02 de marzo de 2024
02 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General ante el TOF de Neuquén
Neuquén: condenaron por extorsión a los acusados de secuestrar al hijo de un empresario pampeano
El MPF había solicitado penas de entre 12 y 15 años de prisión por secuestro extorsivo. Sin embargo, el TOF de Neuquén condenó a tres de los imputados por extorsión y absolvió al restante.

Con la intervención de la fiscal María Cristina Beute, interinamente a cargo de la Fiscalía General ante el TOF de Neuquén, y la fiscal coadyuvante Mariana Querejeta, concluyó el juicio oral y público seguido contra Alejandro Enrique Alemanni, Oscar Andrés Monsalve, Juan Manuel Rosas y Alfredo Merillán, por el secuestro del hijo de un empresario pampeano, ocurrido en la ciudad rionegrina de Catriel, en la noche del 11 de diciembre de 2008.

En su alegato, Beute consideró que Alemanni había actuado como partícipe necesario del secuestro extorsivo agravado por la intervención de tres o más personas y por haber obtenido rescate, por lo que solicitó que se le impusiera una pena de 15 años de prisión, multa de $80.000, accesorias legales y costas. Respecto de Rosas, Monsalve y Merillán, los consideró coautores del secuestro extorsivo y requirió para Rosas la misma pena que Alemanni junto al decomiso de los bienes utilizados para concretar el secuestro y los obtenidos mediante el rescate, mientras que para Monsalve y Merillán requirió 12 años de prisión, multa de 50.000, el decomiso de los bienes adquiridos con el dinero del rescate, accesorias legales y costas.

Por su parte, las defensas de los imputados, postularon las absoluciones bajo el argumento de que existían dudas respecto a cómo se suscitaron los hechos; que la víctima no fue ajena a la maniobra, sino que se trató de un plan pergeñado entre ella y Alemanni, para sacarles dinero a sus padres, empresarios de buena posición económica.

 El Tribunal, presidido por Alejandro Silva, e integrado por Richard Gallego y Mariano Roberto Lozano, consideró que la conducta de los imputados encuadraba en una extorsión al padre de la víctima, para que entregase una suma estimada en un millón de pesos y 150.000 dólares, y no en un secuestro extorsivo como planteaba la fiscalía. En el caso de Merillán, su defensa planteó que debía ser absuelto, ya que la identificación que hizo la víctima de él, en rueda de reconocimiento, estuvo inducida, lo que tornaba nulo el acto.

Por ello, tras analizar la prueba producida en el debate, que inició el 2 de mayo pasado, y escuchar la versión de los veinticuatro testigos que intervinieron en el juicio, los jueces hicieron lugar al planteo de nulidad postulado por la defensa de Merillan y lo absolvieron. En relación al resto de los encausados, el Tribunal condenó a Alejandro Alemanni y Juan Manuel Rosas a la pena de 6 años de prisión, multa de $80.000, accesorias legales y costas, tras considerarlo coautor del delito de extorsión simple. Por su parte, Oscar Monsalve recibió una pena de 5 años de prisión y multa de $50.000 como partícipe necesario del delito.

Además, los jueces dispusieron que se decomisara el dinero y los bienes secuestrados a Rosas, Monsalve y Merillán, y se los reintegrara al padre de la víctima.

El caso

El 11 de diciembre de 2008, la víctima salió de su casa en la localidad pampeana de 25 de mayo, para ir a tomar algo a la casa de su amigo Alejandro Alemanni, en la ciudad rionegrina de Catriel.

Alrededor de las 23:30, dos hombres encapuchados y armados con pistolas .9 mm. –uno de los cuales fuera luego identificado como Rosas- ingresaron al domicilio, previo golpear la puerta, que fue abierta por Alemanni. Allí, redujeron al dueño de casa y a la víctima, a quienes golpearon y amenazaron. Alemanni fue trasladado a una habitación contigua donde lo agredieron y dejaron atado, mientras que al joven secuestrado le taparon la cabeza y lo subieron a un vehículo, para trasladarlo a una vivienda en la ciudad de Neuquén, donde pasaría un día cautivo.

Ya en la madrugada del día 12 de diciembre, el padre de la víctima comenzó a recibir llamados en los que les exigieron el pago de U$S 500.000 por la liberación y se le advertía que en caso de dar aviso a la policía o no entregar el rescate, matarían al joven, que por entonces tenía 31 años.

Finalmente, el padre pagó el rescate de un millón de pesos y 150.000 dólares, en la medianoche del 13 de diciembre, en la rotonda de las Avenidas Pérez Novella y Nihuil en el barrio neuquino de Melipal, antes de ir a la búsqueda de su hijo, quien había sido liberado casi una hora antes en el barrio Zabaleta de la ciudad de Plottier.

Inicialmente, la investigación estuvo en manos de la Fiscalía Federal de General Roca, entonces a cargo de Marcelo Grosso, pero luego recayó en la Fiscalía Federal de Neuquén y contó con la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) -ex Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas (UFASE)- a cargo de Marcelo Colombo.