09 de agosto de 2022
09 de agosto de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento de la Fiscalía de Distrito de los barrios de Saavedra y Núñez
Piden enjuiciar a siete personas acusadas de integrar una organización que robaba teléfonos celulares a peatones y automovilistas
Se trata de seis adultos y de una persona menor de edad, que se desplazaban en motocicletas y asaltaban en distintos puntos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El titular de la Fiscalía de Distrito de los barrios de Saavedra y Núñez, José María Campagnoli, le solicitó al responsable del Juzgado Nacional de Menores N°6, Carlos Cocianchich, la elevación a juicio de la investigación seguida contra seis hombres y un adolescente acusados de integrar –junto a otras personas aún no identificadas- una organización criminal que tenía como víctimas a peatones y automovilistas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en hechos de robo que ocurrieron al menos entre el 14 de septiembre de 2020 y enero de 2021.

Para los investigadores, estos siete imputados también participaron en otros hechos –algunos de sus perpetradores fueron recientemente procesados-, los cuales tuvieron lugar entre el 4 de marzo y 22 de junio pasado, bajo la modalidad de “marcar” a las víctimas luego de que estas abordaban su vehículo, para luego asaltarlas cuando estacionaban o se detenían en semáforos, en los barrios porteños de Núñez, Belgrano y Recoleta.

Los casos

El primero de los hechos investigados ocurrió en el mediodía del 14 de septiembre de 2020. Aquel día dos hermanas retiraron su Ford Fiesta de un estacionamiento de la Avenida Corrientes al 600, en el microcentro porteño, ocasión en la que fueron “marcadas” por una de las integrantes de la banda que dio aviso al resto. Así, las mujeres fueron seguidas y abordadas cuando ingresaban a la cochera de su vivienda en la calle Ciudad de la Paz al 3100, aunque los delincuentes no lograron robarles las carteras ni unas camperas que estaban en el asiento trasero.

El segundo hecho tuvo lugar alrededor de las 19.30 del 18 de noviembre, cuando uno de los imputados y un cómplice le sustrajeron un teléfono celular a una mujer que caminaba por las inmediaciones de las calles Medrano y Rocamora. Días después, en la noche del 17 de diciembre, otro de los investigados participó en tres robos cometidos en la calle Teniente General Juan Domingo Perón al 4100, entre las intersecciones con las calles Yatay y Bulnes.

En la noche del 7 de enero pasado, otro de los imputados intentó robarle el celular a otra mujer que caminaba por Avenida La Plata al 1500. Minutos después, en la intersección de las calles Constitución y La Rioja, le robaron el celular a un hombre.

La fiscalía señaló que parte de los investigados “realizaban los atracos y además se encargaban de sindicar a las posibles víctimas”, mientras que otros comercializaban los bienes sustraídos.

Finalmente, el menor de edad involucrado intervino en siete hechos. El primero de ellos ocurrió en la noche del 18 de diciembre pasado, en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Belgrano, cuando le sustrajo el teléfono celular a un hombre, junto a otras personas aún no identificadas. En la tarde del 28 de diciembre, el joven les sustrajo sus teléfonos celulares a tres mujeres que caminaban por las calles Hipólito Irigoyen al 3800 y Nueva York al 3200. Asimismo, repitió la maniobra el 11 de enero, en las inmediaciones de la Avenida Belgrano al 3700 y en la calle Tucumán al 3100, donde se hicieron con otros dos teléfonos.  Finalmente, en la noche del 13 de enero le robó su teléfono celular a una mujer en la intersección de Juncal y Billinghurst.

En todos los casos los integrantes estaban comunicados entre sí y se desplazaban en motocicletas, con las que escapaban de los lugares donde asaltaban a sus víctimas.

El equipo de la Secretaría de Investigaciones Penales (SIPE) de la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja (UFECRI), también a cargo del fiscal Campagnoli, analizó las cámaras de seguridad del Centro de Monitoreo Urbano (CMU) de la Policía de la Ciudad, que estaban en las zonas desde donde las víctimas habían salido y de los lugares de destino, lo que les permitió identificar los dominios de los vehículos y motocicletas usados para interceptar a las víctimas. Así, se ordenaron una serie de medidas de investigación que permitieron dar con los siete imputados.

En su requerimiento, el representante del MPFN consideró que parte de los investigados “realizaban los atracos y además se encargaban de sindicar a las posibles víctimas”, mientras que otros integrantes de la organización “eran los encargados de comercializar los bienes sustraídos por la banda para obtener un rédito dinerario”. Por otra parte señaló que “muchos de los miembros aportaban -entre otras cosas- vehículos, chalecos antibalas, armas de fuego y vestimentas que pudiesen ser necesarias para llevar a la práctica sus planes criminales, como así también los espacios donde reunirse y repartir los botines obtenidos”.

En virtud de ello, el fiscal Campagnoli solicitó que los seis hombres fueran enjuiciados como coautores del delito de asociación ilícita, de la cual eran miembros, agravada por la participación de un menor de 18 años de edad. Asimismo, parte de ellos deberán responder como coautores de robo agravado por su comisión en poblado y en banda, en grado de tentativa, robo simple y robo agravado por su comisión en poblado y en banda.

También se solicitó que la persona menor de edad imputada fuera a juicio como coautora del delito de robo agravado por su omisión en poblado y en banda, reiterado en siete oportunidades.