08 de agosto de 2022
08 de agosto de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°1
Procesan con prisión preventiva a una mujer acusada de asesinar a su tío en Boedo
El crimen ocurrió el pasado 15 de abril. El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°60 consideró que el homicidio está triplemente calificado por enseñamiento y alevosía, por el vínculo y porque siguió el fin de asegurar el robo a la víctima y procurar la impunidad. "Su conducta estuvo dirigida a causarle un padecimiento a la víctima con la intención clara de prolongar ese estado”, sostuvo el juez Schelgel.

El juez a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°60, Luis Schelgel, procesó con prisión preventiva y trabó embargo hasta cubrir la suma de más de 2 millones de pesos ($2.051.500) a una mujer de 45 años de edad en orden al delito de homicidio triplemente calificado por haberse cometido con ensañamiento y alevosía, agravado por el vínculo y por su comisión con el fin asegurar la consumación del robo y lograr su impunidad. La víctima del caso, Antonio Landeira, era el tío de la procesada. En la investigación interviene la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°1, a cargo de Pablo Recchini.

El hecho

En la noche del 15 de abril pasado, cuando regresó a su casa de la calle Metán al 4220, en el barrio porteño de Boedo, la esposa de Landeira advirtió que la puerta estaba abierta y el interior revuelto, por lo que pidió ayuda a personal policial que se encontraba de consigna en las inmediaciones.

Al ingresar al lugar, los oficiales advirtieron objetos rotos en la cocina y en un pasillo encontraron el cuerpo sin vida de la víctima, quien había sido quemado y apuñalado en la cabeza. Además, de la vivienda faltaba un televisor, un disco rígido, y los teléfonos celulares de ambos miembros de la pareja. Los investigadores secuestraron de la escena del crimen un cuchillo, un destornillador y una plancha eléctrica.

Según la autopsia practicada por el Cuerpo Médico Forense, Landeiro presentaba 47 lesiones, cuatro de las cuales fueron mortales. Además, los estudios revelaron que el hombre fue torturado: tenía golpes, cortes, cuatro costillas rotas y quemaduras en la espalda, pecho y antebrazos.

“La cantidad de lesiones infringidas a la víctima y las características que presentaron, permiten sostener la intención clara de la autora de aumentar el dolor, el padecimiento, de forma innecesaria”, sostuvo el juez.

La esposa de la víctima refirió que Landeira tenía tres sobrinos -hijos de su fallecida hermana- con los cuales tenía buena relación, a pesar de que en varias oportunidades había discutido con dos de ellos porque le pedían dinero. Recordó que su pareja le había comentado que su sobrino había estado detenido y que su sobrina tenía problemas de adicciones.

En el marco de la investigación -que incluyó tareas investigativas a cargo de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad y el análisis de las comunicaciones recibidas en el teléfono de la vivienda- se determinó que el día del crimen la sobrina del hombre lo había llamado. Asimismo, se solicitó la intervención de su línea y la de su hermano.

Por otro lado, de una serie de escuchas telefónicas ordenadas en el marco de una investigación por narcotráfico que lleva adelante el Juzgado Criminal y Correccional Federal N°11, a cargo de Julián Ercolini, y practicadas por personal de la Policía Federal Argentina, surgieron conversaciones entre el hermano de la imputada donde refería que ésta había asesinado a su tío, al tiempo que él había desplegado una serie de maniobras para que, en caso de que su hermana fuera apresada, pudiera ser declarada insana.

En virtud de las pruebas colectadas, el fiscal le solicitó al juez el allanamiento del departamento donde vivía la sobrina, en el barrio porteño de San Telmo, y la vivienda de su hermano, en el partido bonaerense de González Catán. Finalmente, la mujer fue detenida en la madrugada del domingo 16 de mayo pasado, cuando volvía al domicilio de la avenida Independencia al 400.

Procesamiento y embargo

Tras indagar a la mujer y con la conclusión del Cuerpo Médico Forense sobre que la imputada “presenta sus facultades mentales dentro de parámetros normales”, el juez Schelgel dispuso su procesamiento con prisión preventiva en orden al delito de homicidio triplemente calificado por haberse cometido con ensañamiento y alevosía agravado por el vínculo que la unía con la víctima y por haber sido cometido con el fin asegurar la consumación del robo y lograr su impunidad, al tiempo que dispuso el embargo de sus bienes hasta cubrir la suma de 2.051.500 pesos.

El juez consideró que la imputada actuó “con ensañamiento hacia la víctima, toda vez que queda claro que más allá de causar la muerte, lo cierto es que su conducta estuvo dirigida a causarle un padecimiento a la víctima con la intención clara de prolongar ese estado”, y agregó: “La cantidad de lesiones infringidas a la víctima y las características que presentaron, permiten sostener la intención clara de la autora de aumentar el dolor, el padecimiento, de forma innecesaria”.