07 de diciembre de 2022
07 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°32
Pidieron enjuiciar a un hombre por abusar sexualmente de cinco niñas en un jardín de infantes
Los hechos fueron cometidos en octubre de 2019, cuando las niñas tenían cuatro años de edad. El imputado se desempeñaba como profesor auxiliar ayudante en la sala infantil a la que concurrían las víctimas, en el barrio porteño de Villa Devoto.

El fiscal a cargo de la Fiscalía Criminal y Correccional N°32, Leonel Gómez Barbella, y la auxiliar fiscal Fernanda Insaurralde le solicitaron a la titular del Juzgado Criminal y Correccional N°8, Yamile Bernan, la elevación a juicio de la investigación seguida contra un hombre acusado de haber abusado sexualmente de cinco niñas -que al momento de los hechos tenían cuatro años de edad- en un jardín de infantes del barrio porteño de Villa Devoto, donde el imputado se desempeñaba como profesor auxiliar ayudante.

De acuerdo con el requerimiento de la fiscalía, el hombre habría abusado sexualmente de las cinco niñas en una fecha aproximada al 4 de octubre de 2019. En aquella oportunidad, cuando las niñas se disponían a dormir la siesta y la docente titular no se encontraba en la sala infantil, el imputado les habría efectuado “tocamientos de índole sexual en la vagina y en la cola, por debajo y encima de la ropa”.

A raíz de los sucesos, las víctimas comenzaron a cambiar de actitud, lo que alertó a sus padres y madres, quienes se entrevistaron con las autoridades del establecimiento educativo, que separaron al docente de su cargo. Finalmente, la Secretaría General de Gestión de la Asesoría General Tutelar perteneciente al Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires realizó la denuncia el 18 de octubre de 2019 ante la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos contra la Integridad Sexual de Niñas y Niños (UFIDISN).

En el marco de la investigación, se dispuso que las víctimas fueran entrevistas en Cámara Gesell por distintas psicólogas. Así, las niñas brindaron sus versiones de lo ocurrido, lo que evidenció que habían padecido algún tipo de abuso.

Cuando las niñas se disponían a dormir la siesta y la docente titular no se encontraba en la sala infantil, el imputado les habría efectuado “tocamientos de índole sexual en la vagina y en la cola, por debajo y encima de la ropa”.

Al ser indagado, el imputado negó los hechos y señaló que, en agosto de 2019, el establecimiento educativo implementó, por primera vez, un Proyecto Institucional de Educación Sexual Integral, para el cual “elaboraron muñecos sexuados en tamaño real de un niño de su edad y dramatizaban distintas situaciones de convivencia, se trabajaba estereotipos y género, planteando situaciones controversiales”. También afirmó “que tanto las niñas involucradas en esta causa, como otros alumnos de las salas tuvieron comportamientos y/o conductas ‘sexualizadas’ (llamar a las partes íntimas por su nombre, hacer dibujos con genitales, tocar su propio cuerpo y querer no usar ropa interior) que no tienen que ver con los hechos que se me imputan, sino con la repercusión que tuvo la mala implementación del Proyecto de Educación Sexual Integral en la Escuela”.

En base a las pruebas recolectadas, el Ministerio Público Fiscal tuvo por probados los hechos, en virtud de lo cual le solicitó a la jueza Bernán la elevación a juicio de la investigación seguida contra el hombre, como autor del delito de abuso sexual agravado por ser el imputado encargado de la educación de las víctimas y por haberles provocado un grave daño en la salud mental, en cinco hechos que concursan materialmente entre sí.

Tras analizar el caso a la luz de la normativa nacional e internacional vigente en materia de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, el fiscal Gómez Barbella y la auxiliar fiscal Insaurralde sostuvieron que “en consonancia con los compromisos internacionales asumidos; los relatos de las jóvenes y los aportes de las profesionales que las asistieron dan entidad suficiente a las imputaciones que se erigen en su contra. Dado que no se observa ninguna circunstancia que permita sostener que exista algún interés subyacente que admita suponer que terceros hayan influenciado a las menores a un discurso falso para perjudicar al imputado”.

Además, señalaron que “la figura de abuso sexual considera que una persona abusa sexualmente de otra cuando realiza actos corporales de tocamiento o acercamiento de carácter sexual, aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción”. Agregaron que “el tipo objetivo se vio configurado en los tocamientos que llevó a cabo el imputado en el cuerpo de las víctimas, siendo el encargado de guarda de la mismas, como docente de la sala, provocando en algunas de ellas un grave daño en la salud mental”.