06 de febrero de 2023
06 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en el microcentro porteño
Procesan a un policía acusado de golpear y facilitar agresiones a un joven
La Cámara del Crimen revocó su sobreseimiento y le imputó vejaciones e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Además apartó al juez de instrucción, de acuerdo a lo solicitado por el fiscal Sandro Abraldes. El agente habría pateado e impedido el paso a la víctima sin tener en claro qué ocurría.

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional procesó a un agente de la Policía Federal por vejaciones e incumplimiento de los deberes de funcionario público, en una resolución en la que también apartó al juez que lo había sobreseído.

En consonancia con lo solicitado por el fiscal Sandro Abraldes en una audiencia, los camaristas Luis María Bunge Campos y Rodolfo Pociello Argerich apartaron al juez Marcelo Conlazo Zavalia, quien al momento de sobreseer al ahora procesado omitió el relato brindado por un testigo.

“Cumplí con tu deber”

Según se desprende de lo narrado por un testigo -reportero gráfico del diario Perfil-, el 8 de marzo de este año el policía habría interceptado de una patada a un joven que era seguido por un “hombre canoso”, en la calle Paraguay al 600. Como consecuencia del impacto, el muchacho cayó en el porche de un edificio y el agente -que estaba de servicio- siguió dándole patadas, hasta que llegó el “canoso”, quien a su vez comenzó a propinarle golpes. El testigo aclaró que el efectivo “no dejaba que el joven se mueva, ya que cada vez que se movía le pegaba patadas”.

El fotógrafo comenzó a tomar imágenes desde la calle, y como la agresión no terminaba, le gritó al policía: “Cumplí con tu deber, o lo llevás preso o lo soltás”. Los golpes, según el testimonio, recién terminaron en ese momento; el muchacho se habría quedado parado en la puerta del edificio hasta que el agente “le refirió que se vaya”.

El análisis de los jueces

“El acusado no sólo no identificó a los sujetos debidamente, ni hizo cesar las agresiones, ni labró actuación alguna o dio intervención a quien correspondía ni, tampoco, restableció debidamente el orden como se lo imponía su rol, sino que al contrario de todo ello él mismo agredió físicamente al damnificado injustificadamente”, consideraron los jueces Bunge Campos y Pociello Argerich en la resolución firmada el miércoles .

Por otro lado, encontraron que en su declaración indagatoria el imputado pretendió “licuar su responsabilidad en el presunto silencio que guardaron los protagonistas del conflicto, pues según refirió ninguno quiso decirle por qué se peleaban, mientras intentaba ‘mediar’ entre ellos y  ‘separarlos’, cuando en rigor, no sólo no intervino en esa calidad, sino que tomó partida por uno de estos sujetos”. También descartaron que hubiera preguntado al joven y al hombre canoso -nunca identificados- si querían hacer una denuncia o comentarle lo sucedido; “antes bien, al verse  descubierto en su accionar irregular, ‘despachó’ al joven”, señalaron los magistrados.

En cuanto al desempeño del juez Marcelo Conlazo Zavalia, Bunge Campos y Pociello Argerich indicaron que  omitió “toda consideración a la activa participación que habría tenido R. en el conflicto que inicialmente se habría suscitado entre dos personas en la vía pública”. Por el contrario, criticaron que Conlazo Zavalia afirmara que “no hay elementos suficientes para tener por probado que el inculpado se hubiera encontrado frente a un cuadro que lo obligaba a actuar más allá del control que debió tener y tuvo de hecho de la situación, al decirse a intervenir, según el deber de mantener el orden público”.

Procesamiento y apartamiento

Los camaristas decretaron el procesamiento del policía sin prisión preventiva de acuerdo a lo solicitado por Abraldes, por considerarlo autor penalmente responsable “del delito de vejaciones en concurso real con incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Además, dispusieron apartar al juez de instrucción Conlazo Zavalia, quien una vez devueltas las actuaciones, deberá elevarla a la oficina de sorteos de la Cámara para que se designe un nuevo juzgado y continúe interviniendo en la instrucción de la causa.