03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Indicó que pueden representar una mejora sustancial en la calidad de vidas de familias carenciadas
Plan Qunita: la fiscal Baigún solicitó que sean reacondicionadas y luego distribuidas las cunas y sacos de dormir
Se trata de 27 mil kits que se encuentran guardados en un depósito y por el cual el Ministerio de Salud de la Nación abona la suma de 770 mil pesos mensuales.

La titular de la Fiscalía Nº3 ante los Tribunales Orales Federales, Gabriela Baigún, solicitó que se proceda al reacondicionamiento de las cunas y de los sacos de dormir que integran, entre otros elementos, el Kit Qunita.  También requirió que, una vez acondicionados, sean distribuidos en barrios en situación de vulnerabilidad. Se trata de 27 mil kits del Plan Qunita que a la fecha se encuentran guardados en un depósito por el que el Ministerio de Salud de la Nación abona la suma de 770 mil pesos mensuales.

Además, la fiscal general pidió que sea el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la Sociedad Argentina de Pediatría y/o la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires los encargados de controlar el reacondicionamiento. Asimismo requirió que los organismos especializados como UNICEF o Red Solidaria sean los encargados de asegurar el proceso de entrega en forma satisfactoria.

En este sentido, la representante del MPF explicó la relevancia de reacondicionar y distribuir las cunas y los sacos de dormir: “Han pasado dos inviernos y los elementos de los kits continúan aún sin llegar a sus destinatarios”, indicó. La causa, que llegó a juicio oral en agosto de 2016, investiga posibles precios excesivos e irregularidades en el proceso de licitación.

"De no procederse al reparto de aquel material,  se afectaría, de manera indubitable, a las personas que requieran de la asistencia del Estado para acceder a niveles mínimos de dignidad", indicó la fiscal Baigún.

Baigún refirió también que cualquier argumento sobre la posibilidad de proceder a su devolución a las empresas adjudicatarias debe rechazarse. Y agregó que las cunas y los sacos no pueden ingresar ni circular en el mercado en el estado en que se encuentran, pero tampoco resulta tolerable la idea de proceder a su destrucción. La fiscal sostuvo que son objetos útiles, que pueden representar una mejora sustancial en la calidad de vidas de familias carenciadas.

En el marco del expediente se presentó el titular de la Dirección de Acceso a la Justicia del MPF (ATAJO), Julián Axat, con la finalidad de hacer llegar al tribunal el interés sobre los Kits Qunita, tanto del sacerdote de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima de Isla Maciel y Presidente de la Fundación Isla Maciel, como así también de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), en virtud de la especial situación de vulnerabilidad social en los que se encuentran expuestos los niños, niñas y mujeres de esos barrios.

Hacia el final del escrito, la fiscal expresó: “Resulta  también una inadmisible consecuencia del delito el hecho de que miles de familias pierdan la oportunidad de beneficiarse con las cunas y los sacos que conforman el kit. De no procederse al reparto de aquel material,  se afectaría, de manera indubitable, a las personas que requieran de la asistencia del Estado para acceder a niveles mínimos de dignidad”.

La fiscal general además se expidió en relación al recupero de bienes en casos de corrupción y refirió que “una correcta administración de la justicia penal no puede circunscribirse a la imposición de penas de prisión, sino que también debe centrar sus esfuerzos en la recuperación de bienes, no sólo en virtud de la importancia que tiene la devolución de los activos para la sociedad, sino también en razón de que constituye una medida de política criminal idónea para la desarticulación de los mercados delictivos, puesto que, como es sabido, la circulación irrestricta de flujos de capitales posibilita la reproducción de este tipo de ilícitos (…) el fenómeno criminal debe ser abarcado de modo íntegro: el conflicto no se agota con la represión del delito, sino que debe atenderse también a su contenido económico y a la contención del perjuicio causado”.