10 de diciembre de 2023
10 de diciembre de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
A pedido del fiscal federal Leonel Gómez Barbella
Lomas de Zamora: procesaron a un hombre que formaba parte de una banda acusada del secuestro extorsivo de dos mujeres
El hecho sucedió a principios de julio de 2015 y logró señalarse la presunta autoría del imputado debido a los teléfonos celulares y radios empleados en el secuestro, que ya habían sido utilizados en otros dos casos, en donde también a los autores se les dictó el procesamiento con prisión preventiva.

Tras la solicitud del fiscal federal Leonel Gómez Barbella, el juez federal de Lomas de Zamora Alberto Santa Marina procesó a un hombre por el secuestro extorsivo de dos mujeres -agravado por haberse cometido con la participación tres o más personas y por haberse cobrado el rescate-, en carácter de coautor. Además, tal como lo había pedido el fiscal, Santa Marina concedió la prisión preventiva.

El 7 de julio de 2015, cerca de las 22:15, el imputado, junto a un hombre del que por el momento sólo se conoce su apodo, “Pitu”, y al menos otras dos personas más cuya identidad en la actualidad se desconoce, interceptaron con un vehículo a las dos víctimas, a quienes luego traspasaron a otro auto. Desde allí, los captores se comunicaban con los familiares de las mujeres para exigir un rescate a cambio de la liberación. Al principio, solicitaron 30 mil dólares, aunque las negociaciones finalmente llegaron a la suma de 50 mil pesos en efectivo.

El secuestro ocurrió en la intersección de las calles Godoy Cruz y Alvear, en la localidad bonaerense de Banfield. El pago por el rescate se produjo cerca de las 23:00, en la propia casa de una de las víctimas, ubicada en la localidad de Lanús. Las mujeres fueron liberadas en esa misma ciudad a las 23:10, en la esquina de Rodríguez y Salta. A su encuentro, asistieron tanto los familiares como personal policial, quienes tomaron contacto con las víctimas y las trasladaron a la Dirección Departamental de Investigaciones de Lomas de Zamora.

Conexiones

Al momento de iniciar la investigación, el fiscal Gómez Barbella pudo dar cuenta de que, durante julio de 2015, en Lomas de Zamora y alrededores había cierta coincidencia entre el secuestro de las dos mujeres y los pormenores que rodeaban a otras dos causas por el mismo delito. La primera había tenido lugar el 19 de julio y la otra, el 25 de ese mes. Las víctimas de estos secuestros fueron un joven y una mujer, respectivamente, y ocurrieron en las localidades de Adrogué y Lanús. Sus autores también fueron procesados con prisión preventiva en el marco de otra investigación en trámite ante la misma Fiscalía Federal N°1 de Lomas de Zamora.

“Como consecuencia de los datos surgidos de dichas investigaciones, se logró establecer que nos encontramos frente a una misma banda de personas dedicadas al secuestro extorsivo, en la que operan -como mínimo- entre cuatro o cinco personas, en la que utilizaron un rodado marca ‘Honda’ tal como lo señalan aquí las damnificadas […] y asimismo, en el que todas las víctimas indicaron la utilización de una radio con frecuencia policial y aparatos ‘Nextel’”, precisó el representante del MPF y que luego citó el juez en el procesamiento.

Además, destacó que “el lugar del hecho en que aconteció el […] episodio [del 19 de julio], se encuentra situado a pocas cuadras del domicilio de [una de las mujeres víctimas de esta causa], denotando un similar radio de operación por parte de los allí acusados”.

De esta manera, Gómez Barbella señaló que “no resulta tan sólo una cuestión de coincidencias, sino que las ubicaciones de los teléfonos atribuidos a tal grupo de personas dedicada a la comisión de hechos como el que nos ocupa (recuérdese que se los involucró en al menos dos hechos de secuestros extorsivo), fueron confirmadas objetivamente y gracias a los informes de telefónica aportados por la empresa respectiva”.

Tras esto, el fiscal federal sostuvo que “no puede pasarse por alto en esta clase de investigaciones los distintos detalles que hacen a un mismo modo de operar por parte de los imputados, por lo que llama la atención que en ambos hechos al captar a sus víctimas, lo primero que hacían era efectuar preguntas concretas para conocer las características económicas de su familia, con el objeto de verificar qué clase de beneficio económico obtendrían o cómo habrían de encarar las llamadas extorsivas. Recuérdese que nos encontramos frente a un hecho violento y del tipo expeditivo o vertiginoso, donde los autores suelen acometer utilizando los mismos pasos una y otra vez, pues son actos que se graban en el ideario del grupo para militar la concreción del suceso”.