y por la portación ilegal de arma de fuego, atenuada por tratarse de un tenedor autorizado.

La jornada concluyó con la exposición de la defensa de Ríos, a cargo de Ángel Ramallo, quien volvió a insistir en que su defendido es inimputable por lo que debía ser absuelto y continuar su tratamiento psiquiátrico en el Hospital Penitenciario Central del Complejo penitenciario de Ezeiza, dado que se trata de un sujeto sumamente peligroso. Asimismo, sostuvo que apelaría una eventual sentencia condenatoria.

Oídas las partes, los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal N°26, Marta Yungano, Patricia Llerena y Eduardo Fernández, dispusieron un cuarto intermedio hasta el próximo viernes 4 de julio a las 9:00, cuando Ríos tendrá la posibilidad de dar sus últimas palabras, previo a que se dicte sentencia.

El caso 

En el atardecer del 6 de julio de 2006, Martín Ríos extrajo su pistola Bersa Thunder calibre .380 y disparó trece veces contra las personas que se encontraban en la esquina de la Avenida Cabildo y José Hernández, en el barrio de Belgrano, y se dio a la fuga. A consecuencia de los disparos, Alfredo Marcenac, de 18 años, falleció, mientras que otras seis personas resultaron heridas.

Al ser detenido, el 14 de julio, en el barrio bonaerense de Munro, luego de que el vigilador de un club deportivo denunciara su actitud sospechosa, Ríos tenía en su poder el arma que utilizó en el episodio y 57 municiones con la punta limada.

Luego, se supo que también era el autor de otros tres ataques: el primero ocurrido en julio de 2005, cuando abrió fuego contra un tren cerca de la Estación Belgrano R; el segundo cuando disparó contra un colectivo de la línea N°67 en marzo de 2006, y el último, en junio de ese mismo año cuando atentó contra las personas que se encontraban en una confitería de Crámer y Juramento.

Ríos fue sometido a juicio en el año 2009, acusado como autor del delito de “homicidio agravado por haber sido cometido por placer”, en perjuicio de Alfredo Marcenac. Tras escuchar la distintas posturas de los médicos forenses, quienes lo consideraron esquizofrénico e incapaz, el Tribunal Oral en lo Criminal N°12, integrado por los jueces Alfredo Rizzo Romano, Carlos Bruno y Ana Dieta de Herrero, lo declaró inimputable, el 1° de julio de 2009.

La decisión fue recurrida por el fiscal Giménez Bauer ante la Cámara de Casación Penal, cuya Sala III, integrada por Eduardo Riggi, Liliana Catucci y Ángela Ledesma, consideró que ante las dudas respecto a la salud mental de Ríos debía revocarse la sentencia y realizarse un nuevo debate oral para que se analicen nuevamente los aspectos que hacen a la imputabilidad de Ríos, ya que el hecho y la autoría del imputado fueron acreditadas en el primer proceso.